Las investigaciones señalan que la pareja de venezolanos retenía los pasaportes y documentos de identidad de sus connacionales y los obligaba a vivir con ellos en la residencia.

TalCual

Este jueves las autoridades de Brasil detuvieron a un hombre y una mujer de nacionalidad venezolanas, por estar presuntamente vinculados a una red internacional de trata de personas.

Según lo señalado por la Policía brasileña, la pareja de sordomudos captaba en Venezuela a personas de su misma condición y bajo engaños las llevaban al país vecino, donde luego eran obligados a pedir dinero en las calles.

De acuerdo a lo reseñado por EFE, la pareja prometía a las víctimas la posibilidad de conseguir un empleo, y una vez en el lugar eran forzados a pedir limosnas. La pareja recaudaba cerca de 395 dólares semanalmente con la explotación de estas personas.

Los dos extranjeros fueron capturados este jueves en la residencia donde vivían, en un barrio en la zona norte de la capital brasileña.

En el lugar, la Policía encontró a una venezolana que había sido traída desde su país por la pareja y que vivía con ellos en la residencia, donde al menos otros cuatro extranjeros de la nación vecina también habitaban, aunque no estaban cuando llegaron las autoridades.

Varios pasaportes y documentos de identidad de las víctimas, así como cientos de folletos que los sordomudos distribuían en las calles para sensibilizar a la población y de esta forma obtener dinero, fueron hallados en el inmueble.

“Somos venezolanos y sufrimos graves problemas. Estoy enfermo y mi país pasa por una grave crisis. El hambre se extendió por todo el país, por lo que tuve que venir aquí. Tengo un hijo sordo y por mi necesidad especial estoy sin trabajo”, dice parte del mensaje impreso en los folletos, en los que además se sugieren donaciones hasta por unos 2,3 dólares.

Las investigaciones señalan que la pareja de venezolanos retenía los pasaportes y documentos de identidad de sus connacionales y los obligaba a vivir con ellos en la residencia.

A cambio de techo y comida, las víctimas eran obligadas a pedir dinero en las calles y solo podían regresar a la vivienda tras haber conseguido una cuota mínima diaria establecida por la pareja.

Según datos oficiales, al menos 264 mil venezolanos que huyeron de la crisis económica, social, política y humanitaria de su país han solicitado la regularización de su situación migratoria en Brasil. (Con información de EFE)