Jueves, 10 Diciembre 2015 00:00

A unos y a otros: no se equivoquen

 
Centro electoral de Vista al Sol. Los que están poniendo fin a esta larga noche de nuestra historia no es la clase media ilustrada, no es la MUD ni son los empresarios; son -de nuevo- los pobres Centro electoral de Vista al Sol. Los que están poniendo fin a esta larga noche de nuestra historia no es la clase media ilustrada, no es la MUD ni son los empresarios; son -de nuevo- los pobres Foto José Leal
     
  No se equivoquen: el mejor programa político es el que los pobres nos enseñan. Tenemos que escucharles, aprender de ellos y no impedir su protagonismo político, que -además- es inevitable.  
     

Voy a intentar una interpretación de los últimos resultados electorales a la luz de los empobrecidos, sobre todo de aquellos que comparten una visión militante de la vida y de la fe, los cuales son nuestros mejores maestros. Los pobres son los principales sujetos políticos de la historia y tienen una sensibilidad especial para discernir la realidad, a pesar de que la mentalidad universitaria les minusvalora equivocadamente.

Los pobres fueron los que pusieron fin a la partitocracia venezolana que había hecho una sociedad tan desigual que era insostenible. Lo que les acercó al planteamiento chavista fue, principalmente, su reivindicación de la dignidad y de la justicia social. Sin embargo, desde el minuto cero del régimen algunos de ellos (los que tienen un análisis militante) advirtieron que nada se podía esperar de un proyecto militarista y antiautogestionario porque jamás el autoritarismo ha servido a la liberación de los pueblos. Recuerdo un diálogo de hace diez años con un ilustrado que me pedía paciencia porque “estamos ante un socialismo inédito” y nosotros le respondíamos que era el mismo patrón de populismo castrense que ya había fracasado enésimas veces disfrazado de progresismo. Mientras gran parte de los pobres y de la misma burguesía eran seducidos gracias al manejo clientelar de la entonces boyante renta petrolera, varios militantes pobres han venido trabajando en los barrios de Venezuela durante estos últimos 16 años para que realidades preñadas de esperanza como socialismo o autogestión no perecieran en la manipulación a la que las sometía el chavismo.

     
 

Por cierto: les invitamos a la XIII Caminata contra las Causas del hambre que se realizará el sábado 12 de diciembre. Saldrá a las 8:00 am desde La Económica en San Félix y es organizada y protagonizada por los pobres para todas las personas de buena voluntad.

 
     

No se engañen: los que están poniendo fin a esta larga noche de nuestra historia no es la clase media ilustrada, no es la MUD ni son los empresarios; son -de nuevo- los pobres. Basta observar la actitud entreguista y rastrera de la gran mayoría de los medios de comunicación privados que se venden al mejor postor. Por tanto, no se equivoquen: no nos alegramos por el triunfo de la MUD, sino por la derrota, parcial y sin embargo muy significativa, de un régimen al que los obispos venezolanos han definido como “totalitarismo militarista y corrupto”. Nuestra oposición al régimen nace de profundas convicciones morales de izquierda. Desde el minuto cero, los militantes católicos combatimos un gobierno supuestamente socialista y lo hicimos precisamente en nombre del socialismo coherente con la doctrina social de la Iglesia al que Francisco apunta. Estamos claros de que la salida no es por la derecha, sino hacia una izquierda autogestionaria, internacionalista y solidaria. No es el proyecto de Macri ni de la MUD.

Los que compartimos la visión militante también denunciamos el imperialismo. Porque sí, existe un imperialismo. No el que nos vende el chavismo: el imperialismo gringo, sino el imperialismo internacional de las multinacionales coordinadas en centros opacos de poder como el Club de Bildenberg o el Foro de Davos. Estamos claros que la MUD, aunque no se atreva a tocar los programas sociales, seguirá fomentando una sociedad desigual como la que tenemos hoy con un 75% de hogares empobrecidos, además de introducir la ideología de género, el aborto y otras políticas contra la familia, tal y como exige hoy el nuevo orden mundial.

La MUD debe meterse en los barrios (los cuales sólo visita en campaña electoral) y sentir el hambre de nuestro pueblo. La prioridad no pueden ser los presos políticos -causa justa, por demás- o el referéndum revocatorio; debe ser que ningún niño de Venezuela se acueste sin comer y que ninguna familia tenga que llorar por la muerte de un hijo asesinado. Para lo cual hay que generar de manera urgente fuentes de trabajo digno con salarios justos. Y se puede hacer: bastaría con congelar todos los gastos militares, dejar de subvencionar el entramado mediático oficialista, reducir drásticamente los gastos de Miraflores y la burocracia estatal (incluyendo los salarios de los diputados) y perseguir sin miramientos la corrupción.

No se equivoquen: el mejor programa político es el que los pobres nos enseñan. Tenemos que escucharles, aprender de ellos y no impedir su protagonismo político, que -además- es inevitable.

Párroco y doctor en teología

Modificado por última vez en Sábado, 12 Diciembre 2015 00:56

El dirigente juvenil de Voluntad Popular, Oswaldo Rodríguez, asegura que no solo el presidente Nicolás Maduro abandonó su cargo, s...

El dirigente del movimiento Gente de Guayana recorrió la comunidad de El Rinconcito para constatar los problemas en ese sector. ...

El control de alimentos, el uso partidista del TSJ a su disposición y la persecución a la disidencia son parte de un “plan terrori...

El edil sostiene que el presidente Nicolás Maduro debe disolver el Parlamento por mantenerse en desacato y señala a la oposición d...

La audiencia de presentación del concejal Roniel Farías y el dirigente Irwing Roca, ambos de Voluntad Popular, fue diferida por se...

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) criticó la arrogancia y el odio del discurso del Presidente de l...

Lo que debe ser una rendición de cuentas al país se convirtió una vez más en la presentación de cifras burdas, victimización por s...