Imprimir esta página
Martes, 11 Septiembre 2018 00:00

Crisis y falta de dirección dificulta a dirigencia opositora capitalizar el descontento y recuperar la confianza de los venezolanos

 
Valora este artículo
(2 votos)
Dirigentes opositores confían aún en poder reunificar esfuerzos que permitan la salida de Nicolás Maduro del gobierno Dirigentes opositores confían aún en poder reunificar esfuerzos que permitan la salida de Nicolás Maduro del gobierno Foto William Urdaneta
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Movimiento Ciudadanos acompaña rechazo a unas elecciones fraudulentas y no participará en los comicios de concejales

barra 4naranja220

Julio ha sido el mes de 2018 con más protestas

barra 4naranja220

Dictadura achaca a Requesens y a Borges atentado contra Maduro para justificar allanamientos y atropellos

 

El país está en caos. Esta es la frase que suelen repetir los venezolanos frente a la crisis venezolana. Los cuestionamientos no son solo hacia el régimen de Nicolás Maduro, también hacia la dirigencia opositora. Han pasado varios procesos electorales, varias estrategias para enfrentar al Gobierno, varios intentos de reunificación y, de momento, no hay cambio.

Las protestas no han cesado, pero las de índole político no tienen el mismo poder de convocatoria.

“El gobierno ha hecho que el venezolano se concentre en sobrevivir, los servicios públicos no funcionan, el nuevo cono monetario ha traído más escasez, tienen que ir a los bancos para sacar un poco de efectivo... todo eso ha hecho que se haya apartado de la política, y esperan que los líderes reestructuren la unidad, no solo de partidos sino de todos los venezolanos”, señala Dick Souki, coordinador operativo de la Mesa de la Unidad Democrática en Bolívar.

Para el diputado a la Asamblea Nacional Américo De Grazia, la mayor dificultad de los venezolanos es la falta de dirección. Si bien diariamente hay protestas por las fallas de los servicios básicos, considera que enfrentarlo pasa por entender que se está frente a una dictadura.

“No es igual la Venezuela antes de Chávez que la post Chávez. La opinión pública está convencida que estamos frente a una dictadura, y ese apoyo internacional tampoco cayó del cielo, no todo lo que se ha hecho ha sido en vano, el que estemos entre los puntos a tratar en diferentes organizaciones internacionales es también por la lucha del pueblo. Sí hemos avanzado”, afirma De Grazia. 

¿Qué hacer?

La incertidumbre ha llevado a la población a una suerte de desesperanza que, a su vez, los fuerza cada vez más a la diáspora, mientras que un grupo aún espera por sus líderes, y a otros les gana la desconfianza.

Souki destaca que volver a capitalizar el descontento social y reunificar a todos los sectores, pasa por reconocer los errores, y con ello rectificar.

“Esos errores se pueden subsanar, pero lo importante es que nos une el cómo lograr la salida de Nicolás Maduro del gobierno, y ponernos de acuerdo en un solo camino. También es importante el papel de todos los venezolanos, ¿qué hago para salir de la crisis?”.

Por su parte, De Grazia menciona la alianza de Primero Justicia, La Causa R y Voluntad Popular, en función de la reunificación de esfuerzos para la salida del régimen. El fin de semana iniciaron una gira para sumar voluntades, en la que participan -entre otros dirigentes- Andrés Velásquez, Juan Pablo Guanipa y Lilian Tintori.

“Se busca sacudir la calle, motivar a los jóvenes y a todos los ciudadanos a volver a tener confianza (...) hay que salirle al paso a las pretensiones del régimen que, sabiendo la comunidad internacional lo desconoce, quiere que le allanemos el camino para una nueva mesa de diálogo”.

Aunque los resultados no han sido los esperados y materialmente se contabilizan más derrotas que victorias, el parlamentario saca el lado positivo de cada golpe que ha dado el régimen de Maduro.

“Si no hubiésemos ido a las elecciones de la Asamblea Nacional, que ganamos y el gobierno se vio obligado a bloquearla, si no hubiésemos probado que robaron las elecciones de gobernadores, la comunidad internacional no avalaría la desconfianza en el sistema electoral. Todo eso es malo para nosotros, pero esa realidad se traduce en ventajas para que el pueblo las evidencie”, explica De Grazia.

“Hay que evaluar también el caso de Juan Requesens, de los presos políticos, de los líderes que están en el exilio, no es solo el lado cuestionador a la parte opositora”, agrega.

De Grazia insiste en que si algo no puede hacer el venezolano es caer en la desesperación.

El diputado afirma que se lucha contra “el crimen organizado, es como si estuvieran varios Pablo Escobar en el Gobierno”. Recuerda, además, que en enero del próximo año vence la poca institucionalidad que le queda a Nicolás Maduro.

Hasta ahora la oposición parece coincidir esta vez en el no ir a las elecciones de concejales convocadas para el 9 de diciembre, que en medio de la crisis venezolana, las protestas y el buscar sobrevivir al día a día, el régimen y el Consejo Nacional Electoral han aprovechado para seguir el proceso sin la atención ciudadana.

El problema, sin embargo, sigue siendo la estrategia, la ruta, convencer nuevamente al venezolano, capitalizar el descontento, reunificar a sectores. El dirigente de la MUD asegura que están concentrados en esforzarse en la presión social y que todos los venezolanos entiendan que se está frente a un proceso de dictadura.

Visto 783 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Septiembre 2018 04:20