Jueves, 05 Mayo 2016 00:00

Masacran a un hombre, a su hijo y a dos sobrinos en la vía a El Pao

 
Valora este artículo
(4 votos)
Las víctimas dormían cuando fueron asesinados Las víctimas dormían cuando fueron asesinados Foto cortesía

Un grupo encapuchado llegó a la vivienda en el sector Colinas del 17 y mataron a tres adolescentes y a un hombre de 41 años. La familia cree que el crimen ocurrió por malas amistades. La emboscada inició en una residencia del asentamiento campesino, donde la familia tiene varias casas. En la primera estaban Jefferson José Cedeño Cuima, de 14 años, junto a su hermano, William José Cedeño Cumiaca, de 17. Se suponía que estarían dos parientes más, pero el martes no fueron a dormir a la vivienda.

     
  Hace un mes, en Ciudad Bolívar ocurrió un cuádruple homicidio: dos hombres y mujeres fueron baleados en la invasión Orinoqueña, en la vía al puente Angostura.  
     

No fue fácil ni para los funcionarios de la Policía del estado Bolívar (PEB), ni para el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) llegar al sitio. Sabían que en el lugar habían fallecido tres personas, mientras que un cuarto fue llevado hasta el Hospital Dr. Raúl Leoni, en San Félix.

Se trata del segundo cuádruple homicidio en menos de un mes

A pesar de que el crimen ocurrió aproximadamente a las 4:00 de la mañana, horas después aún hubo confusión entre los familiares y vecinos de las víctimas. Según testigos fue un grupo comando el que llegó al sector Colinas del 17, cerca del kilómetro 17 en la vía a El Pao, en San Félix. Estaban armados y encapuchados.

Los hombres decían ser PTJ. La mamá de uno de los fallecidos comentó que quizás se trataba de las malas juntas de su hijo.

La emboscada inició en una casa del asentamiento campesino, donde la familia tiene varias casas. En la primera estaban Jefferson José Cedeño Cuima, de 14 años, junto a su hermano, William José Cedeño Cumiaca, de 17. Se suponía que estarían dos parientes más, pero el martes no fueron a dormir a la vivienda.

Cuatro encapuchados los sometieron y le pidieron al adolescente de 14 años que los condujera hasta la otra residencia -a menos de 500 metros-. Antes de moverse le dispararon a William José en la cabeza.

Huida a pie 

Antes de llegar a la otra casa, ocupada por el tío de los menores de edad, uno de los delincuentes subió su arma y le disparó varias veces a Jefferson José hasta dejarlo sin vida.

La pareja de Henry Armando Toledo, de 46 años, tío de los jóvenes, aseguró que primero les tocaron la puerta, identificándose como funcionarios de la PTJ. Estaban dormidos. Cuando Henry intentó levantarse de la cama para saber qué sucedía le dispararon en la frente y luego otras cinco veces más en la cara.

Según los testigos, mientras ejecutaban a sus víctimas los malhechores decían “no están aquí, estos no son”. Tras dispararle a Henry entraron en otra habitación, la de su hijo, Yondry Daniel Toledo Subero, de 17 años.

     
 

barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Dos de las víctimas del triple homicidio en San Félix eran hermanos

barra 4naranja220

Matan a tres jóvenes con arma que recién habían vendido

barra 4naranja220

Muertes violentas repuntaron cinco veces desde 1998

 
     

Lo arrodillaron y le ordenaron colocarse las manos en la nuca, luego le pidieron que se acostara, mientras hacía el movimiento para bajar, le dieron un tiro en la cabeza.

Malas amistades 

Huyeron a pie, salir del lugar es difícil ya que el camino es boscoso, y dificulta el ingreso de vehículos. A William fue al único que trasladaron hasta el Hospital Dr. Raúl Leoni, lo montaron en una carretilla y al llegar a la avenida contrataron un vehículo para llevarlo al centro hospitalario, donde falleció minutos después.

Henry Armando Toledo tenía 11 años viviendo en la zona rural. Se desempeñaba como agricultor  y tanto su hijo como sobrinos eran estudiantes.

Los funcionarios del Cicpc tardaron aproximadamente 30 minutos para llegar a la vivienda donde ocurrió el asesinato. Tuvieron que caminar hasta el lugar.

Entre lágrimas, la madre del agricultor aseguró que “mi hijo no era malandro, pero tenía amigos delincuentes que venían a esconderse aquí luego de que cometían sus marramucias. Esto pasó por causa de esas amistades, al no encontrar a los tipos que buscaban me los mataron”.

     

Mientras los funcionarios custodiaban la primera escena del crimen, fueron notificados a eso de las 10:00 de la mañana, que había un joven tiroteado a pocos metros de donde estaba la comisión, cerca del registro civil.

No se descarta que esta quinta víctima guarde relación con el homicidio cuádruple. El joven no contaba con documentos de identidad y los vecinos del sector no lo reconocieron

 
     
Visto 5394 veces Modificado por última vez en Jueves, 05 Mayo 2016 17:38

Padres y abogados en el caso del estudiante de la UCAB Guayana asesinado el 21 de octubre ofrecieron detalles sobre las trabas en ...

Una escueta minuta fue la única información oficial acerca de un enfrentamiento entre grupos armados y uniformados en Valle Verde,...

Denuncian irrupciones violentas a sus hogares, sin orden judicial alguna, para robar efectivo, oro y demás bienes personales. ...

El Tribunal 2º de Control ordenó la cárcel de La Pica como centro de reclusión para Oswaldo Ojeda, uno de los cinco implicados en ...

Alberto Echegaray se presentó a declarar ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) la noche...