La profesora Mary Núñez recuerda las protestas de febrero como el despertar de una juventud que, cada vez con menos años, asume con madurez su rol ciudadano.