Los cargos criminales implican penas de 10 años de prisión hasta cadena perpetua. En total, son 18 los acusados este jueves por delitos que van desde narcotráfico y corrupción hasta lavado de dinero.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El Departamento de Justicia del gobierno de Estados Unidos acusó este jueves a Nicolás Maduro y más de una docena de funcionarios venezolanos de conspirar con cabecillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir “toneladas de cocaína” a suelo estadounidense, así como de lavado de dinero. Para concretar la captura de los principales acusados, la administración de Trump ofreció sumas de hasta 15 millones de dólares, en el caso de información que conduzca a la captura del mandatario Nicolás Maduro.

La acusación a Maduro, fue revelada en el Distrito Sur de Nueva York, e incluye además a Diosdado Cabello, jefe de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente; Hugo Carvajal Barrios, alias “El Pollo”, ex director de inteligencia militar; Clíver Alcalá Cordones, ex general de las fuerzas armadas venezolanas; Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez”, miembro de la Secretaría de las FARC; y Seuxis Hernández, también conocido como “Jesús Santrich”, miembro del Alto Mando Central de las FARC. Con el resto de las acusaciones, son 18 personas en total con cargos criminales.

La pandemia mundial por la expansión del coronavirus no evitó que EE UU concretara la fuerte acusación, que se suma a intentos previos del gobierno de Trump para presionar la salida del presidente ilegítimo de Venezuela.

Las acusaciones fueron anunciadas por el Fiscal General de Estados Unidos, William P. Barr; el Fiscal Federal, Geoffrey S. Berman del distrito sur de Nueva York; la Fiscal Federal, Ariana Fajardo Orshan del distrito sur de Florida; el Fiscal General Adjunto, Brian A. Benczkowski, de la división criminal del Departamento de Justicia, entre otros altos funcionarios norteamericanos. Los cargos se desprenden de documentos revelados este jueves por juzgados de Nueva York, Washington DC y Miami.

“Durante más de 20 años, Maduro y varios colegas de alto rango conspiraron con las FARC, causando la entrada de toneladas de cocaína y devastando las comunidades estadounidenses. El anuncio de hoy (jueves) se centra en erradicar la extensa corrupción dentro del gobierno venezolano, un sistema construido y controlado para enriquecer a aquellos en los niveles más altos del gobierno. Estados Unidos no permitirá que estos funcionarios venezolanos corruptos usen el sistema bancario estadounidense para mover sus ganancias ilícitas de Sudamérica ni promover sus esquemas criminales”, señaló Barr.

El Fiscal Federal, Geoffrey S. Berman, del distrito sur de Nueva York, detalló que Maduro y los otros acusados tenían la intención expresa de “inundar los Estados Unidos con cocaína para socavar la salud y el bienestar de nuestra nación”. “Maduro desplegó muy deliberadamente cocaína como arma. Si bien Maduro y otros miembros del cártel tenían títulos elevados en el liderazgo político y militar de Venezuela, la conducta descrita en la acusación formal no era la política o el servicio al pueblo venezolano. Como se alega, los acusados traicionaron al pueblo venezolano y corrompieron las instituciones venezolanas para llenarse los bolsillos con dinero del narcotráfico”.

Orshan aseguró que, para este esquema, los acusados han usado bancos e inmuebles del sur de la Florida “para ocultar y perpetuar su actividad ilegal”. “En los últimos años, la Oficina del Fiscal de los EE UU en el sur de Florida y sus socios federales encargados de hacer cumplir la ley se han unido para presentar docenas de cargos penales contra funcionarios del régimen de alto nivel y conspiradores que resultan en incautaciones de aproximadamente $ 450 millones de dólares”.

“Las acciones de hoy envían un mensaje claro a los funcionarios corruptos en todas partes de que nadie está por encima de la ley o más allá del alcance de la policía estadounidense. El Departamento de Justicia y la Administración de Control de Drogas continuarán protegiendo al pueblo estadounidense de los traficantes de drogas despiadados, sin importar quiénes sean o dónde vivan”, expresó el administrador interino de la DEA, Uttam Dhillon.

EE UU ofreció recompensas de hasta $ 15 millones por información que conduzca al arresto y condena de Maduro Moros; hasta $ 10 millones por información que conduzca al arresto y condena de Cabello Rondón, Carvajal Barrios y Alcalá Cordones, y hasta $ 5 millones por información que conduzca al arresto de alias “Iván Márquez”.

Las acusaciones, en el caso de estas seis figuras, son: (1) participar en una conspiración narcoterrorista, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 20 años y un máximo de cadena perpetua; (2) conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 10 años y un máximo de cadena perpetua; (3) usar y transportar ametralladoras y dispositivos destructivos en apoyo de las conspiraciones de narcotráfico e importación de cocaína, que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 30 años y un máximo de cadena perpetua; y (4) conspirar para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos para promover las conspiraciones de narcotráfico e importación de cocaína, lo que conlleva una sentencia máxima de cadena perpetua.

“Las posibles sentencias mínimas y máximas obligatorias en este caso son prescritas por el Congreso y se proporcionan aquí solo con fines informativos, ya que cualquier sentencia de los acusados será determinada por el juez”, indica el documento.

  El Departamento de Justicia de EE. UU. señaló que las FARC y el “Cártel de los Soles” enviaron cocaína desde Venezuela a EE. UU. a través de puntos de transbordo en el Caribe y América Central, como Honduras | Foto @TheJusticeDept  

¿Cómo operó el Cártel de los Soles?

El documento del Departamento de Justicia detalla, con base en las acusacionesy presentaciones judiciales, que Maduro, Cabello, Carvajal y Alcalá Cordonesactuaron como líderes y gerentes del “Cártel de los Soles”, al menos desde 1999.

“El nombre del cártel se refiere a las insignias del sol pegadas a los uniformes de los oficiales militares venezolanos de alto rango. Maduro Moros y los otros miembros del cártel acusados abusaron del pueblo venezolano y corrompieron las instituciones legítimas de Venezuela, incluidas partes del ejército, el aparato de inteligencia, la legislatura y el poder judicial, para facilitar la importación de toneladas de cocaína a los Estados Unidos. El Cártel de los Soles buscó no solo enriquecer a sus miembros y mejorar su poder, sino también ‘inundar’ a los Estados Unidos con cocaína e infligir los efectos nocivos y adictivos de la droga en los usuarios de los Estados Unidos”, explican.

Los cabecillas de las FARC, indica la acusación, acordaron con los líderes del “Cártel de los Soles” reubicar algunas de las operaciones de las FARC en Venezuela bajo la protección del Cártel. “Posteriormente, las FARC y el Cártel de Los Soles enviaron cocaína procesada desde Venezuela a los Estados Unidos a través de puntos de transbordo en el Caribe y América Central, como Honduras”.

       
EE. UU. resaltó que Maduro negoció envíos de toneladas múltiples de cocaína producida por las FARC y ordenó el suministro de armas de grado militar a este cuerpo armado | Foto Minci

En 2004, agregan, el Departamento de Estado de EE. UU. estimó que 250 o más toneladas de cocaína transitaban por Venezuela por año. “Los envíos marítimos se enviaron al norte desde la costa de Venezuela utilizando embarcaciones rápidas, barcos de pesca y portacontenedores. Los envíos aéreos a menudo se enviaban desde pistas de aterrizaje clandestinas, típicamente hechas de tierra o hierba, concentradas en el estado Apure. Según el Departamento de Estado de EE. UU., aproximadamente 75 vuelos no autorizados sospechosos de actividades de narcotráfico ingresaron al espacio aéreo hondureño solo en 2010, utilizando lo que se conoce como la ruta de cocaína ‘puente aéreo’ entre Venezuela y Honduras”.

El documento señala que Maduro negoció envíos de toneladas múltiples de cocaína producida por las FARC y ordenó el suministro de armas de grado militar a las FARC; “coordinó asuntos exteriores con Honduras y otros países para facilitar el tráfico de drogas a gran escala; y solicitó asistencia del liderazgo de las FARC para capacitar a un grupo de milicianos no autorizados que funcionaba, en esencia, como una unidad de las fuerzas armadas para el Cártel de los Soles”.

Padrino López, cómplice de ruta aérea

En la trama figura el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, de acuerdo con la acusación revelada por el Distrito de Columbia, que indica que “desde marzo de 2014 hasta mayo de 2019, Padrino López conspiró con otros para distribuir cocaína a bordo de un avión registrado en los Estados Unidos”.

El documento indica que Padrino López tenía la autoridad para interceptar aviones, muchos de los cuales están registrados en los Estados Unidos, sospechosos de ser utilizados para traficar drogas desde Venezuela a países de América Central.

“En numerosas ocasiones, Padrino López ordenó o autorizó al ejército venezolano a obligar a aterrizar a aviones sospechosos de tráfico o derribar el avión. Sin embargo, Padrino López permitió a otras aeronaves cuyos coordinadores de narcotráfico le pagaran sobornos transitar con seguridad el espacio aéreo venezolano”.

Ya en septiembre de 2018, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE. UU. había incluido a Padrino López en su lista de sancionados, por lo que sus activos en ese país están bloqueados.

Maikel Moreno, acusado por lavado

Maikel Moreno Pérez, actual presidente del Tribunal Supremo de Justicia, también forma parte de los acusados porla denuncia penal en el Distrito Sur de Florida “de conspiración para cometer lavado de dinero y lavado de dinero en relación con el presunto recibo corrupto o el recibo previsto de decenas de millones de dólares y sobornos para arreglar ilegalmente docenas de casos civiles y penales en Venezuela”.

“La queja alega, por ejemplo, que el acusado autorizó la incautación y venta de una planta automotriz de General Motors con un valor estimado de $ 100 millones a cambio de un porcentaje personal de los ingresos. Del mismo modo, la denuncia alega que el acusado recibió sobornos para autorizar la desestimación de cargos o la liberación de venezolanos, incluido uno acusado en un esquema de fraude multimillonario contra la compañía petrolera estatal venezolana (Pdvsa)”.

La denuncia penal indica que durante su solicitud de visa, alrededor de octubre de 2014, Moreno Pérez precisó a las autoridades estadounidenses que ganaba el equivalente a aproximadamente $ 12.000 por año de su trabajo en Venezuela. “De 2012 a 2016, los registros bancarios del acusado en los EE UU muestran aproximadamente $3 millones en entradas a las cuentas del acusado, principalmente de grandes transferencias de dólares en efectivo de corporaciones fantasmas con cuentas bancarias extranjeras vinculadas al co-conspirador 1, quien fue un ex abogado de defensa penal en Venezuela que actualmente controla una compañía de medios en Venezuela”.

Los registros bancarios muestran también un gasto en la misma proporción de 2012 a 2016, principalmente en el sur de Florida: $ 1 millón en un avión privado y un piloto privado; más de $ 600.000 en compras con tarjeta de crédito o débito en tiendas principalmente en el sur de Florida (incluyendo decenas de miles de dólares en tiendas de lujo en Bal Harbour, como Prada y Salvatore Ferragamo); alrededor de $ 50.000 en pagos a una tienda de reparación de relojes de lujo en Aventura y aproximadamente $ 40.000 en pagos a un director de concurso de belleza venezolano.

 

  EE. UU. ofreció recompensas por información que permita la captura de los funcionarios de mayor rango, incluido Nicolás Maduro | Foto @TheJusticeDept  

 

Tareck El Aissami y otros dos, acusados por evadir sanciones

Al abanico de acusaciones, se suma la revelada en el Distrito Sur de Nueva York, en la que se acusa a Tareck El Aissami Maddah, vicepresidente de economía de Venezuela; Joselit Ramírez Camacho, superintendente de criptomonedas de Venezuela (Sunacrip), y Samark López Bello, un empresario venezolano, con delitos vinculados a los esfuerzos por evadir las sanciones impuestas previamente por la OFAC.

“La acusación formal alega que desde febrero de 2017 hasta marzo de 2019, El Aissami Maddah y Ramírez Camacho trabajaron con personas estadounidenses y entidades con sede en los EE. UU. para proporcionar servicios de vuelos privados en beneficio de la campaña presidencial de Maduro 2018, en violación de las sanciones de la OFAC dirigidas a Maduro después de organizarse elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente ilegítima que ahora dirige Cabello Rondón”.

Por información que conduzca al arresto y condena de El Aissami, el Departamento de Estado de los Estados Unidos ofrece una recompensa de hasta $ 10 millones.

 
 

Otras seis acusaciones separadas

Otros seis funcionarios de la administración de Maduro fueron acusados en documentos separados.

- Luis Motta Domínguez, ex ministro de Energía: acusado en el Distrito Sur de Florida por lavado de dinero, tras sobornos para adjudicar negocios de Corpoelec a empresas con sede en los Estados Unidos.

- Néstor Reverol Torres, ex director general de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) y ex comandante de la Guardia Nacional y Edylberto José Molina Molina, ex subdirector de la ONA y actualmente agregado militar de Venezuela en Alemania: acusados en el Distrito Este de Nueva York por la participación en una conspiración internacional de distribución de cocaína, específicamente por ayudar a los narcotraficantes a importar cocaína a los Estados Unidos.

- Vassyly Kotosky Villarroel Ramírez, alias “Mauro” y “Ángel”, ex capitán de la Guardia Nacional: acusado en una tercera acusación en el Distrito Este de Nueva York de participar en una conspiración internacional de distribución de cocaína entre el 1 de enero de 2004 y el 1 de diciembre de 2009.

- Rafael Villasana Fernández, ex oficial de la Guardia Nacional: acusado en el Distrito Este de Nueva York de participar en una conspiración internacional de distribución de cocaína entre el 1 de enero de 2004 y el 1 de diciembre de 2009. Según el tribunal, Kotosky y Villasana “utilizaron vehículos oficiales del gobierno para transportar más de siete toneladas métricas de cocaína desde la frontera colombiana a varios aeropuertos y puertos marítimos en Venezuela para su importación final a los Estados Unidos”.

- Nervis Villalobos Cárdenas, ex viceministro de Energía de Venezuela: acusado de 20 cargos en el Distrito Sur de Texas de conspiración para cometer lavado de dinero en un esquema internacional “que involucra sobornos pagados por los propietarios de empresas con sede en los Estados Unidos a funcionarios del gobierno venezolano para asegurar corruptamente contratos de energía y prioridad de pago en facturas pendientes”.

- Oscar Colmenarez Villalobos, ex oficial de la Fuerza Aérea Venezolana: acusado en el Distrito de Arizona de violaciones de la Ley de Control de Exportación de Armas.

 
 
Template by JoomlaShine