Domingo, 20 Mayo 2018 00:00

“No voto porque es como pelear con las manos amarradas”

 
Valora este artículo
(2 votos)
En San Félix los negocios de la calle Ramírez estuvieron cerrados. En los alrededores del mercado municipal, el comercio informal se mantuvo activo En San Félix los negocios de la calle Ramírez estuvieron cerrados. En los alrededores del mercado municipal, el comercio informal se mantuvo activo Foto William Urdaneta

La desconfianza en el Consejo Nacional Electoral, las irregularidades y violaciones de la norma y las pruebas de fraude que se han difundido en procesos previos son la clave del desencanto en torno al sistema. “Hoy no se está eligiendo a nadie, desde ya todos sabemos quién gana y así ¿con qué ánimos vamos a votar?”, cuestionó Luis Mosquera.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Parroquia Unare: entre apatía generalizada y euforia en los “megacentros”

barra 4naranja220

Observatorio de Conflictividad Social exige suspensión de proceso “ilegal” de votación del domingo

barra 4naranja220

Reactivar a la ciudadanía ante una crisis mayor es el gran reto para la Venezuela post-fraude electoral

 

En los alrededores del mercado de San Félix había menos bullicio que de costumbre. Menos gente hacía compras en los tarantines de las calles, en una imagen que coincidía con las carreteras vacías del resto de la ciudad y con los centros de votación en plenas elecciones presidenciales. “Esto es histórico, el colegio está totalmente vacío, no hay credibilidad”, resaltó un hombre, mientras se retiraba del centro electoral dispuesto en el Colegio Fe y Alegría de la urbanización Mendoza de Puerto Ordaz.

En una esquina afuera del mercado de San Félix, Alberto Guerrero, un vendedor de plátanos y queso, señaló que prefería ir a trabajar que “perder el tiempo” votando. “Siempre he votado, pero nunca he ganado, y esta es la primera vez que no vamos a votar porque es más de lo mismo”.

“¿Cómo le ganas a este gobierno? No voto. Votar es como pelear con las manos amarradas”, sentenció.

Pese a la indecisión entre votar o no que marcó los días previos a las presidenciales, quienes salieron a la calle este domingo tenían clara su decisión. Algunos motivados por su ideología, otros por la necesidad de un cambio “sea como sea”, y otros por el exhorto de la debilitada dirigencia opositora o inspirados en los llamados de la Iglesia venezolana, que reiteró en días pasados que tal como estaban concebidas, “sin las suficientes garantías que identifican todo proceso electoral libre, confiable, transparente, con innumerables inhabilitaciones de posibles candidatos, lejos de aportar una solución a la crisis que vive el país, pueden agravarla y conducirlo a una catástrofe humanitaria sin precedentes” y, por tanto, ratificaban la necesaria y urgente postergación “para el último trimestre del año”.

Andreína Blanco, una revendedora de 39 años, hacía compras en los alrededores del mercado de San Félix y se disponía a trasladarse a su casa, sin parada previa en su centro de votación. “He votado en contra del gobierno siempre, pero siento que siempre pierdo y a Bertucci lo veo como un hombre sincero, pero con este Consejo Nacional Electoral será imposible que alguien distinto a Maduro gane”, señaló.

La mujer vendió helados durante 17 años en el portón principal de la estatal Ferrominera Orinoco, pero la exacerbada escasez de alimentos, el alto costo de la materia primera y, ahora, la crisis de efectivo, la obligaron a desistir de la venta hace más de un año. “Ahora vendo lo que puedo, sacos de yuca, cualquier otro producto y, de verdad, ni sé cómo hago para que me rinda el dinero”, confesó.

Luis Mosquera, un trabajador de una industria del aluminio, tampoco se sumó a las votaciones. “Hoy no se está eligiendo a nadie, desde ya todos sabemos quién gana y así ¿con qué ánimos vamos a votar?”, cuestionó. Para el empleado, con más de 15 años en la estatal, ya no importan las presiones ni las amenazas. “Yo no nací mocho, si tengo que empezar de nuevo como lo han hecho miles de venezolanos afuera del país, lo hago. Ya basta de tanta gente arrodillada”, señaló.

La pérdida de confianza en el voto equivale a dolor para Karen Méndez, una ama de casa residenciada en San Félix. “Llegar a este punto de desesperanza es demasiado triste, si perdimos toda la confianza en el voto, ¿cómo salimos de esto? Nadie quiere muertos, nadie quiere violencia, pero ¿cómo votamos con este gobierno que se adueñó del CNE?”, planteó.

En medio de las posiciones de quienes no acudieron a votar, otros como un soldador pensionado de 66 años, que prefirió mantener su nombre en reserva, decía con vehemencia que había que salir a votar. Sin embargo, manifestó su seguridad de que “esto no lo va a solucionar nadie” y su apuesta en que se dé un milagro que permita solventar los problemas de alimentación, las medicinas y el alto costo de la vida. Ese fue su voto.

Visto 955 veces Modificado por última vez en Domingo, 20 Mayo 2018 21:11

El presidente Donald Trump negó que haya una “guerra comercial” contra China, pero justificó las medidas con acusaciones de supues...

El predicador evangélico Fabricio Alvarado, quien se había impuesto por poco margen en la primera vuelta de febrero, sacó 39,26 po...

La comitiva del expresidente acusado de corrupción fue abucheada y atacada con huevos en varias localidades, sobretodo en regiones...

Solo el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país, puede impedir que el ex presidente y aspirante presidencial para los c...