La Fundación Nacional e Internacional en Defensa del Ambiente (Funida) exalta el valor cultural e histórico del Aceite de 56 años que vigila el día a día guayanés desde lo más alto de Puerto Ordaz.

En conmemoración del Día Mundial del Ambiente, celebrado cada 5 de mayo desde 1974 cuando fue establecido por la Organización de las Naciones Unidas, la Fundación Nacional e Internacional en Defensa del Ambiente (Funida) exalta el valor cultural e histórico del Guardián de la Ciudad, un árbol de Aceite (Copaifera officinalis) de 56 años que vigila el día a día guayanés desde lo más alto de Puerto Ordaz.

   
Funida en el Día del Ambiente: “el imponente Guardián de la Ciudad es una herencia patrimonial vegetal que seguirá creciendo, dando oxígeno, belleza y protección” | Foto @oscarfmurillo

El ejemplar fue plantado en 1964 por la conservacionista Katy Phelps y Lady Olave Powell, jefa mundial de las Muchachas Guías y las Guías Scauts y esposa del fundador de los Boys Scouts, en una histórica visita a Ciudad Guayana. En mayo de 2016, en ocasión de celebrarse el Día Nacional del Árbol, este arbóreo representativo de la vegetación de la zona fue declarado Guardián de la Ciudad por su ubicación privilegiada en la cumbre de Puerto Ordaz desde donde parece vela por la urbe a la cual aporta sus múltiples beneficios.

A través de un comunicado, la fundación invitó a los habitantes de Ciudad Guayana a no perder la oportunidad de admirar este patrimonio natural que destaca por su belleza e imponente estructura. “A los ojos de quien transita por sus cercanías, resalta su tronco de color amarillo ocre a marrón y que sostiene una amplísima y tupida copa globosa de un verde claro y muy refrescante a la vista”.

Además, anunció que en los próximos días se comenzará a ver su blanquecina floración, seguida de abundantes frutos y de semillas negrísimas que caerán a sus pies, al borde de la placa alusiva al día en el que fue sembrado.

La Fundación Nacional e Internacional en Defensa del Ambiente, dirigida por la ingeniera Damaris Becerra, considera la plantación de este árbol de Aceite como una “muestra de amor por la naturaleza”, un ejemplo que opinan deben seguir los residentes de la ciudad para contribuir con la propagación de sus semillas y trasplantar otros aceites que engalanen el paisaje local.

“El imponente Guardián de la Ciudad es un herencia patrimonial vegetal que seguirá creciendo, dando oxígeno, belleza, protección. Es el despertar de una nueva conciencia ambiental para honrar a la naturaleza, que se acrecienta en tiempos de cambios climáticos y que bien podría declararse como Patrimonio Histórico Ornamental de Ciudad Guayana”, cita el texto difundido este 5 de mayo por Funida.

En defensa del ambiente

La Fundación Nacional e Internacional en Defensa del Ambiente nació como consecuencia de la evolución de un proceso de integración gremial que inició en el Colegio de Ingenieros de Puerto Ordaz y reunió a un grupo de interesados por la naturaleza, la educación ambiental y la preservación de los patrimonios naturales de Ciudad Guayana.

Funida está conformada por su presidenta Damaris Becerra, vicepresidenta Elizabet González; director de Finanzas, Sinai Guevara; director de Relaciones Públicas, Mariel Jaime Maza; director legal, Nelson Díaz; y sus colaboradores: Sol Guevara, Ana María Medina, entre otras personalidades nacionales e internacionales. 

 

 

La biodiversidad como tema central


La plantación del Aceite es visto como un hermoso recordatorio de la “muestra de amor por la naturaleza”


El Día Mundial del Medio Ambiente es la fecha más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas para fomentar la acción ambiental. Desde 1974, el 5 de junio se ha convertido en una plataforma global de alcance público que reúne a gobiernos, empresas, celebridades y ciudadanos en torno a un asunto ambiental apremiante.

En 2020 el tema es la biodiversidad –motivo de preocupación tanto urgente como existencial–. Eventos recientes, como los incendios forestales sin precedentes en Brasil, California y Australia, la invasión de langostas en el Cuerno de África y ahora la pandemia de COVID-19, demuestran la relación inextricable entre los humanos y las redes de la vida en las que vivimos.

La deforestación, la invasión de hábitats de vida silvestre, la agricultura intensiva y la aceleración del cambio climático han alterado el delicado equilibrio de la naturaleza. Se necesitarían los recursos de 1,6 planetas Tierra para satisfacer la demanda de los humanos cada año.

“Si continuamos en este camino, la pérdida de biodiversidad tendrá graves consecuencias para la humanidad, incluido el colapso de los sistemas alimentarios y de salud”, advierte Naciones Unidas.

 

 

 

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework