Redacción Correo del Caroní

Desde la partida de la marcha hasta el punto más álgido de la represión. Fue una jornada en la que la sociedad guayanesa se unió para exigir una democracia que hace tiempo no siente.

El Presidente de la República, Nicolás Maduro, fue sentenciado en la tradicional quema de Judas, durante el Domingo de Resurrección, por violar la Constitución y socavar las bases de la democracia venezolana, al tiempo que lo hacen responsable directo de la crisis social y económica y el secuestro del derecho al voto.

Había un punto de salida y uno de llegada, pero la movilización tomó más calles de Ciudad Guayana.

La política logró su tarea y frenó las pretensiones golpistas del Gobierno venezolano de desconocer la Asamblea Nacional y, por ende, el voto del 6 de diciembre de 2015: a medianoche, el gabinete ejecutivo leyó un documento en el que recomendaba al Tribunal Supremo de Justicia revisar las sentencias que echaban a un lado al Parlamento. Se trata de un recule inédito en la historia venezolana y un resquicio que se abre para una nueva etapa de solución de la crisis política por vías políticas, institucionales y constitucionales: una urgencia de país.

¿A qué hora se enteró Maduro de las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia? El Jefe de Estado alegó esta tarde desconocer el contenido de la decisiones del Poder Judicial. Reiteró sin embargo que él acata sus fallos. Lejos de rechazar que hubo una ruptura del hilo constitucional, reiteró: “En Venezuela hay plena vigencia de la democracia y de los derechos humanos”, y convocó para esta noche un Consejo de Seguridad Nacional para resolver el impasse entre el TSJ y el Ministerio Público.

Correo del Caroní presenta su balance general tras cumplirse el primer aniversario de un hecho que conmocionó la opinión pública nacional.

Allegados y amigos de las víctimas de la violencia en Sifontes se reunieron este sábado en el cementerio de Tumeremo para cantar y orar ante las tumbas de quienes cayeron por las balas de la violencia minera.

Las lágrimas que llenaron de dolor al pueblo de Tumeremo hoy siguen brotando del rostro de su gente. Un año después de la masacre de 17 mineros en la mina Atenas, la capital del municipio Sifontes sigue recordando con dolor aquel acto dantesco encubierto por un Estado cómplice de la violencia y la explotación ilegal de los recursos naturales. Un Estado que trata de eludir su responsabilidad en estos hechos tratando de enterrar la memoria con su política de olvido, su silencio, su desatención a las víctimas y alimentando la impunidad que sigue reinando en un pueblo arrodillado por el pranato minero.

Esta es la solicitud que ha hecho este medio sobre las constantes fallas y deficiente servicio de internet en Ciudad Guayana.

El diputado Ángel Medina Devis conversó con el equipo de Público y Confidencial Radio en la edición del viernes 10 de febrero.

Página 1 de 4

A las 7:00 de la noche, familiares esperaban reunirse con la comisión de la FAN y el Cicpc que la tarde de este domingo sobrevolar...

Extraoficialmente se supo que hubo una balacera la madrugada de este sábado en el fundo Atenas, en Tumeremo. El hallazgo de una ex...

Juan Cohello, padre de Ángel Trejo, uno de los desaparecidos en Tumeremo, relató el hecho en el que, según un testigo, este último...

El diputado por el estado Bolívar aseveró que “si los muchachos aparecen vivos pediré perdón públicamente y me retractaré. De lo c...

El Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (Sibci) reprodujo la política de silencio y falta de transparencia en los org...

En el tercer día de protesta tampoco hubo noticias sobre las personas desaparecidas en la bulla Miamo, en las ...