Según el informe de Freedom House, que es una organización que hace un índice global de libertad en la red, Venezuela está entre los 20 países considerados no libres en materia de Internet.

El gobierno de Nicolás Maduro ha incrementado los niveles de censura a los medios digitales y redes sociales, algo que, aunado los problemas de conectividad a la Internet lleva a los ciudadanos venezolanos a una situación precaria en cuanto a manejo de información, desempeños laborales y/o académicos y, por ende, a desacertadas tomas de decisiones que perjudican al conjunto social.

Así lo piensa la periodista especialista en temas de Internet Mariengracia Chirinos, quien considera que los venezolanos ven cada día más vulnerados sus derechos fundamentales a estar debidamente informados debido a la censura en internet y a las fallas en el servicio.

En entrevista con TalCual, resaltó que los ataques a la prensa y a las redes sociales por parte del Estado venezolano se hacen más agudos en situaciones de alta conflictividad o momentos de alta sensibilidad política, por lo que avizora que en este 2020, cuando está prevista la realización de elecciones parlamentarias, los mecanismos de control y bloqueo a plataformas de información o comunicación vía internet, aumenten.

Derechos interrumpidos

- ¿Cuál es la situación del venezolano actualmente en cuanto al acceso a la información? Tomando en cuenta que hay sitios informativos bloqueados a los que no se puede acceder sino a través de un sistema VPN o desde el exterior

- Según el informe de Freedom House, que es una organización que hace un índice global de libertad en la red, Venezuela está entre los 20 países considerados no libres en materia de Internet. Inclusive si se compara con el índice anterior, bajó cuatro puntos, de 34 a 30, el acceso a Internet, que es una de sus mayores dificultades. Ellos miden el patrón de contenido como uno de los riesgos más altos para Venezuela, lo que supone que las restricciones de acceso a Internet que existen en el país no son suficientes, sino que ha sido constante el bloqueo de contenidos, donde (el gobierno) ha estado direccionado y focalizado a bloquear a sitios web de noticias y a afectar también a las redes sociales que es otro fenómeno que se pudo observar en 2019 y que coincidió sobre todo con eventos políticos de alta conflictividad, lo que supuso un hecho una interrupción de los derechos de comunicación de los ciudadanos.

- ¿Cuáles son los medios que han sido bloqueados?

- El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) ha elaborado dos informes que se encuentran en su página de Internet, uno que tiene que ver con bloqueo de redes sociales y otro, que se llama “Intercortados 2019” que se presentó en diciembre con la cantidad de medios que fueron bloqueados a lo largo de ese año y que desde enero septiembre se logró determinar en observatorios de Internet y netblocks, una base de datos apoyada por investigadores, que hubo 144 episodios de bloqueos de redes sociales en una lista de 975 episodios. Allí puedes ver que los sitios web con mayor cantidad de bloqueos fueron VivoPlay y VPI, y continúan El Pitazo, La Patilla, Efecto Cocuyo, Crónica 1 y El Nacional. Es un patrón de bloqueos mantenido y se ha ido agudizando.

- Con miras a unas elecciones parlamentarias ¿considera que esta situación continuará agudizándose?

- Como parte del grupo de actores que monitorean el tema de Internet en Venezuela el llamado es a que se respete la libertad de información en Internet y el libre flujo de información para que los ciudadanos puedan disfrutar de las mejores condiciones de la navegabilidad tanto en el acceso a la red como a los contenidos. Evidentemente hay un patrón entre 2018 y 2019, un patrón de censura de Internet que se fue perfeccionando y agudizando, ya que pasamos de una censura en Internet selectiva a un patrón de censura masiva que se hace mucho más alta en momentos de conflictividad política o coincide con eventos políticos bastante sensibles en Venezuela.

Promedio bajo

- ¿Qué aprecia acerca de las políticas del Gobierno en materia de Internet?

- En los lineamientos que se han conocido de manera extraoficial sobre el plan de la patria, y también por lo que refirió Nicolás Maduro figura el dar prioridad a un plan de telecomunicaciones junto a todo el tema de los servicios públicos y eso incluiría un tema de políticas públicas, donde el tema de telecomunicaciones abarcaría asuntos de Internet, y justamente lo que ponía en relieve Nicolás Maduro era la necesidad de atender las políticas públicas de acceso a Internet en Venezuela que al igual que el resto de los servicios públicos ha venido en detrimento.

Destacó Chirinos que cuando falla el Internet no se trata únicamente de que se cae un servicio sino que el ciudadano pierde la posibilidad de estar comunicado, “que es un asunto fundamental en toda sociedad puesto que afecta los servicios de trabajo, o los académicos”.

La especialista indicó que la andina es la región más golpeada en este respecto. “Los estados Trujillo y Mérida han estado muy afectados, y en la última investigación del IPYS vimos que el promedio de navegación era menos 0,56 megabit por segundo para el 2019, similar al promedio de 2019, cuando el promedio de la región de América Latina está cerca de los 25 megabits por segundo. Tenemos una banda muy estrecha que no puede considerarse un servicio de calidad en el país, así es en Táchira, Mérida y Trujillo, pero también en Cojedes y Yaracuy que están entre los estados que tienen un promedio de menos de un megabit por segundo.

Precisó que el promedio del país en 2019, hasta el mes de septiembre, fue de 1,2 megabits por segundo. “Cuando se compara con cifras de Conatel (con respecto a años anteriores) se observa que el promedio ha ido en descenso, mientras el resto de los países de América Latina han incrementado las tecnologías y aumentado la velocidad de navegación, lo que indica que el tema de telecomunicaciones es un eje prioritario (en esos países) no solo porque es un asunto de lujo comunicarse sino porque es un bien fundamental que debe estar garantizado en toda sociedad. La comunicación nos permite mantenernos activos y exigir nuestros derechos, trabajar e informarnos, y es esa dimensión la que se ve afectado con el tema de los derechos digitales.

- Nicolás Maduro aseguró que se iba a avanzar hacia la tecnología 5G, ¿hay evidencias de que avanzamos hacia allá?

- Eso lo podría responder un técnico, pero sí te puedo decir que la velocidad de los datos que estoy refiriendo indican que es bastante estrecha y que existen fallas para la conectividad de tercera y cuarta generación. Son muy pocas las ciudades que tienen disponibilidad completa de cuarta generación. La conectividad para la tecnología móvil e inteligente es reducida, un ciudadano puede tener un teléfono de quinta generación, pero tal vez no tiene la disponibilidad del servicio en la zona en la que vive, o puede que sí la haya pero falla la electricidad, así que tampoco se va a disfrutar del servicio. Datos de Conatel reflejan que gran parte del país está conectada en la tecnología GSM, que ha quedado atrás en el mundo.

 - ¿Cuál es el mensaje al ciudadano que ve cada día mermadas sus posibilidades no solo de acceder a Internet sino a sitios de información en la web?

- Que poder conectarse no es un lujo, que verificar datos o poder consultar el saldo bancario pasa por una acción fundamental de cualquier ciudadano en cualquier sociedad que lo lleva a comunicarse con su entorno personal como en el profesional, y en la medida que se limitan esas libertades se limita la posibilidad de que su voz sea escuchada, pero sobre todo que esté informado y que pueda tomar decisiones acertadas y pertinentes en cada coyuntura.

“Sin Internet o con censura en Internet, o con páginas bloqueadas, la posibilidad de acceder a ese flujo de contenidos es más restringido y es un contexto de mucha incertidumbre para tomar decisiones, desde qué voy a comprar en el mercado, a cómo me planifico este mes para sortear la hiperinflación, hasta qué decisiones tomo en una emergencia de salud, por ejemplo”, advirtió.