Lunes, 07 Diciembre 2015 00:00

Chavismo también pierde fuerza fuera de Venezuela

 
Bolivia y Ecuador se mantiene como los únicos aliados del régimen de Maduro en Sudamérica Bolivia y Ecuador se mantiene como los únicos aliados del régimen de Maduro en Sudamérica Foto Archivo
     
 

barra 9amarillo250

Un nobel de paz a favor
de Venezuela

El premio Nobel de la Paz (1984), arzobispo emérito de Ciudad del Cabo y activista de los derechos humanos, Desmond Tutu, criticó duramente en julio de este año el silencio de los vecinos de Venezuela. A su juicio, la comunidad internacional había -hasta entonces- asumido una actitud sombría con relación a lo que debía ser una condena a la violación de los derechos humanos en Venezuela.

En particular, exhortó al régimen de Nicolás Maduro de liberar a Daniel  Ceballos y Leopoldo López.

barra 9amarillo250

 
     

Ni Venezuela le ha dado la espalda al mundo, ni el orbe se olvidó de Venezuela. La tentación de algunos mandatarios por hacerse con parte del botín de uno de los mejores petróleos del mundo los llevó a maximizar el gobierno de oferta socialista, como si fuera el Estado venezolano.

Ya entrado el siglo XXI, con el auge de las redes sociales, con la ausencia de Chávez, el desgaste de su proyecto, los escándalos de sus herederos -y familiares- 2015 lució como el año en el que la comunidad internacional no podía eludir más su responsabilidad con la violación de derechos humanos en Venezuela.

Ante la falta de amparo del petróleo, por su caída de precios -cuya previsión existía desde hacía tiempo en la OPEP-, la influencia de la petrochequera perdió solidez; decisiones como mudar las reservas internacionales del país -que sólo implicó un desembolso mil millonario- y cambiarlas en oro -un commodity muy inestable- probaron nuevamente el profundo desconocimiento técnico de la ciencia económica.

El primero

El 27 de enero de 2015, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, lanzó un primer zarpazo a una lealtad -perniciosamente silenciosa- con Miraflores que hasta entonces parecía automática en Latinoamérica. El Palacio de Nariño afirmó que esperaba lo antes posible la liberación de los presos políticos. La Cancillería venezolana tildó este deseo como inamistoso.

La pugna con Bogotá es de vieja data. La retórica pragmática de Santos recuperó las relaciones con Caracas en la primera semana de la asunción de su primer mandato. El estilo de la canciller María Ángela Holguín probó poder sostenerle el pulso al entonces ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro.

El chavismo denominó un nuevo eje del mal: Bogotá-Washington-Madrid. Comenzó un vaivén de reyertas: a ratos Maduro cazaba pelea con Nariño; a ratos, los asesores recomendaban reciclar la altivez contra la Casa Blanca.

Luego de la emisión del decreto que avalaba el uso de armas letales para contrarrestar las protestas en Venezuela, en enero, del encarcelamiento de Antonio Ledezma, en febrero, siguió el homicidio del adolescente Kluivert Rojas, que terminó de despertar las alarmas en la comunidad internacional… precisamente por la advertencia del uso discrecional de armas de fuego para disuadir una manifestación.


Divorcio internacional

2014 no fue tampoco un buen año para el régimen, ahora de Maduro, en la arena internacional: el examen del país ante el Comité de tortura no dejó bien parado al gobierno heredero de Chávez; haber enviado al inexperto José Vicente Rangel Ávalos, viceministro de Interior, escoltado por el veterano Jorge Valero, no devino en nada positivo para la imagen de Venezuela en el exterior; la designación de María Gabriela, una hija de Chávez, como embajadora ante la ONU; el defenestración de Rafael Ramírez y su infructuosa gira por el medio Oriente en diciembre, que tuvo que reeditar Maduro en enero de este año fueron señas preclaras del debilitamiento de la política exterior… cuyo extitular, Maduro, comandó por seis años.

En febrero de 2015, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos instó a Maduro a no criminalizar a la oposición. Dos meses atrás, hubo un pronunciamiento para resguardar los derechos de presos tras la muerte supuestamente por envenenamiento de 43 reos en la cárcel de Uribana. Que Venezuela haya denunciado la Convención Americana sobre Derechos Humanos sólo implicó una mayor preocupación (y seguimiento más detallado) por parte de esta institución.

Naciones Unidas y la Unión Europea han seguido los pasos de la CIDH. En marzo, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein expresó estar preocupado por “el deterioro de los derechos humanos en Venezuela, particularmente las duras respuestas del gobierno a las críticas y a expresiones pacíficas de discrepancia”.

Un primer golpe fulminante fue el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, bendecido este año por el papa Francisco.

     
 

Socialismo contra socialismo

El expresidente socialista español Felipe González cobró notoriedad este año en Venezuela tras asumir en marzo la defensa de Leopoldo López. Desde entonces, su verbo tajante ha causado incomodidad en el buró oficialista. A propósito de su visita en junio, González acusó al gobierno de Nicolás Maduro de padecer nerviosismo irracional.

 
     

Asomo de Brasil

El primer trimestre de la política exterior venezolana terminó con un nuevo paquete de sanciones del despacho oval de la Casa Blanca… no contra Venezuela, sino contra siete funcionarios de Maduro, acusados de corrupción y violar derechos humanos.

Maduro intentó hacer del tema una cruzada nacional. Su pecado fue haber prometido 10 millones de firmas y llevarlas a Panamá, donde se celebró la VI Cumbre Iberoamericana. Se desconoce el paradero de las cajas. El presidente norteamericano no se inmutó; públicamente se reunió con Raúl Castro, mandatario de Cuba, y sin atención mediática con Maduro.

El apretón de manos entre Castro y Obama acaparó toda la atención que había intentado concentrar Maduro con los 10 millones de firmas.

En la víspera de la inauguración de la cumbre, la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff afirmó que Unasur tenía el absoluto interés de que Venezuela liberase a los presos políticos. El régimen de Maduro sólo apretó más.


Otra vez con Colombia

En el viaje de ida a Ecuador, el papa Francisco envió un telegrama a Maduro en el que indicaba que él oraba para que Dios lo ayudase a “progresar más en solidaridad y en pacífica convivencia”.

En agosto, Maduro no sólo cerró la principal frontera con Colombia, sino que cientos de neogranadinos fueron echados de sus viviendas en Venezuela y expulsados del país.

El Gobierno colombiano respondió con planes improvisados en favor de sus connacionales; el venezolano justificó la agresión por la baja en los precios petroleros y la escasez, que entonces fue atribuida a los vecinos. La CIDH volvió a pronunciarse en contra de Caracas.

Esta fractura con Colombia elevó el tono bilateral; Santos correspondió a los insultos de Maduro con un dato, que en Venezuela está censurado desde diciembre de 2014: la cifra de inflación, 200 por ciento; en Colombia: 4, máximo 6 por ciento al año. No hubo réplica ni del BCV ni del Gobierno venezolano.

Los 80 detenidos y el fallecido en los saqueos en San Félix no fueron una buena publicidad, menos en la frontera con el Mercosur.

En la bienvenida a la ONU en Suiza, Zeid recibió con un video a Maduro, quien había solicitado una asamblea extraordinaria. Presos políticos, tratos crueles, escasez, falta de independencia de poderes fueron algunos de los temas que Zeid esbozó frente a la cincuentena de países que integran el Consejo de Derechos Humanos.

“Venezuela necesita unas elecciones transparentes y unas elecciones sin violencia”, recalcó Santos el 27 de noviembre.

La estocada

     
 

barra 13aNaranja

MÁS INFORMACIÓN

■ Imputación de los sobrinos de Maduro en EE UU por narcotráfico enmudece y aturde al Gobierno

■ La estela de esta diplomacia venezolana

■ HRW advierte que las elecciones en Venezuela se celebrarán en 'total desigualdad'

■ Lucena rechaza críticas hacia el CNE pero omite señalar abusos del gobierno

■ Almagro: Insultos no pueden ser la respuesta al clamor por los derechos y la justicia electoral

 
     

La fecha del viaje a la ONU, a finales de noviembre, tampoco le fue propicia: un día antes dos sobrinos-hijastros de Maduro fueron detenidos, acusado de narcotráfico.

Las disputas con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, han sido recurrentes. Almagro no es sólo un diplomático de carrera, sino exdelfín de José Mujica, expresidente uruguayo. A pesar de la negativa, Almagro esperó pacientemente, pero Lucena endureció más el puño. Almagro envió una carta a la presidenta del CNE para lamentar su neblina partidista en la conducción del poder electoral.

A finales de noviembre, Chile entró en la carrera por la defensa de los derechos humanos en Venezuela: la Corte Suprema de ese país ordenó a la presidente Michelle Bachelet llevar denuncias contra el Gobierno venezolano por presos políticos ante la OEA.

Sin dilación, la ONU condenó la muerte de Luis Manuel Díaz y le recordó a Maduro que su gobierno tiene la obligación de proteger a la dirigencia política opositora.

Esta semana, ante la propuesta del presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, de activar la cláusula democrática del Mercosur, Rousseff afirmó que sólo un hecho determinado hacía falta para hacerlo. A Maduro le queda una sola oportunidad: una transición sin violencia.

El régimen del socialismo del siglo XXI ya no es intocable. Ni dentro ni fuera de las fronteras.

Modificado por última vez en Sábado, 11 Junio 2016 00:02

En medio de la cumbre sobre cambio climático de la ONU, la organización humanitaria Oxfam advierte que las tormentas e inundacione...

La constructora brasileña trasnacional usaba compañías en paraísos fiscales para lavar dinero y ocultar el pago de sobornos a polí...

El presidente de Estados Unido, Donald Trump, catalogó lo ocurrido como un ‘acto del mal’. Más de 20 resultaron heridos. El atacan...

El portal Armando Info detalló en un trabajo que los documentos, estudiados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Inves...

La masacre de Texas no tiene nada que ver con la ley de armas, expresó el presidente Trump. ...