El director del Cicpc, Douglas Rico, aclaró que en el caso de Ángela Aguirre, de haberse ingerido bebidas alcohólicas, no fue en gran cantidad para que pruebas dieran positivo.

No hubo mayores detalles en la rueda de prensa ofrecida este viernes por el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, sobre el caso de Ángela Aguirre. Quien en sus redes sociales se ha referido a lo sucedido como un homicidio, luego de hallarse el cuerpo de la joven de 16 años, ahora no niega ni confirma el asesinato, pese a que los elementos que hasta ahora han arrojado las investigaciones, y prefiere hablar de presunto homicidio o una muerte por hechos violentos.

Algunos detalles fueron aclarados y dos elementos nuevos que no se habían mencionado antes. Primero, tanto a la víctima como a las siete personas detenidas por su caso, se les practicaron exámenes toxicológicos.

El comisario afirmó que los resultados indicaron que no hubo consumo de sustancias ilícitas, al menos de estupefacientes. En este sentido, aclaró que si hubo ingesta de bebida alcohólica, la cantidad no fue suficiente para que luego de dos días las pruebas dieran positivo, debido a la volatilidad del alcohol.

El segundo detalle que mencionó el director del Cicpc en rueda de prensa fue que el jueves, al revisar las publicaciones de Ángela, se detectó que había una segunda embarcación además de “La Kaki”.

Esta otra lancha lleva por nombre “Escape”, y fue sometida a experticias de interés criminalístico. De momento no hay nuevos detenidos ni adelantó si allí fueron encontrados otros elementos que permitan aclarar cómo ocurrieron los hechos.

Los hechos

Reiteró que la desaparición de Ángela Aguirre fue la noche del sábado 23 de marzo, cuando junto a otras siete personas zarpó desde la marina del Club Italo en Puerto Ordaz hasta la isla La Terecaya, en aguas del río Caroní.

“Durante su desaparición, las personas que la acompañaban dan un primer aviso a las 2:00 de la mañana, cuando llegan al puerto del Club Italo. Pretendían sustraer la lancha, pero la gente de seguridad no lo permitió”, indicó.

El cuerpo de la adolescente fue hallado flotando en aguas del balneario El Rey, en el sector Santa Rosa de Puerto Ordaz, la mañana del martes 26 de marzo.

“La doctora que practica la autopsia detecta algunas lesiones que presentaba el cadáver, y nos hace presumir que estemos en presencia de un homicidio”, agregó.

Ante las inconsistencias de los hechos, debido a los versiones que ofrecieron, fueron apresadas las siete personas que estuvieron con ella: José Cedeño, de 18 años; José Zorrilla, de 44 años: Glauder Zorrilla, de 19 años; Orlando Salazar, de 35; Joselyn Barreto, de 18; Dayana Nicieza, de 28, y Wilmer Díaz, de 30 años. La audiencia de presentación fue diferida para el lunes 1 de abril.

Sobre las lesiones en el cuerpo de Ángela, explicó que “el proceso de experticia y autopsia pueden determinar cuándo las lesiones son causadas por una persona u objeto contundente, no hay coincidencia. De acuerdo con las experticias realizadas, presenta lesiones hechas por una persona”.

Asimismo, afirmó que la muerte fue por asfixia mecánica por inmersión, ahogamiento. “Cuando la persona fallece y luego es lanzada al río, no hay agua en sus pulmones, ella tenía agua en sus pulmones”.

Desde el jueves arribaron a Ciudad Guayana una comisión especial de la División de Homicidios del Cicpc, comandada por Douglas Rico, así como una comisión técnico científica del Ministerio Público, ambas de Caracas, para investigar lo ocurrido con la joven.

Aunque hay siete apresados por el caso, aún no se han determinado las responsabilidades individuales. Las averiguaciones -insistió Rico- determinarán la culpabilidad o inculpabilidad de algunos de ellos.

En redes sociales se han mantenido la presión para que se esclarezca lo sucedido con Ángela Aguirre y se haga justicia. Incluso, por el contexto de su asesinato, se ha calificado su muerte como un femicidio.