A pesar de las restricciones de movilización por la cuarentena, con pagar 10 dólares de vacuna, o lo que pidan los militares en las alcabalas, cualquiera puede viajar de un estado a otro, incluso sin salvoconducto.

María de los Ángeles Graterol | TalCual

Durante el confinamiento el paso entre estados ha estado bastante restringido, pero eso no ha sido obstáculo para que incluso aquellos que no tengan salvoconducto puedan desplazarse por todo el territorio nacional. De hecho, para algunas líneas de servicio ejecutivo, el tener permiso de viaje o no puede influir en el precio de los pasajes, los cuales, dependiendo del destino, puede costar entre 30 y 200 dólares.

La segunda semana de junio, Josefina Rodríguez viajó desde Caracas hasta Puerto La Cruz en un carrito por puesto que cobró a cada uno de los tres pasajeros 80 dólares ($240 en total). En condiciones ordinarias, sin cuarentena y sin aumento de gasolina, un viaje hasta su tierra natal le costaba alrededor de cinco millones de bolívares. Esta vez tuvo que pagar 16 millones.

Pero los gastos no concluyeron allí. Tras arribar a la ciudad anzoatiguense, Rodríguez tuvo que pagar otros 80 dólares para llegar hasta Plantaciones, en Monagas. Esto sin contar los seis dólares que dio en el Hospital Militar de Caracas para que le hicieran unas pruebas y pudieran darle el salvoconducto.

Contó que a lo largo de la carretera no hubo tantas alcabalas como lo esperaba. Sólo encontró puestos de vigilancia en Clarines y en la estación de servicio El Furrial, en donde los guardias sí hicieron revisión de documentos a los viajeros y no perdieron la oportunidad de matraquearlos.

“El guardia exigió cinco dólares al pasajero que tenía la cédula en condiciones de deterioro, y diez al pasajero que no llevaba salvoconducto. De hecho, el conductor mintió al decir que no éramos pasajeros para no pagar la vacuna, que también, según nos dijo, está incluida en el excesivo pasaje,” comentó la monaguense.

Más barato sale arreglar el carro

Hacia el Táchira, el precio de un pasaje por carretera en un autobús que sale de la terminal La Bandera, es de 85 dólares por persona. Ofelia Moreno necesitaba viajar esta semana con su hija para que se despidiese de su abuelo que está muy enfermo. Sin embargo, tomando ese precio como referencia, cree que le sale mejor quedarse en su casa o acomodar el carro que ya tenía.

Moreno dijo a TalCual que tendría que gastar 170 dólares sólo en boletos, eso sin contar el dinero que debe llevar para mantenerse los días que estén allá y para lo que pueda presentarse en el camino. Además de lo que podría costarle el pasaje desde donde la dejará el bus hasta su destino final.

“Bueno, yo no quiero viajar a Táchira. Necesito es ir a Mérida, pero ese es el único autobús que sale los viernes y llega a San Cristóbal. Así que como no sé si habrá carros allá cuando llegue, prefiero endeudarme, comprar el vidrio trasero, dos cauchos chivas que me faltan y lanzarme yo misma el viaje”, señaló Ofelia.

La mujer indicó que ya averiguó montos estimados y lo que tendría que pagar en total por la reparación de su vehículo sería 110 dólares. Se estaría ahorrando 60 dólares, dejaría su carro operativo y dispondría de él cuando necesitara. Eso sí, está consciente de que tendría que hacer un gasto de aproximadamente 80 dólares para abastecer varias veces el tanque de gasolina de su automóvil durante el viaje de ida y vuelta.

A pesar de que Ofelia considere caro ese monto, pagar un taxi para esa misma ruta sale excesivamente más caro. Un médico que necesitaba viajar hasta la capital del estado Táchira indicó que le estaban cobrando 1200 dólares, sólo de ida. Aseguró que aunque el monto fuese tan elevado, el taxista no le garantizaba que pudiese reponer combustible en la vía.

Hasta el Zulia son 800 dólares

TalCual consultó una línea de carros particulares que está trabajando durante la cuarentena, una ubicada detrás del terminal Rodovias, en Colegio de Ingenieros, cuánto costaba desplazarse desde Caracas hasta Maracaibo. La encargada respondió que el precio por un servicio express era de 800 dólares por el carro completo.

“No trabajamos con buses, son carros ejecutivos de cuatro puestos. Irías tú o las personas que vayan contigo. Si ustedes son dos o cuatro personas. Si en efecto hay otras personas que también vayan a viajar hasta allá, se coordinan entre ustedes y pagarían los 800 dólares entre todos, no trabajamos por puesto”, explicó Ayuri, encargada de contrataciones.

Omale Fernández, que hasta Barquisimeto con la misma línea, contó que le cobraron 60 dólares. Es decir, la carrera estaba valorada en 240, mas el carro iba con todos los puestos llenos y por eso no tuvo que pagar más. La viajera indicó que no aceptan bolívares, sólo dólares en efectivo.

“Lo que pasa es que los carritos cobran en dólares para poder pagar a los matraqueadores. De eso ya se encarga el chofer, de entenderse con ellos. A mí no me pidieron nada, pero sí había muchas alcabalas y a cada rato nos paraban. Yo tenía un informe médico que decía que tenía que ir por una emergencia familiar”.

Otro usuario que quería regresarse a la capital en un carro por puesto dijo que desde Barquisimeto el viaje le salía en 50 dólares, pero que un viaje privado le costaba 180 dólares, y cabían hasta cuatro personas.

Los piratas cobran lo que quieren

Lisbeth Fuentes vive en Caracas, pero sus hijas pequeñas están con su abuela en Carache, un pueblo del estado Trujillo. A mediados de junio necesitaba ir a llevarles algunos alimentos porque “la situación está más fuerte”, y aquí en la capital son tres veces más baratos que allá.

Pero la cuarentena hizo que el viaje no pasó de las intenciones, el bolsillo no le dio para tanto, pues un pasaje hacia la región andina es 15 veces su sueldo, el cual es de seis dólares mensuales. “Pues me quedaré sin ver más nunca a mi familia, porque ¿de dónde saco yo 90 dólares para ir a verlos? Yo lo que gano son dos sueldos mínimos y porque trabajo de noche en un hospital y de día en un Simoncito”, expresó la auxiliar de preescolar.

El precio del viaje fue consultado a los conductores de los autobuses piratas que están trabajando desde las afueras de La Bandera, pues el terminal está cerrado debido a la cuarentena. Según Fuentes, puede variar de acuerdo al pirata en que decidas montarte, pues uno puede ser más generoso que otro.

“Yo pensé que si hacía escala me salía más barato, pero ni eso. Para Cagua, unos te pueden cobrar 20 dólares y otros 25, y para Valencia entre 30 ó 40 dólares. Imagínate llegar de ahí y agarrar para Barquisimeto, y de ahí a Valera, y así hasta llegar a Carache. Llegó desangrada,” dijo la frustrada madre.

Con el plan retorno a casa es gratuito

De acuerdo con Félix Jaramillo, vocero de la Asamblea Socialista de Transporte, en tiempos de cuarentena el paso interurbano está restringido y por tanto “no hay terminales, ni pasajes, nada”. Sin embargo, por su alianza con Venetur y el Ministerio de Transporte, están haciendo viajes sólo para aquellas personas que no tienen recursos para trasladarse a sus pueblos de origen y quedaron atrapados en algún estado del país cuando se dio el decreto de confinamiento.

Para Jaramillo, un pasaje hacia el estado Bolívar o Sucre costaba 10 dólares antes de la cuarentena, podía alcanzar entre Bs. 750.000 y un millón. Ahora, “con el dólar a 200.000 bolívares hay un drástico cambio (…) porque sólo aquí se devalúa la divisa, gracias a la guerra económica”. No obstante, dijo que “de todas maneras estamos a la orden. Nosotros llevamos también a personas que no tienen pasaje por algún problema”.

En ese sentido, el presidente del Comité de usuarios de Transporte Público Luis Alberto Salazar, afirmó que estaban manejando con mucha prudencia el traslado de esas personas hacia otras regiones del país y que dependiendo de la distancia a recorrer, había un aporte de los viajeros hacia los conductores.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework