El año inició con la frustración de la sociedad por los problemas que se acrecentaban en el país. El desahogo fueron las intensas manifestaciones de calle, lo que significó también un aumento en la violencia producto de la respuesta represiva del Gobierno.