Entre  enero del 2014 y junio del 2016 hubo un promedio de 344 detenidos por protestas en un mes, a razón de 12 por día. En abril de 2017, en solo 15 días de manifestaciones pacíficas -del 4 al 19 de abril-, el gobierno de Maduro ha arrestado a 1.059 personas: un promedio de 70 aprehensiones diarias, lo cual evidencia no solo al Maduro más represivo desde su llegada al poder, sino su profundo temor a la voluntad ciudadana por el cambio político. Es, en resumidas cuentas, la reconfirmación de un gobierno en su fase más débil. 

La manifestación de este miércoles en Ciudad Guayana fue el despertar de una sociedad convencida de que el cambio solo se forja con la protesta pacífica, el apego a la Constitución y la firme exigencia de su cumplimiento pese a los avances represivos del Gobierno. Esos intentos se traducen en seis heridos confirmados al cierre de esta edición y una ola de detenciones arbitrarias que hasta ahora asciende a más de 70 casos. La manifestación sigue.

La convocatoria para este 19 de abril continuó con la tendencia de represión violenta por parte de funcionarios de seguridad del Estado sin agotar la negociación, que se ha presentado en las movilizaciones en rechazo a las sentencias inconstitucionales del TSJ, la suspensión de las elecciones y los constantes abusos de poder.

Estudiantes, partidos y sociedad civil se concentraron en el Paseo Caroní para ondear banderas, gritar consignas y prometer que permanecerán en la calle hasta la restitución del orden constitucional.

En lo que va del año el Ejército Bolivariano de Venezuela ha ingresado tres veces a las zonas mineras de El Perú y Nacupay. La semana pasada entraron por quinta vez, pero en compañía de otros organismos de seguridad.

La jornada pacífica del día se manchó al final de la tarde cuando grupos encapuchados levantaron barricadas y prendieron fogatas en las avenidas de Alta Vista.

El gobernador Rangel Gómez declara “guardia permanente para defender la patria” en las calles.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles destacó que la marcha de este jueves no es el fin de algo, sino el inicio de un proceso que cambiará el país a través de la activación del revocatorio, por el cual han estado luchando desde inicios de año. 

La defensa de los intereses de la cúpula oficialista está en manos no de su presidente en el partido, sino de su vicepresidente, Diosdado Cabello. El hombre fuerte del chavismo, secundado por otros voceros, aspira contagiar de miedo a los opositores sobre la marcha del jueves. Lejos de garantizar los derechos constitucionales a la protesta, a la seguridad, al libre tránsito y a la libertad de expresión, el ministro del Interior justifica la represión para mantener el orden.

El lugar de llegada de la movilización de la MUD el primero de septiembre será anunciado el próximo 30 de agosto. Las diferentes regiones del país fueron distribuidas en los siete puntos anunciados por la coalición opositora.

Página 1 de 3

Ha pasado un año desde la sentencia de desacato del TSJ y desde entonces todos los actos del Parlamento no han tenido materializac...

“¿Quieren batalla? Vamos a darle, pues. Aceptamos el reto de la derecha fascista. A ver hasta dónde aguantan estos cobardes”, prof...

Larry Devoe, representante del Gobierno, solo defendió, en el 161° Periodo de Sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Huma...

El docente jubilado de la Universidad de Carabobo fue privado de libertad bajo los supuestos delitos de “traición a la patria e in...

La mayoría opositora del Parlamento, luego de escuchar a las familias de los presos políticos, aprobó el proyecto de acuerdo para ...