En un inesperado y contundente giro de la posición sostenida por la Iglesia hasta ahora, el papa Francisco se mostró a favor de que crear leyes que permitan las uniones civiles a parejas del mismo sexo, como parte de sus declaraciones en el documental “Francesco”, del director Evgeny Afineevsky, que se estrenó este 21 de octubre en el Festival de Cine de Roma.

TalCual

“Los homosexuales tienen derecho a ser parte de la familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a tener una familia. Nadie debería ser expulsado, o sentirse miserable por ello”, dice Francisco en la película. “Los homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Lo que debe haber es una ley de unión civil, de esa manera están cubiertos legalmente”, afirma el pontífice en una de las frases a lo largo del documental, reseña la agencia Efe.

 En la cinta, de dos horas de duración, se mezclan entrevistas a personalidades, amigos del papa y otros, con viajes, partes de los discursos que ha hecho el pontífice en diferentes ocasiones, frases en off de Francisco y algunas en cámara.

“Me he reunido con él unas cinco veces, siempre en función de su agenda, hemos tenido también dos entrevistas a cámara”, cuenta el director, por lo que no queda claro en qué momento aboga Francisco por esas uniones civiles para los homosexuales, como alternativa a un matrimonio que la Iglesia rechaza.

Uno de los entrevistados es la víctima de abusos sexuales y activista chileno Juan Carlos Cruz, que habla con el Papa acerca de estos abusos y acerca de su percepción sobre los gays.

El director del documental destacó, en una entrevista con Efe, la evolución de Francisco en relación con la lacra de los abusos y su capacidad para “aprender de sus errores”.

Uno de esos errores, que luego el Papa reconoció, es cuando en 2018 no creyó a las víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes en Chile y les pidió pruebas, enfadado, pero poco después pidió perdón, recibió a las víctimas en Roma e hizo dimitir a los obispos chilenos.

“Solo dos meses después de la ‘cumbre de los abusos’ de febrero de 2019 se vieron los primeros frutos, la nueva ley vaticana que obliga a denunciarlos, y poco después se abolió el secreto pontificio”, subraya Afineevsky.

Cambio

El aliento directo del Papa sobre leyes de unión civil representa un cambio de la perspectiva de sus predecesores, así como de su propia actitud más circunspecta sobre este tema en el pasado.

En 2010, cuando era Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), el papa Francisco se opuso a los esfuerzos de legalizar el mal llamado “matrimonio” homosexual. Mientras que Sergio Rubin, el futuro biógrafo del Papa, sugirió que Francisco apoyaba la idea de las uniones civiles como una forma de prevenir la abierta adopción por parte de matrimonios homosexuales en Argentina, Miguel Woites, director de la agencia católica de noticias argentina AICA, descartó esa afirmación en 2013, calificándola como falsa.

 En el libro “Sobre el cielo y la tierra”, el Papa Francisco no rechazó directamente la posibilidad de uniones civiles, pero dijo que las leyes que asemejan las relaciones homosexuales al matrimonio son “una regresión antropológica”, y expresó su preocupación de que si a las parejas homosexuales se les permite adoptar “podría haber chicos afectados. Toda persona necesita un padre masculino y una madre femenina que ayuden a plasmar su identidad”.

En 2003, bajo el liderazgo del entonces Cardenal Joseph Ratzinger y con la dirección del Papa San Juan Pablo II, la Congregación para la Doctrina de la Fe enseñó que “el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad”.

 

   

 

“Las uniones homosexuales no cumplen ni siquiera en sentido analógico remoto las tareas por las cuales el matrimonio y la familia merecen un reconocimiento específico y cualificado. Por el contrario, hay suficientes razones para afirmar que tales uniones son nocivas para el recto desarrollo de la sociedad humana, sobre todo si aumentase su incidencia efectiva en el tejido social”, se lee en el documento.

Aunque obispos en algunos países no se han opuesto a propuestas de unión civil homosexual y, han tratado en su lugar de diferenciarlas del matrimonio civil, los opositores a las uniones civiles por mucho tiempo han advertido que sirven como un puente cultural y legislativo para las iniciativas de matrimonio homosexual, dan una aprobación tácita a la inmoralidad y fallan en proteger el derecho de los niños a tener un padre y una madre.

Afineevsky dijo a EWTN News este mes que en “Francesco” trató de presentar al Papa tal como lo vio y que, la película podría no gustar a todos los católicos. Este 21 de octubre, el director dijo a CNA que, en su punto de vista, la película no es “sobre” el aliento del Santo Padre a las uniones civiles homosexuales, sino “sobre otros muchos temas sociales”.

Afineevsky, que vive en Estados Unidos, fue nominado en 2015 tanto a los premios Oscar y Emmy por su producción “Winter on Fire” (Invierno en llamas), un documental que presentaba las protestas de Ucrania de 2013 y Euromaidan en 2014.

Su película de 2017 “Cries from Syria” (Gritos de Siria) fue nominada a cuatro premios Emmy y a tres Critics’ Choice Awards.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework