La oleada de manifestaciones que arrancó el Día de la Juventud 2014 desembocó en importantes violaciones de los derechos humanos. Hoy los estudiantes reivindican en la calle los valores democráticos como el derecho a la protesta pacífica.