Lunes, 21 Mayo 2018 00:00

El voto chavista en Guayana se mueve entre la fe y la inercia

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Los chavistas de base salieron a votar desde temprano, convencidos de que están cumpliendo su llamado de defender la ‘patria’ Los chavistas de base salieron a votar desde temprano, convencidos de que están cumpliendo su llamado de defender la ‘patria’ Fotos William Urdaneta
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

“No voto porque es como pelear con las manos amarradas”

barra 4naranja220

Reactivar a la ciudadanía ante una crisis mayor es el gran reto para la Venezuela post-fraude electoral

barra 4naranja220

Mi agenda para después del 20

 

“Más de 2 millones y medio de personas han sufragado en las elecciones de este domingo para elegir al Presidente de la República y legisladores”. Para el mediodía, el jefe del Comando de Campaña Simón Bolívar y ministro de Información y Comunicación, Jorge Rodríguez, cantaba una victoria segura para los candidatos oficialistas y destacaba la participación inusualmente masiva de electores en unos comicios donde los centros estuvieron más desolados que en ningún otro sufragio presidencial.

El voto feliz por Nicolás Maduro y los demás candidatos en lista fue una realidad cumplida únicamente en sectores tradicionalmente chavistas, donde los puntos rojos se encontraban abarrotados de gente que salían del centro a escanear sus carnets de la patria. Si era por convicción o por el bono prometido, poco se sabe.

Lo cierto es que existe una base partidaria del gobierno que sigue brindándole respaldo electoral a pesar del agravamiento del deterioro de las condiciones de vida.

A diferencia de otras votaciones, los votantes oficialistas de Guayana poco se explayaron en sus declaraciones a la prensa al momento de pensar en el progreso o beneficios que ha supuesto la revolución bolivariana en lo personal, repitiendo una y otra vez su compromiso en la participación del proceso con mucha fe de que Venezuela salga de la crisis.

Un voto silente

“Todo fino, fino, fino”, respondía José González ante las preguntas sobre su apreciación del proceso y cómo han funcionado a su juicio las políticas sociales del Estado  (CLAP, carnet de la patria, bonos, etc.). El elector contestaba con mucho recelo, mientras sostenía en sus manos la cédula y el carnet, el cual ha cumplido más las veces de sistema de control y chantaje que de identificación útil.

 

CARNET3El escaneo del carnet de la patria en los puntos rojos dispuestos afuera de los centros prometía un bono de un monto no establecido

 

¿Su motivación para votar? Seguir con la revolución. Una frase que sigue las líneas de la propaganda oficial y es repetida hasta el cansancio por sus dirigentes a falta de argumentos lógicos, al punto de calar en la población como un mantra.

En el punto rojo ubicado en las adyacencias de la escuela básica bolivariana Villa Bahía, la señora María Veraza salía de escanear su carnet, un requisito para confirmar su participación en los comicios y recibir un bono de monto desconocido. Aparte de ella, llevó a toda su familia a votar. Su hija fungió como miembro de mesa, incluso.

“Solo espero que gane el mío (…) Yo tengo fe de que todo esto se va a acomodar”. Y por el suspiro que da, de verdad lo cree. O al menos espera que ahora sí funcione.

Convicción inamovible

Existe otro sector oficialista menos tibio, convencido completamente de que el camino a seguir es votando por Nicolás Maduro y darle continuidad al sistema de gobierno que comenzó con el mandato del fallecido Hugo Chávez en 1999.

Antonio Gómez salió de votar aproximadamente a las 10:30 de la mañana en la escuela Fe y Alegría de Core 8. De manera inmediata expresa su conformidad con el funcionamiento del centro y los comicios en general. “Voto para que la patria siga adelante”, dijo completamente confiado.

Gómez es una de esas personas que afirma no tener de qué quejarse. Recibe su pensión, le llegan los bonos, tiene un carnet de la patria que “es importante”… Y también es de los que mantiene que antes de la llegada de Hugo Chávez al poder, nada era así.

“Lo importante es que ahora tenemos conciencia. Aquí no queremos guerra. Solo espero que todo transcurra con normalidad”, a pesar de que el país no esté en medio de ningún conflicto bélico más allá de las guerras inventadas para el discurso. Otro señor que iba saliendo dice “Chávez por siempre”, y alza su puño al aire.

Con crisis humanitaria e hiperinflación, el comandante todavía tiene quien lo escuche.

Visto 2740 veces Modificado por última vez en Viernes, 25 Mayo 2018 21:42

El presidente Donald Trump negó que haya una “guerra comercial” contra China, pero justificó las medidas con acusaciones de supues...

El predicador evangélico Fabricio Alvarado, quien se había impuesto por poco margen en la primera vuelta de febrero, sacó 39,26 po...

La comitiva del expresidente acusado de corrupción fue abucheada y atacada con huevos en varias localidades, sobretodo en regiones...

Solo el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país, puede impedir que el ex presidente y aspirante presidencial para los c...