La UNEG mantiene las inscripciones con mira a iniciar el próximo semestre de manera virtual. La UDO aplicará esta modalidad solo en materias teóricas. Las trabas comunicacionales afectan por igual a estudiantes y profesores.

La deficiente conexión a un servicio de internet y datos móviles es el principal enemigo de la modalidad del estudio a distancia a la que se ven obligados los centros de enseñanza superior en Venezuela debido a la cuarentena por la COVID-19.

A esto se suma la disponibilidad de equipos electrónicos para tal fin, y el hecho de que hay materias prácticas que no podrán aplicar a esta modalidad.

Las universidades han optado por el sistema virtual. Sin embargo, la decana de la Universidad de Oriente-núcleo Bolívar, María Coromoto Casado, reconoce que hay muchos factores a tomar en cuenta y que no se puede discriminar al estudiante que no tenga la disponibilidad de acceso a internet.

A diferencia de otras sedes, en Ciudad Bolívar se concluyó el semestre antes de que comenzara la cuarentena nacional, el pasado 18 de marzo, aunque la resolución en gaceta es del 13 de marzo. Actualmente estaban en fase de inscripciones, preció Casado.

El Consejo Universitario de la UDO emitió un comunicado sobre las medidas que contempló para la continuidad de las actividades académicas a distancia.

La casa de estudios ratificó la suspensión de actividades académicas y administrativas presenciales, y solo se mantienen aquellas definidas como esenciales para el funcionamiento de la institución, como seguridad, personal administrativo adscrito a las direcciones de Finanzas, Presupuesto, Personal, Computación y Teleinformática, bomberos universitarios y Servicios Generales.

Con respecto a las clases, la universidad concluye que “no hay condiciones académicas para dictar todas las materias de nuestro pensum de estudios de manera virtual. Sólo se pudiera terminar de esta manera algunas asignaturas teóricas que no requieren de práctica presencial. Para lo cual, se le instruyó a cada decano solicitar a sus direcciones de escuela la consulta necesaria con sus profesores y estudiantes acerca de la factibilidad de este planteamiento”.

En el comunicado se enfatiza en que “bajo ningún concepto se permitirá discriminación alguna entre grupos de estudiantes que pudieran acceder al uso de las tecnologías y los que no. En este caso, se debe preparar un programa especial para atender a este grupo estudiantil. La inclusión debe ser total”, advierte el documento, y agrega que “ante la imposibilidad de la inclusión total de los estudiantes, se esperará por la reprogramación del semestre”.

En espera del cese de la cuarentena

En el caso de aquellas materias que no pueden cursarse de manera virtual, por ser prácticas, como las especialidades de Medicina, Bioanálisis, ingenierías y otras, se esperará a que cese la cuarentena para reorganizar el semestre.

“Se concluyó que la educación virtual es un método de estudio que requiere del entrenamiento académico adecuado para los profesores involucrados. Es necesaria la formulación de contenidos digitales basados en el programa de cada asignatura, por lo cual, no permite improvisación, como pensar que con un teléfono inteligente, una computadora o tableta se puedan generar contenidos programáticos sin su correcta evaluación”, agrega el comunicado.

   
Continuar estudios universitarios a distancia implica un reto adicional debido al deficiente servicio de internet | Foto Jhoalys Siverio

En el período 2002-2006, la UDO formalizó el programa de Enseñanza Virtual, sin embargo, a consecuencia de deficiente servicio de internet y la ola de robos y desmantelamiento que han sufrido cada uno de los núcleos, este programa se ha visto frustrado.

“Es la decisión de este consejo que la Universidad de Oriente está dispuesta a apoyar su participación en proyectos como el de La universidad en la casa siempre y cuando sea viable su ejecución en las asignaturas que ofrece. Bajo ningún concepto esta institución sacrificará su calidad académica”.

Para los postgrados semipresenciales, los coordinadores de cada núcleo deberán establecer entre profesores y alumnos un acuerdo que les permita la viabilidad y continuidad de cada uno de estos programas.

Sobre los postgrados y último año de la carrera de Medicina, “se exhorta a las coordinaciones de estos programas educativos a presentar un informe sobre la viabilidad y el estado de seguridad en materia de salud de nuestros estudiantes y docentes”, al tiempo que exigen a las direcciones de los hospitales el cumplimiento de las condiciones básicas de seguridad en materia de salud.

El acto de grado fue suspendido el pasado 19 de marzo, una vez anunciada la cuarentena nacional, y la entrega de títulos se mantendrá suspendida hasta que puedan activar la oficina y entregarlos de manera física.

UNEG online

La Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG) se sumó a la modalidad a distancia, usando la plataforma de la institución. En un comunicado emitido el 13 de abril, acuerdan dar inicio al proceso de inscripciones, vía web, para estudiantes regulares y nuevos ingresos, así como iniciar a distancia el semestre 2020-I, conforme al plan universitario de prevención anti COVID-2019, denominado La universidad en casa.

La alma mater aprobó la contratación con Cantv del servicio de internet de la red Metro Ethernet, para solventar las fallas de acceso al sistema de información de la UDO.

Para Raúl Brito, presidente de la Asociación de Profesores de la UNEG (Apuneg), se trata de un tema complejo, ya que “hay profesores que no tienen equipos actualizados, además está el problema de internet, las fallas con los megas. Creo que es muy difícil, y hay materias que no se pueden dictar de esa forma, como la de los laboratorios, las pasantías, eso prácticamente queda paralizado. Es un invento del Consejo Universitario de tratar de imponer una educación a distancia sin dotar a los profesores en equipos tecnológicos y una red wifi confiable”.

Brito recordó que antes de la pandemia de COVID-19, que obligara a entrar en cuarentena “el Gobierno nacional ya había desmantelado las universidades, están sin recursos, no hay presupuesto para vigilancia, comedor, biblioteca, y tienen a los profesores en ayuno permanente porque tienen unos salarios de hambre. Un profesor está ganando actualmente entre 4 y 5 dólares al mes”.

La Universidad Nacional Politécnica Antonio José de Sucre (Unexpo) está en consejo evaluando las medidas. Aún no habían terminado el semestre, pero la mayoría tenía adelantado el contenido. Profesores comentaron que lo más seguro es que sumen a la modalidad virtual.

La educación superior en Venezuela ya significaba un reto por el bajo presupuesto que anualmente les asignan a las universidades públicas y que apenas alcanza para el pago de nómina, además de los robos y deficiencias de equipos en laboratorios y hasta de servicios básicos como agua y electricidad. La opinión de los estudiantes se dividen entre quienes asumen el reto de cursar bajo la modalidad a distancia y enfrentar los obstáculos comunicacionales en el país, y los que defienden la oportunidad de una calidad educativa presencial, opción que solo será posible una vez cese la cuarentena.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework