Trabajadores retomaron las protestas desde el 10 de junio para exigir el respeto de sus beneficios laborales. Sin embargo, ninguna autoridad ha respondido a sus exigencias.

Trabajadores de las empresas básicas de Guayana protestaron nuevamente este miércoles por las violaciones a sus derechos laborales y en exigencia de la reactivación de las estatales. Esta vez la manifestación fue en la redoma Salvador Guillermo Allende (Otilio), en San Félix. “Estamos viviendo la peor crisis salarial”, señaló Luis Villarroel, con 32 años de servicio en la Siderúrgica del Orinoco (Sidor).

Villarroel trabajaba en el área de decapado, en la que producen material semiterminado para la fabricación de urnas, bombonas y línea blanca. Un incendio paralizó sus operaciones en 2017 y no ha sido reactivada. Al igual que el área de decapado, la mayor parte de la siderúrgica está detenida.

   

Martínez instó al Gobierno nacional y regional a trabajar por la recuperación de las estatales | Fotos William Urdaneta

La ciudad industrial está en los peores años de su historia. Mantiene la producción de acero líquido en cero, mientras que la Planta de Pellas solo cuenta con la línea B operativa, los trabajadores carecen de dotación y transporte. “Nos da pena ver a nuestras esposas a la cara cuando no podemos cumplir con elementos esenciales como la alimentación”, manifestó Villarroel.

En la actualidad, 10 mil empleados están fuera de planta. Quienes tienen sus fichas desactivadas por el plan de contingencia cobran apenas 4 millones de bolívares mensuales, un monto que no cubre ni una décima parte de la canasta alimentaria que se posicionó en abril en alrededor de 46 millones de bolívares.

Villarroel solicitó que se reinvierta en las empresas de Guayana, que se respete la autonomía sindical para garantizar los derechos laborales y que se recuperen los salarios desmejorados desde 2018. “Nosotros necesitamos que nuestras empresas sean reactivadas”, manifestó José Martínez, dirigente sindical de Venezolana de Cementos.

La empresa en Guayana tiene una capacidad instalada de 36 mil toneladas, pero produce menos del 15% actualmente. De las 76 gandolas entre volquetas, bateas y cisternas que tenían para recibir y distribuir material tan solo cuentan con seis.

Martínez resaltó que es importante devolverle al trabajador el seguro médico, pues los hospitales no tienen condiciones para atenderlos y en las clínicas no son recibidos.

Empresas y trabajadores desatendidos

La realidad de Sidor y Venezolana de Cementos es muy parecida a la de todas las industrias en Guayana. Venalum trabaja a 5% de su capacidad instalada, mientras que Ferrominera Orinoco apenas alcanzó 10% de su capacidad en 2019. La escasez de transporte, la falta de dotación, los salarios insuficientes y la improductividad siguen siendo la realidad actual de las industrias que años atrás significaron una alternativa no petrolera para el desarrollo del país.

Aunque obreros viven atemorizados por las detenciones y amenazas que han hecho cuerpos de seguridad del Estado a dirigentes sindicales, los trabajadores de distintas corrientes sindicales y empresas siguen exigiendo en las calles ser atendidos por el Gobierno nacional.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework