Hasta ahora, basándose en los expedientes de los diferentes casos, Justicia Venezolana contabiliza 219 presos políticos militares, desde el grado de mayor general hasta la tropa profesional, informó la abogada Lilian Camejo.

Sofía Nederr | TalCual

Las excarcelaciones acordadas en la mesa del diálogo nacional, conocida como la mesita, no han incluido hasta ahora a los presos políticos militares, advirtió Justicia Venezolana. Por el contrario, la cifra de detenidos de la Fuerza Armada Nacional (FAN) se ha incrementado en 2020.

“El año 2019 cerró con 208 presos políticos militares. El número se incrementó en lo que va de 2020 por la llamada Operación Aurora, donde privaron de libertad a 11 militares. El 9 de enero hubo excarcelaciones, pero no fueron incluidos presos castrenses”, dijo Yonathan Mustiola, director de la ONG Justicia Venezolana.

Mustiola, durante el taller sobre la Justicia Penal Militar en Venezuela para periodistas, esgrimió que a ninguno de los presos militares se les ha comprobado la comisión de los delitos de los que se les acusa.

Hasta ahora, basándose en los expedientes de los diferentes casos, la ONG contabiliza 219 presos políticos militares, desde el grado de mayor general hasta la tropa profesional, informó la directora ejecutiva, Lilian Camejo. La abogada detalló que de esos detenidos, 107 provienen del Ejército, 62 de la Guardia Nacional (GN), 25 de la Armada, y 24 de la Aviación.

De acuerdo con Justicia Venezuela, el patrón de las acusaciones incluye un catálogo con los delitos de instigación a la rebelión, rebelión militar, sustracción de efectos pertenecientes a la FAN; traición a la patria, así como delitos contra la seguridad de la nación, motín, espionaje; contra el decoro militar y ataque al centinela.

Camejo agregó, en el taller realizado este miércoles, que, desde el 2018, se incrementó la persecución contra los grupos de comando, como ocurrió en el caso de la Armada. Asimismo, dentro de la institución castrense se han detenido a oficiales con una carrera brillante, como el teniente coronel Ibner Marín Chaparro, recluido en la Dirección General de Inteligencia Militar (Dgcim) y cuyo promedio fue el más alto de la FAN. El oficial, apresado en mayo de 2018, fue comandante del Batallón Ayala en Fuerte Tiuna.

La directora ejecutiva de Justicia Venezolana afirmó que, en el gobierno de Nicolás Maduro, ha habido más control sobre las decisiones de la justicia militar que en el del expresidente Hugo Chávez. Refirió que los militares del llamado Golpe Azul cumplieron su condena, en octubre de 2019, pero aún no se ha emitido la boleta de excarcelación.

Por su parte, Neida Pérez, también directora de la ONG, dijo que la norma, en Venezuela, es la privativa y la excepción la libertad. Refirió que, en los casos de los presos políticos militares, se violan los principios constitucionales de la tutela judicial efectiva, el debido proceso y la presunción de inocencia.