De los 35 asesinatos registrados por la ONG, siete fueron funcionarios militares, 16 fueron víctimas de violación a los derechos humanos siendo asesinadas por disparos de funcionarios del Estado.