Colectivos de activistas, feministas, estudiantes, organizaciones civiles y ciudadanos manifiestan preocupación sobre el mal manejo o inexistencia de los protocolos contra el acoso sexual, amenazas y abusos de poder hacia las mujeres en las universidades venezolanas.

@mlclisanchez

Las organizaciones Uquira, Hermanas Naturales, Comunica, Red de Mujeres de Amnistía Internacional, Berenjena empoderada, Femunive, Welab, Caleidoscopio Humano y las activistas feministas Andrea Paola Hernández, Mariana Fernández y Jhessimar Brito, rechazaron a través de un comunicado el acoso sexual, abuso de poder y amenazas a las mujeres dentro de los recintos universitarios.

El punto de partida del comunicado es el reciente reconocimiento de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), extensión Guayana, de la necesidad de abrir un espacio para la inclusión de un protocolo de atención a la violencia de género dentro del reglamento universitario, un compromiso asumido luego de que estudiantes activos y egresados expusieron en la red social Twitter presuntos episodios de acoso social protagonizados por un profesor de esta casa de estudios.

El colectivo de activistas defendió que la comunidad universitaria debe ser un espacio seguro donde se promueva la justicia y el libre pensamiento. Deben tener políticas claras y protocolos tanto eficientes como expeditos y de fácil acceso para denunciar cualquier irregularidad.

Además, reitera la necesidad de que la casa de estudios haga el enlace con los entes públicos para proceder en caso de violencia de género, ya que son delitos penados cuyo control debe ir más allá de las sanciones administrativas.

Estas manifestaciones de violencia de género han encontrado en las universidades un refugio para inocularse. Una investigación hecha por Distintas Latitudes y la #RedLATAM de Jóvenes Periodistas, reveló en 2019 que 60 de 100 universidades en América Latina no cuentan con protocolos diferenciados para atender casos de violencia de género.

   
La UCAB Guayana elevó a la máxima instancia del Consejo Universitario la propuesta de un protocolo para atender acoso y violencia sexual | Fotos Correo del Caroní | Archivo

Estos colectivos de activistas, feministas, estudiantes, organizaciones civiles y ciudadanos manifestaron su preocupación por el mal manejo o la inexistencia de protocolos contra el acoso sexual, amenazas y abusos de poder hacia las mujeres que participan de la vida universitaria en el país, así como la falta de una respuesta contundente para evitar su incidencia.

“Las universidades deben ser espacios promotores de la libertad y la justicia. Centros para la libertad de pensamiento, expresión, educación y creación, donde se pueda construir el ser a plenitud sin que se ejerza ninguna opresión. Este tipo de libertad es posible solamente en espacios donde se practica la justicia”, versa el comunicado.

El pronunciamiento destacó que las instituciones universitarias deben tener políticas claras y procedimientos accesibles, abiertos y transparentes que apunten al ejercicio de la justicia, eliminando todo tipo de discriminaciones y abuso de poder, de lo contrario contribuirían con la perpetuación de la desigualdad en la sociedad.

Además se destaca que sobre las autoridades universitarias recae la responsabilidad académica y social de salvaguardar y mantener los espacios para el libre pensamiento y el pleno ejercicio de la justicia que constituyen los recintos universitarios.

“Las universidades son y serán siempre una réplica a pequeña escala de la sociedad que deseamos ser, por lo que sus rectores deben asumir el rol y la responsabilidad que les corresponde”, dice el pronunciamiento.

El frente amplio aprovechó el espacio para levantar su voz “a favor de universidades más seguras para las mujeres en las redes sociales, medios tradicionales y en todos aquellos espacios que sirvan para enarbolar la bandera de la justicia y la equidad”.

También se compartieron los hashtags para esta campaña, para quienes deseen unirse y hacer activismo: #UniSinAcoso, #AcosoEsDelito y #AcosarEsDelito

La UCAB Guayana reiteró este miércoles que se abrirá una investigación de oficio hacia un profesor involucrado en una de las denuncias de una exalumna del recinto y otros denunciantes, así como la decisión de elevar a la máxima instancia del Consejo Universitario la solicitud para realizar un protocolo que atienda las denuncias por acoso o abuso sexual en todas las sedes de la institución.

“De esta manera, la UCAB se sumaría a las pocas universidades de América Latina con un documento o normativa para prevenir, atender o sancionar los casos de este tipo que se denuncian en las instituciones educativas”, versa el comunicado de la institución vía Twitter.