El gremio médico se reunió para pronunciarse y decidir próximas acciones por la situación de tres de sus colegas imputados de homicidio intencional, tras la muerte de una paciente.

Tres médicos de Puerto Ordaz fueron apresados, luego de ser acusados por mala praxis. El anestesiólogo Mauricio Pérez y los obstetras María Gabriela Hurtado y Albán de Jesús Doré Mejías fueron imputados por homicidio intencional, agavillamiento y violencia obstétrica.

En la mañana de este martes, el gremio médico se reunió en una asamblea extraordinaria para pronunciarse por el caso, cuya medida calificaron de injusta, al alegar la crisis que enfrenta desde los últimos cuatro o cinco años el sector salud en Venezuela.

“Ninguno de los médicos queremos que se nos muera un paciente, a esa situación se sumó la situación hospitalaria. Cuando ocurre una complicación, al médico se le acusa de mala praxis y no al Estado que es el responsable de que tenga que haber dotación de insumos en hospitales”, destacó Hugo Lezama, presidente del Colegio de Médicos del estado Bolívar.

Reiteró que “en el ejercicio profesional el médico siempre estará el riesgo de que ocurran estas cosas con los pacientes. Hay una mala interpretación, hubo una paciente que se complicó, los médicos lamentablemente no pudieron hacer nada, el mayor fracaso de un médico es que se nos muera un paciente”.

“No tenemos antibiótico, a veces ni un algodón, yelcos ni jeringas. Estamos trabajando con las uñas y nos exponemos a que esta situación se repita. No es culpa de nosotros, sino la situación país”, insistió Lezama.

Por su parte, María Amaral de Doré, médico pediatra y esposa de Albán Doré, uno de los apresados, relató que su cónyuge acudió el jueves a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), atendiendo a una citación de la institución para declarar. Sin embargo, no se especificó si era como testigo o como imputado. Horas más tarde, le dijeron que quedaría detenido.

“Los familiares, dentro del mismo dolor que están pasando, no lograron entender la situación y se sienten impotentes como se sintieron todos estos médicos porque eran cosas que sobrepasan nuestras manos. Espero que esto les haya traído paz a la fallecida y sus familiares, entendemos su situación, esperemos que estén de acuerdo con lo que se hizo”, manifestó la esposa de Doré.

Agregó que así como dijo entender la situación de los parientes de la fallecida, señaló que apelarán a la decisión que igualmente consideró injusta.

“Fueron cosas que se salieron de nuestras manos, es como cuando tienes una niño deshidratado y no tienes un yelco o solución para ponerle, lamentablemente les tocó a estos tres doctores, para que la población entienda la situación por la que está pasando el país. No queremos que a partir de ahora, cualquiera, por maldad y no por dolo, haga denuncias injustificadas”, acotó.

El caso por el que fueron imputados los tres médicos es por la muerte de María de los Ángeles Gutiérrez, quien fue sometida a una cesárea el 21 de marzo. La operación se complicó y murió por una hemorragia.

Template by JoomlaShine