Marcos David Valverde

Marcos David Valverde

Primero les dijeron que no cobrarían los 8 millones 400 mil bolívares que debían pagarles sino, solamente, 2 millones. Después, que se los pagarían con billetes de 500 (que ya dejaron de ser aceptados en muchos comercios). Y, finalmente, que no habría para pagarles a todos. Fue por eso que grupos de pensionados cerraron varias vías de Alta Vista durante la mañana y el mediodía de este miércoles: es el drama mensual que deben enfrentar cuando, sometidos a condiciones infrahumanas (calor, lluvia, incomodidades), reciben un pago que no les alcanza ni para comer.

Funcionarios de la PEB hirieron a Evelio José Rodríguez Robles, de 13 años, en el costado izquierdo durante una manifestación por gas y agua en la avenida Cisneros, en San Félix. Los vecinos de 4 de Febrero, Alfa y Omega y La Unión, al enterarse de que había muerto camino al hospital, quemaron una moto y un módulo de la Policía.

Durante un procedimiento, en el que no hubo heridos ni fallecidos en los organismos de seguridad, los funcionarios golpearon, patearon y rompieron la cámara del reportero gráfico Wuilmer Barrero, del diario Primicia, quien estuvo detenido durante varias horas en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) por cumplir con su trabajo: informar. Las minutas del organismo de investigación hablaron del hecho como un “enfrentamiento”, término oficial con el que están maquilladas con eufemismo las ejecuciones extrajudiciales.

Un sector de Puerto Ordaz, en Bolívar, ha visto este año tres decapitaciones de cerca y, luego, las masacres por parte de organismos de seguridad de los responsables: es un ciclo de violencia que retrata la realidad de una ciudad que, por estadísticas, se convirtió en la novena más violenta del mundo en 2017. Sus vecinos, mientras tanto, se empecinan en bautizar cada calle y cada esquina con un nombre bíblico para, al menos, sentirse protegidos en vista de la pérdida de legitimidad que, en frente de ellos, tienen las autoridades policiales y militares.

Los resultados del fraude electoral del domingo en Bolívar dejaron entrever, más allá de favoritismos ideológicos, el estado de necesidad provocado por el descalabro económico que inició Hugo Chávez y que continuó, con particular énfasis, Nicolás Maduro: la gente votó por quien más le dio en esta campaña. 

Desde el martes, un grupo protesta en Guasipati (municipio Roscio) para visibilizar los asesinatos de 20 personas. Apuntan, además, que hay una organización responsable: el Ejército de Liberación Nacional.

Al músico bolivarense, fundador del Festival Internacional de Guitarra de Angostura (FIGA) lo mataron el domingo en la noche en frente de la casa de su mamá para robarle el carro, en Ciudad Bolívar. Mientras sus colegas condenaron el hecho como un “vil asesinato”, algunos voceros gubernamentales matizaron el crimen con eufemismos. El más notorio fue el del ministro de Cultura, Ernesto Villegas, quien lamentó la “absurda partida” del guitarrista. Es la historia de una vida de aportes que truncó la delincuencia, una pérdida de la sociedad musical que reconstruye Monitor de Víctimas.

A Víctor Manuel, de 18 años, lo encontraron decapitado. Su cabeza estaba incrustada entre las rejas de una casa de la invasión La bendición de Dios, ubicada en Ciudad Guayana, la novena urbe más violenta del mundo. Este relato es el primero del capítulo Bolívar de Monitor de Víctimas, un proyecto para sensibilizar acerca de la violencia que ha favorecido la inacción de un Estado cómplice.

Daniela Menescal, venezolana de 17 años residente en Estados Unidos, sobrevivió al tiroteo en la escuela secundaria de Parkland, en Florida, hace un mes. Amén del debate generado sobre el uso de armas, ella enfoca su atención en uno de los orígenes de esta tragedia: el acoso escolar. Compartimos su relato, más allá de tratarse de una venezolana, por el hecho de que la violencia, allá, acá y en cualquier lugar del mundo, puede tener muros de contención con la solidez familiar y la debida atención institucional: es, sin dudas, un problema sin fronteras.

¿Votar o no? Ya con el panorama de las candidaturas más definido, aunque con la sombra de la incertidumbre de un proceso marcado por la arbitrariedad y la ausencia de garantías, muchos guayaneses opinan que sí: que no hay otra forma de lograr un cambio que votando. Sus razonamientos los exponen sin desparpajos y, sobre todo, desde el padecimiento de una crisis como nunca se había visto en Venezuela.

Página 1 de 95

Después de paralizarse por 48 horas, los maestros lograron que el gobernador se sentara con ellos este jueves en la mañana, y disc...

Sutrapuval entregó una solicitud de aumento del bono de alimentación por falta de comedores a Bs. 500 mil diarios, pero no ha reci...

Los trabajadores aprovecharon la ocasión para solicitarle al presidente de Sidor la reactivación del centro de equinoterapia, impo...

En todas las industrias, el ajuste del salario 16,5% por encima del ingreso mínimo nacional no genera diferencias notables en el p...