El ministro Hipólito Abreu informó que el INAC iniciará una investigación contra la aerolínea por supuestamente permitir que Juan Guaidó, reconocido por más de 50 naciones como presidente encargado de Venezuela, se subiera al avión con una identificación falsa.

TalCual

El ministro de Transporte, Hipólito Abreu, informó este lunes que el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) iniciará una investigación contra la aerolínea TAP Air Portugal por supuestamente permitir que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 naciones como presidente encargado de Venezuela, se subiera al avión con una identificación falsa. Según el funcionario, Guaidó estaba identificado como Antonio Márquez.

“En el vuelo de transportes aéreos Portugueses TAP 173 ocurrieron una serie de hechos donde las autoridades del sector aéreo nacional han investigado una serie de fallas que atentan contra la seguridad aeronáutica y es un caso violatorio, según las leyes del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil”, agregó.

El representante de la cartera de transporte consideró que el suceso pudo haberse generado con mala intención.

Las irregularidades en las que había incurrido TAP como la desinfección de la aeronave, además de que la lista de pasajeros no correspondía con los nombres de quienes viajaron y el hallazgo de materiales no autorizados.

Indicó que envió un documento a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), en el que exponen las supuestas irregularidades cometidas por la aerolínea portuguesa. Comentó que podrían imponer unas series de multas, sanciones y suspensiones temporales.

“Para nosotros estas violaciones ocurridas se muestran como una grave vulneración no sólo a los derechos internacionales sino a las solicitudes que hemos hecho a los diferentes países del mundo para que hagan métodos de seguimiento mucho más estrictos”, dijo.

TAP no entiende suspensión de Venezuela

La aerolínea portuguesa TAP dijo que no comprende las razones por las que el Gobierno venezolano suspendió durante 90 días sus operaciones en el país y aseguró que cumple todos los requisitos legales y de seguridad que exigen las autoridades.

“TAP no comprende las razones de esta suspensión (...), ya que cumple todos los requisitos legales y de seguridad exigidos por las autoridades de ambos países. Se trata de una medida gravosa que perjudica a nuestros pasajeros”, señaló a EFE una fuente oficial de la aerolínea.

La compañía “no tuvo ni siquiera la posibilidad de ejercer el principio de contradicción” ante la medida de suspensión, refirió la misma fuente. (Con información de 15 Minutos)