¿Habrá justicia en la nueva masacre que estremeció el estado Bolívar durante el inicio del Carnaval? Liliana Ortega, presidenta de Cofavic, no se aventura a sentenciarlo aún: opta en todo caso por el beneficio de la duda para el Estado. Lo que sí asevera es que ese mismo Estado abonó un terreno de violencia y de impunidad para que ese tipo de hechos sean ya frecuentes.

Trascendió que en el operativo se incautaron cuatro FAL, un fusil R-15, dos granadas, siete pistolas, tres revólveres y una escopeta. Todos los cadáveres presentan heridas por armas de fuego y aún no están identificados. Se trata de una nueva matanza que tiene su origen en la anarquía minera al sur del estado Bolívar por el control de los yacimientos, que hoy son reclamados por el Estado para el desarrollo del Arco Minero del Orinoco.

Cuatro de los 12 fallecidos fueron identificados. Uno de ellos era solicitado desde noviembre de 2016 por homicidio. Aún hay ocho cadáveres que no han sido reconocidos luego de esta masacre que, según el diputado Américo De Grazia, ha desatado protestas de las familias porque niegan la tesis oficial del enfrentamiento. Mientras tanto, hay mutismo por parte del Gobierno y ningún interés del Ministerio Público por investigar este derramamiento de sangre vinculado a la extracción ilegal de oro.

Las últimas intervenciones militares se registraron el fin de semana en El Manteco (municipio Piar) y cerca de Tumeremo (municipio Sifontes), con 10 y 11 civiles fallecidos respectivamente. 47 personas han muerto a causa de estos opacos operativos castrenses que apuntan a allanar el camino para la ejecución del Arco Minero del Orinoco, promovido por el régimen de Maduro, y borrar evidencias de conexiones gubernamentales con bandas criminales.

La acción fue realizada por la Guardia Nacional y el Ejército, tras numerosos hechos violentos en la zona y el derrumbe de parte de la mina la semana pasada, hecho que causó la muerte de un trabajador artesanal y dejó dos heridos.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), subdelegación Ciudad Bolívar, capturaron a Carlos Javier Miranda, de 25 años, en la Urbanización Cayaurima, sector Las Casitas de Marhuanta, en Ciudad Bolívar.

La primera tranca del año en la carretera Troncal 10, único acceso terrestre entre el sur de Bolívar y el estado, ocurrió este martes. Familiares de quienes trabajan en una mina de El Callao pedían una fe de vida de sus parientes tras un operativo militar en la mañana en el sector Nacupay. Esta vía fue escenario constante de protestas en 2016; la última del año pasado fue a raíz del anuncio de la eliminación del billete de 100.

Entre los breves policiales destaca la captura de dos soldados del Ejército fueron y un siniestro vial en la avenida Angosturita.

Efectivos militares llegaron sorpresivamente en la madrugada del jueves para levantar la tranca de la Troncal 10. Mientras tanto, los mineros siguen desaparecidos desde el viernes.

Hasta ahora han sido cuatro operativos los que realizó el Ejército en conjunto con la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el marco de la Operación de Liberación del Pueblo (OLP). Aproximadamente 15 hechos violentos ocurrieron durante en el año en las minas del estado Bolívar.

Página 1 de 3

Los centros de coordinación policial Cachamay, 11 de Abril y Roscio han sido atacadas con armas de fuego y granadas en apenas cuat...

En otro caso en el que convergen el hacinamiento carcelario, la permanencia de reos en centros de detención preventiva y descontro...

Allanamientos violentos y sin órdenes judiciales suceden en la entidad desde 2017, efectuados por los oficiales. Los vecinos han d...

A Víctor Manuel, de 18 años, lo encontraron decapitado. Su cabeza estaba incrustada entre las rejas de una casa de la invasión La ...

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, estuvo en un foro de la Escuela de Derecho de la...