Un día después de la manifestación de rebeldía cívica y pacífica que protagonizaron siete millones 600 mil venezolanos y a menos de dos semanas de que Nicolás Maduro consume su fraude constituyente, el mundo cierra filas a favor de una resolución pacífica a ese gran conflicto llamado Venezuela. El momento exige pasos firmes y pensamientos reposados: una decisión errónea podría significar la sepultura de la democracia nacional, esa que una vez fue ejemplo mundial y que hoy agoniza. La bomba está a tiempo de ser desactivada.

Masiva participación en la capital del estado y en los municipios del sur, golpeados por la criminalidad y la anarquía minera. La dirigencia política valora la inmejorable organización ciudadana al servicio del rescate de la democracia.

Una autocracia desmedida actuó este jueves contra todo aquello que le fuese contrario y que la desconociera como gobierno legítimo: allanó, reprimió, hirió y atacó. No conforme con ello, hubo un hecho cumbre que elevó a 75 el número de víctimas mortales en las protestas: el fusilamiento a perdigones de un joven técnico superior en enfermería por parte de un sargento de la Policía Aérea que custodiaba La Carlota. La nueva marca de una cúpula que demuestra, una vez más, que su único interés es mantener el poder.

La manifestación busca sensibilizar a la población sobre la alerta sanitaria que implica el grave desabastecimiento en el principal centro asistencial de San Félix.

“Pudo haber sido cualquiera de nosotros”, dijeron los estudiantes presentes en el plantón que realizaron por unas tres horas frente a la sede ubicada en la avenida Libertador.

Efectivos del Destacamento 625 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) violaron al menos seis leyes -sin contar los tratados internacionales acogidos por Venezuela- al irrumpir este martes en el campus universitario sin provocación alguna y detener al estudiante Nelson Nava y al profesor Marcos David Valverde, lo cual desnuda las flaquezas de un régimen cada vez más necesitado de la represión para tratar de mantenerse en el poder.

Lunes, 15 Mayo 2017 00:00

La injusticia militar

Cuando eres objeto de represión y llevado ante un tribunal que no es el que naturalmente debe juzgarte y que es nombrado por el mismo poder que te apresó, la Constitución también queda confinada y tus derechos expuestos a la voluntad de la tiranía.

Estudiantes de la UDO, UGMA y UBA salieron a la calle a protestar contra la convocatoria a Constituyente, pero esta vez desde San Félix, sector poco tomado en cuenta para las movilizaciones.

El sargento primero Carlos Laya fue capturado en flagrancia vendiendo la cámara fotográfica perteneciente al estudiante Donner Rivas, quien fue herido y detenido durante la manifestación del 19 de abril en Guayana.

El movimiento estudiantil de la UCAB se pronunció nuevamente contra la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente y por segundo día realiza una clase magistral en la calle como espacio de lucha y método de protesta pacífica.

Página 1 de 4

La isla de Barbuda, en el Caribe, fue devastada por el ciclón. ...

El ojo internacional sigue puesto sobre el autoritarismo que acongoja al país: la OEA escuchó la presentación sobre casos de tortu...

El secretario adjunto de Estado de EE UU para Seguridad y Lucha Antinarcóticos y exembajador en Venezuela, William Brownfield, señ...

Jorge Arreaza, como indica un comunicado oficial, aseveró ante el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, que hay una “vis...

Las delegaciones del régimen de Nicolás Maduro y de la MUD logran ponerse de acuerdo sobre la conformación de un grupo de amigos q...