Domingo, 14 Julio 2013 00:00

La versión de los extorsionados por “El Tiburón” de la DIM

 
Valora este artículo
(2 votos)

Las “víctimas” aseguran que accedieron a hacer favores, depositar transferencias, mandar cajas de dinero con emisarios, entre otros, por la “fuerte influencia” que tenía el coronel de la DIM en el Ministerio Público y el Gobierno.

¿Por qué accedieron a pagar y a colaborar con la extorsión clientes, gerentes y el ex presidente de Ferrominera Orinoco?

A continuación reproducimos la versión de cada uno de los entrevistados por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) entre el del 5 al 8 de mayo en la ciudad de Caracas.

Los empresarios y gerentes fueron convocados en calidad de “víctimas” y “testigos” del soborno que el coronel de la organización, Juan Álvarez Dionisi, ejecutó entre el 2011 y mayo de 2103 en Ciudad Guayana.

Los citados a atestiguar son representantes de Commodities and Minerals Enterprise (CME), Muszam Investment, Corinsur, así como el empresario Yamal Mustafá y un grupo de gerentes y escoltas del ex presidente de Ferrominera Orinoco, Radwan Sabbagh.

Por una llamada
Todo comenzó a través de llamadas telefónicas y uno de los primeros en ser contactado fue el empresario Yamal Mustafá, a pocos días de que se diera conocer el caso de la “mafia de las cabillas” en junio de 2011.

De acuerdo con su versión, anexada en el expediente de Álvarez Dionisi, el coronel ejerció presión amenazándolo con involucrarlo en la investigación en contra del ex gerente de Comercialización de Sidor, Luis Salvador Velásquez.

“Me increpó diciéndome que por yo ser amigo del gobernador Rangel, estoy señalado en un organigrama que me mostró donde aparecía además de otras personas mi nombre”.

A cambio de no involucrarlo, “El Tiburón” le pidió un millón de dólares. Aunque no aceptó pagarlo, “quedó la amenaza de que en cualquier momento me involucraba en este caso o en cualquier otro, ya que soy un empresario conocido en la región”.

Según Mustafá, el caso de las cabillas tomó mucha relevancia “en vista de que los medios de comunicación de la región, afectos a la oposición, pretendieron involucrar al ciudadano gobernador del estado Bolívar y su familia, el cual evidentemente no estaba involucrado en el escándalo que produjo la investigación”.

Posteriormente, Álvarez amenazaba al empresario con involucrar a su sobrino Manuel Mustafá, quien tiene varias empresas vinculadas con Ferrominera, con una averiguación que llevaba acerca de la “mafia del hierro”.

Por esa razón se dio una reunión en Puerto La Cruz, la misma que relata Radwan Sabbagh en su testimonio, y posteriormente otras en Ciudad Guayana -en la casa de Mustafá- donde el coronel les pide 20 millones de dólares para no generar “un escándalo” similar al de las cabillas.

De acuerdo con Mustafá, Sabbagh dijo poder conseguir el dinero a través de las empresas CME y Duferco. “Le manifesté mi conformidad con el único propósito de solventar el problema con Manuel Mustafá”.

Fue así como suministró una cuenta en Curazao a nombre de Logistic Trading and Services LTD para que los clientes hicieran sus depósitos y posteriormente él hiciera las transferencias al destino indicado por el coronel.

De acuerdo al testimonio de Yamal, de sus cuentas se hicieron 12 transferencias en dólares a Nueva York, Canadá y Florida, así como 27 operaciones en bolívares entre transferencias y dinero en efectivo que Álvarez mandaba a buscar.

En total, el monto que movilizó el empresario a través de sus cuentas fue de US$ 4.405.173 y Bs. 2.554.564.

Sembrar pruebas
El sobrino de Yamal, Manuel Mustafá, cuenta que en ningún momento accedió a pagar, alegando que sus contratos eran legales y su participación en el organigrama -con el que amenazaba el coronel- era pequeña en comparación con el resto.

Manuel - de 27 años- dice que Álvarez intentó extorsionar a su tío después del caso de las cabillas, “tratando de sembrarle evidencias para hacer que mi tío cediera e involucrar al gobernador del estado Bolívar Francisco Rangel Gómez, en el caso de la mafia de la cabilla muy sonado a nivel nacional”.

De acuerdo con el propietario de Muszam Investment, MM Conserva, Compactados Venezolanos y Mettal and Alloyd y Gremaca, entre otras, su tío no cedió al “terrorismo psicológico”. El coronel de la DIM les extorsionaba diciéndole que sus empresas estaban involucradas en exportaciones no declaradas, lo cual para Manuel era “imposible”.

“En los meses subsiguientes siempre escuchaba las preocupaciones de mi tío (Yamal Mustafá) debido al ensañamiento que tenía Álvarez para con sus relacionados, es decir, la familia del gobernador (…) Lo que yo entendía era que Álvarez quería sacarme plata; en cuanto a mi tío no sé si le daba plata al Tiburón pero si sé que le pedía favores”.

Según Manuel, su familia vivía angustiada y en zozobra “por la fama de gran poder que manejaba Álvarez con la parte militar y el Ministerio Público”.

El coronel y el empresario se vieron sólo una vez, según Manuel, en un evento del diario Primicia que celebraba su tío en Caracas.

Acoso continuo
Por ese mismo “terrorismo” el representante de la empresa Corinsur, Douglas Flores, accedió a pagar 1 dólar por tonelada de mineral despachado por Ferrominera Orinoco.

La aspiración de Álvarez era conseguir 5 dólares por tonelada, pero Flores no aceptó porque -según el empresario- no había ninguna irregularidad en su contrato.

“Me dijeron que el hecho por el cual fui citado es porque estaba involucrado en ilícito cambiario; me sacaron dos transferencias de mi correo electrónico que yo había hecho y me dijeron que iba a ir preso por ese ilícito. Yo le dije que a mí Sitme ni Cadivi me daban dólares y que esos dólares eran producto de la venta de hierro en Asia”.

Según Flores, el coronel insistía diciéndole, “te meto preso y después averiguo, es mejor defenderse afuera que defenderse preso. Esto me dio mucho nervio viendo ya cómo había metido preso a Luis Velásquez (…) dije yo, qué será de mí que no tengo ese poder”.

Fue así como accedió a pagar. Flores ofreció Bs. 500 mil, la contraoferta del coronel fue de 1 millón de bolívares pero el empresario sólo canceló Bs. 800, lo que -según él- podía pagar. El dinero viajó en una caja saliendo del Aeropuerto Manuel Carlos Piar en Puerto Ordaz.

Después del pago, “El Tiburón” le ofreció al empresario incrementar los despachos a cambio de cinco dólares por tonelada. “Le dije que era imposible, ya que yo me ganaba de tres a cuatro dólares por tonelada y tenía que darle a Gregory García y Eliécer Delgado, quienes son mis socios”.

“Acepté porque me vi fuertemente presionado por su hostigamiento, fui víctima de su extorsión”, afirmó a la DIM. Por esa “presión” -entre ellas una supuesta amenaza de muerte- pagó adicional 400 mil dólares y 100 mil bolívares en equipos de computación.

Según el testimonio de Flores, por influencia del coronel crearon una empresa en Panamá -con un socio colocado por él- para crear “otro frente” en Ferrominera. Aunque la compañía se registró nunca se legalizó.

Peor que la enfermedad
En cuanto a la participación de Commodities and Minerals Enterprise (CME), el consultor jurídico Gustavo Blanco aseguró al organismo militar que su relación con Álvarez se limitó a explicarle -una y otra vez- la legalidad de los contratos con la transnacional y por qué no aplicaba una licitación para los contratos de compra y venta de mineral de hierro.

Blanco dijo haber contactado con el coronel a través de Yamal Mustafá. “Me dediqué a buscar toda la información que consideré que pudiera ser relevante para esa supuesta investigación; al cabo de dos o tres semanas aproximadamente recibí una llamada de Mustafá quien me convocó a una reunión”, señaló.

Según el abogado, en esa reunión, no creía posible que se produjera un pago porque “nuestro contrato estaba completamente apegado a la legalidad y que, en todo caso, lo iba a plantear”.

Siendo así, le sugirió a Sabbagh conversar directamente con Tyrone Serrao, el presidente de CME.

Para Blanco, “eso de aceptar pagar para evitar una investigación era como apagar un incendio con gasolina, y que de no ponérsele un parado a eso no sabríamos para quién estábamos trabajando, pues la utilidad generada en los contratos se iban a ir por esos desaguaderos”.

Pese a que el consultor afirma que, según su conocimiento, Serrao nunca sostuvo reunión con el coronel ni canceló alguna extorsión, en el testimonio de Sabbagh este asegura que CME ayudó a cancelar los 20 millones de dólares solicitados por el coronel abonando 10 millones de dólares fraccionados en el 2012.

Los entrevistados

• Jorge Cañas. Gerente general de Comercialización y Ventas en Ferrominera Orinoco desde el 22 de noviembre de 2012. Dice haber detectado irregularidades en los contratos como, por ejemplo, precios muy bajos del mineral comprometido a empresas como Viherca y asegura que Manuel Mustafá no consultaba la carga de barcos.

• Juan Aníbal Vásquez. Gerente general de Comercialización y Ventas de Ferrominera Orinoco entre enero de 2009 y finales de 2012. Un asistente de Sabbagh asegura que Sabbagh lo destituyó por unas irregularidades en Cerro Bonito.

• Douglas Flores. Propietario de Corinsur, Grandes Inversiones, C.A., Desarrollos Habitacionales Las Palmeras II y Desarrollo Habitacional Granada Suite. La empresa Corinsur tiene un contrato vigente desde junio de 2012 para la recuperación y procesamiento de mineral de hierro contaminado.

• Manuel Mustafá. Representante de las firmas Muszam Investment, MM Conserva, Compactados Venezolanos y Mettal and Alloyd y Gremaca, entre otras.

• Yamal Mustafá. Propietario de Corpobrica y presidente del diario Primicia. Prestó sus cuentas en el exterior y su casa para reuniones donde acordaban el pago al coronel Juan Álvarez Dionisi. El diputado de La Causa Radical, Andrés Velásquez, interpuso una denuncia contra el gobernador Francisco Rangel Gómez en Fiscalía por la contratación del ente regional con múltiples empresas de la familia Mustafá.

• Gustavo Blanco. Consultor jurídico de Commodities Minerales Enterprise (CME) desde el 2001. En entrevista a la DIM asegura que el coronel Álvarez no pudo extorsionarlos porque los contratos de la transnacional con Ferrominera estaban legales. Conoció a Dionisi a través de Yamal Mustafá.

Línea del tiempo

2 de mayo de 2012. El vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, anuncia la designación de nuevos presidentes en las empresas Sidor, Venalum y Ferrominera Orinoco.

5 de mayo de 2012. Trasladan a gerentes, empresarios y al ex presidente de Ferrominera Orinoco, Radwan Sabbagh, a la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar en Caracas.

12 de junio de 2012. El presidente de la República, Nicolás Maduro, anuncia la detención del ex presidente de la estatal procesadora de mineral de hierro.

12 de julio de 2012. Se realiza la audiencia de presentación de Radwan Sabbagh, y se le imputan los delitos de peculado doloso propio, malversación agravada, evasión de procedimientos de licitación, concertación de funcionario público con contratista y asociación para delinquir.

Claves del caso Ferrominera

• Aunque al propietario de la empresa Viherca, Carlos Vieira, está preso por su supuesta coparticipación en la extorsión que ejercía el coronel Juan Álvarez Dionisi, en el expediente sólo uno de los más de 10 citados a declarar lo relaciona como cómplice de la extorsión y eso concluye el informe técnico financiero de la GNB.

• De acuerdo al decreto de nacionalización del hierro de 1974, es Ferrominera Orinoco la única factoría que tiene la potestad de comercializar el mineral de hierro.

• El ex presidente de Ferrominera Orinoco, Radwan Sabbagh, permanecerá detenido en la sede de Contrainteligencia Militar en Ciudad Bolívar.

• Escoltas del ex titular de Ferrominera fueron contratados por unas supuestas amenazas hechas por sindicalistas a Sabbagh y su familia.

• Al menos tres reuniones para acordar los pagos de la extorsión se dieron en la casa del empresario Yamal Mustafá.

Visto 11015 veces Modificado por última vez en Domingo, 01 Septiembre 2013 03:17

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.