Las autoridades universitarias y movimientos estudiantiles han denunciado la incesante situación de inseguridad dentro de los recintos universitarios pero no han recibido respuesta de los órganos de seguridad.

@mlclisanchez

Desde antes de la pandemia por la COVID-19 ya las universidades del país reportaban el robo de equipos y cableado eléctrico. Sin embargo, durante la cuarentena, la organización que defiende y promueve los derechos universitarios, Aula Abierta, reportó un incremento de los actos vandálicos: al menos 72 casos de robo y desvalijamiento.

El caso más crítico ha sido el de la Universidad del Zulia (LUZ), en la que se reportaron 31 robos en un plazo de dos meses. Las denuncias indican que además de desvalijar baños y aulas, los delincuentes han agredido al personal de seguridad. Abril fue el mes en el que se registraron más actos vandálicos.

La Universidad de Oriente (UDO) contabilizó 21 incidentes. Para mediados de abril, las autoridades de esta casa de estudios reportaron robos en cuatro de sus núcleos, el de Ciudad Bolívar fue uno de los más afectados. En ese momento, la decana de la facultad, María Coromoto, reportó a Correo del Caroní que fueron robados los pocos equipos que quedaban en los laboratorios, y hubo graves daños a la infraestructura del espacio: destrozaron paredes, pupitres y techos.

“Estas acciones no sólo atentan física y materialmente contra la casa del debate y las ideas, sino que también ponen en alto riesgo la formación de los ciudadanos que llevarán las riendas del país y tendrán a su cargo la responsabilidad de generar oportunidades y desarrollo”, versó el pronunciamiento de la dirección nacional juvenil de Acción Ciudadana en Positivo (ACEP) sobre los hurtos a las casas de estudios.

Las universidades que han hecho denuncias sobre esta situación según reporta Aula Abierta son: la Universidad de Los Andes (ULA), Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad de Carabobo (UC), Universidad de Oriente (UDO), Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) y la Universidad del Zulia (LUZ).

Las universidades no tienen posibilidades de recuperar el material y equipo perdido, ni de reparar con prontitud los daños de infraestructura debido a la asfixia presupuestaria que vienen arrastrando desde años anteriores. Aula Abierta detalló que el material robado va desde remas de papel y aires acondicionados hasta cosechas y reses en el caso de la Facultad de Agronomía de LUZ.

En el primer trimestre del año, se contabilizaron 14 actos vandálicos en comparación a los 6 hurtos que se habían registrado en el último trimestre del 2019. Las autoridades universitarias y movimientos estudiantiles han denunciado la incesante situación de inseguridad dentro de los recintos universitarios y exigen que los órganos de seguridad competentes se dediquen a la protección de las casas de estudios, sin embargo, no han recibido respuesta a sus exigencias.