Hasta ahora ninguna autoridad se ha pronunciado por el asesinato de siete personas en una parada de autobús en San Félix.

Siete asesinados, tres heridos y ningún pronunciamiento oficial sobre los hechos ocurridos la mañana del 21 de julio en la parada El Mirador, en el sector La Gallina, en San Félix, cuando sujetos con armas largas descendieron de dos vehículos y dispararon contra los presentes.

Hasta ahora no hay ningún detenido por el crimen, pero las autoridades estarían tras la búsqueda de alias Zacarías, cabecilla de una banda del sector El Perú, en El Callao, por ser el presunto autor intelectual de este hecho sobre el que se manejan dos hipótesis.

La primera tiene que ver con la disputa entre los grupos irregulares armados por el control de los mercados informales en Ciudad Guayana, donde se ha hecho costumbre el cobro de vacunas a comerciantes y sometiéndolos a su propia ley. La otra sería una presunta venganza por el asesinato del hermano de Zacarías, donde la persona a la que presuntamente iba dirigido el ataque, logró escapar.

Además del crimen, en la que fueron asesinadas personas que no guardaban relación con bandas armadas, está el hecho de que los autores materiales portaban armas largas, las cuales solo deberían poseer los componentes de la Fuerza Armada Nacional. No obstante, se trata de unas irregularidades que desde hace varios años han venido denunciando el diputado Américo De Grazia y el dirigente Andrés Velásquez, sobre al sur del estado Bolívar.

“La matanza en San Félix es parte de las masacres que se han venido dando en el estado Bolívar, no es un hecho aislado. Esto confirma que Bolívar está en manos de grupos irregulares, no existe Estado. Lo grave es que este tipo de violencia ya no solo ocurre en zonas mineras, sino que se han trasladado grave y peligrosamente a grandes centros poblados, como San Félix”, advirtió el dirigente de La Causa R Andrés Velásquez.

Denunció que estos hechos forman parte de una “alianza criminal entre factores de poder del régimen usurpador y grupos irregulares, como el ELN, las FARC, contrabandistas, la presencia del cártel de Sinaloa al sur del estado, es una combinación letal”.

El secretario de organización de Primero Justicia en Bolívar, Dick Souki, calificó el suceso como una película del lejano oeste, donde individuos simplemente llegan disparando sin mirar a quién. Pero otra causa que ha considerado alarmante, o más bien repudiable, es que no haya pronunciamiento de ninguna autoridad.

“En otro país ya se hubiesen pronunciado las fuerzas de seguridad, pero acá hasta ahora no ha habido ningún tipo de pronunciamiento ni de Cicpc, ni del gobernador o el alcalde, nadie asume su responsabilidad”, criticó Souki.

Las víctimas de lo que hoy se conoce como la masacre de San Félix fueron identificadas como Miguel Ángel Astudillo, de 32 años; Nelson José Chacón, de 20 años; Régulo Pastor, de 81, y Yennifer Vallenilla Centeno, de 17, quienes fallecieron en el sitio; mientras que Francis Gustavo Rivas, de 53 años -antecedente por droga y hurto-, Santa Pumiaca, de 45 años, y Lismar del Carmen Díaz Bonilla, de 27, murieron tras ser trasladados a la Clínica Humana.

Esta última era madre de Diego Alfonso Díaz Rengifo, de 1 año, quien fue herido en su pierna derecha. También resultaron lesionados Carlos Eduardo Mota Tovar, de 34 años, y Luis Alfredo Capari Alcalá, de 25.

Entre las evidencias recolectadas por Cicpc están: 11 conchas de fusil, calibre 7,62x39mm; 18 conchas calibre 9 mm; cinco proyectiles y tres blindajes.