Amnistía Internacional considera vital que las fuerzas de seguridad reciban órdenes claras del ejecutivo de que la fuerza letal nunca puede emplearse contra manifestantes pacíficos.