Más

Los maestros se consideran víctimas de un “ataque emocional”. Trabajar en zozobra por el paupérrimo sueldo y las intrincadas condiciones, empeoran el clima laboral, pero aun así se mantienen en las escuelas pese a la migración forzada.
Este jueves acudieron a la sede de Postgrado de la UNEG, donde afectos al rectorado intentaron sabotear la manifestación.
La Federación Venezolana de Maestros denunció el amedrentamiento por parte de supervisores, para que docentes no se sumaran al paro de 48 horas.
Estudiantes protestaron frente al rectorado de la UNEG por el cierre de la sede Atlántico, y el hacinamiento en el núcleo Villa Asia, donde tampoco hay condiciones óptimas para ver clases.
La escuela Ciudad Piar está prácticamente cubierta por la maleza, sin baños, sin agua potable, sin electricidad, desvalijada y sin comida.
JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework