Un reverbero, bombonas de gas y computadoras Canaima son parte de los bienes robados en la Escuela Bachiller Felipe Hernández, en San Félix.

Apenas 21 días transcurrieron de enero de 2020 y la Escuela Básica Bolivariana Bachiller Felipe Hernández, en San Félix, ya contabiliza el tercer robo del año. Esta vez rompieron una pared y se llevaron un reverbero. Anteriormente fueron las bombonas de gas y computadoras Canaima los bienes robados en la institución.

El problema de la delincuencia no es nuevo. Mairis López tiene actualmente dos hijos que estudian allí. Su tercer hijo, hoy en tercer año, también pasó por esta escuela, y desde entonces eran víctimas de robo.

“De dos a tres años se han incrementado más porque la delincuencia está desatada, uno pone la denuncia, pero eso como que no valen, no hacen nada, hasta yo llegué a ir con la directora anterior, pusimos la denuncia, recuperamos unos freezer, computadoras, impresoras”, contó López.

La situación es preocupante para los representantes. Además de la delincuencia, la mayoría de los alumnos asisten por la comida, pero el Plan de Alimentación Escolar no se cumple en la institución.

“Es preocupante el riesgo que corre cada maestra con los niños, el miedo que da es que quieran tomar represalias con los maestros y los niños allí. Si uno pone una denuncia, quieren amenazar a uno para que uno no hable, y los representantes no se unen”, lamentó.

Robo en plena clase

El mayor temor es que el robo sea a plena luz del día, con sus hijos en las aulas.

“A veces me da miedo de traerlos, que se vaya a presentar un caso de que quieran agarrar a las maestras, una vez hubo un robo en un salón, que le quitaron el teléfono a la maestra en plena clase. Entraron a su salón y le quitaron el celular a punta de pistola, con los niños allí”, recordó López.

La delincuencia y la falta de comida para la alimentación de los alumnos han sido las principales causas de la disminución de la matrícula escolar. La falta de alumbrado, de desmalezamiento y de vigilancia, crea un espacio propicio para la delincuencia.

La Escuela Silvana de Irady, en San Félix, es otra de las instituciones educativas víctimas de la delincuencia, más recientemente durante las vacaciones de diciembre, cuando prácticamente fue desvalijada. “De allí se han llevado hasta las pocetas de los baños”, comentaron docentes.

La estimación del Colegio de Profesores es que más del 70 u 80% de las infraestructuras de las escuelas públicas en Ciudad Guayana están prácticamente desmanteladas, y no aptas para dar clases.