Martes, 03 Abril 2018 00:00

Dirigentes juveniles coinciden en que fractura opositora frenó posibilidad de cambio en protestas de 2017

 
Valora este artículo
(0 votos)
En abril de 2017 Guayana retomó las calles para exigir la restitución del hilo constitucional en Venezuela En abril de 2017 Guayana retomó las calles para exigir la restitución del hilo constitucional en Venezuela Foto William Urdaneta | Archivo

A un año de las manifestaciones de 2017, dirigentes juveniles defienden la lucha de calle que lideraron y que logró poner a Venezuela ante la mirada de la comunidad internacional. Reconocen que en su momento hubo una verdadera unidad en la oposición, pero falta de conducción, estrategia y hasta propios intereses enfriaron esa lucha que dejó decepción en el ciudadano. Sin embargo, ante una crisis mucho mayor, no descartan una nueva movilización con el agregado de las protestas espontáneas que se han dado en la colectividad.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

157 detenciones arbitrarias y un asesinado consolidan la represión de Maduro en Bolívar

barra 4naranja220

“Procesar civiles ante la justicia militar rompe la estructura formal de un estado de derecho”

 

Se pudo haber logrado un cambio, pero la desunión terminó por apagar el movimiento que una vez más lideraron jóvenes. A un año de las manifestaciones políticas y la represión del régimen, dirigentes juveniles coinciden en la percepción de que, con aciertos y desaciertos, valió la pena, y estarían dispuestos a retomar las calles.

Gefry Márquez era consejero de Extensión de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), núcleo Guayana, y coordinador general de la Mesa de la Unidad (MUD) juvenil en Caroní durante las protestas del año pasado. Reconoce que el descontento actual se inclina tanto para el Gobierno como para la dirigencia opositora, pero rescata que gracias a esas manifestaciones se logró el desconocimiento de la comunidad internacional hacia el régimen de Nicolás Maduro.

“Creo que existe un sentimiento entre las personas que se han dado cuenta que en la unidad está el secreto. Están las dos corrientes: la de no participar en las elecciones y las de sí participar, puede ser una u otra, pero nos tenemos que unificar (...) el mayor problema y lo que no hemos entendido este año es que las vías por donde presionar para lograr victorias democráticas tienen que ser unitaria, y una no priva a la otra. El protestar no priva el hecho de que podamos ir a elecciones, lo más importante es entender la responsabilidad de los actores en el país”, señala Márquez.

“Por un momento logramos una unidad excepcional, se le dio sentido a la lucha política, empujamos un barco hacia un mismo lado. Hoy lo que nos ha hecho más daño es el pensar que las luchas políticas y sociales siempre tienen un interés particular. Lo importante es el buscar la ruta hacia la salida del régimen que menor costo en vidas tenga”, agrega.

Andrea Velásquez, dirigente juvenil de La Causa R, afirma que con aquellas manifestaciones, consideradas por el Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) como la primera rebelión popular del siglo XXI, se llegó a un punto en el que se pudo haber logrado el cambio en el país, pero hubo una fractura dentro de la oposición.

  ReperisionNUEVA
La represión desmedida por parte de fuerzas de seguridad marcaron las manifestaciones de 2017 | Foto Wilmer González
 

“Hay una fractura dentro de la MUD, por primera vez demostramos con pruebas en mano que se cometió un fraude en las elecciones de gobernadores con Andrés Velásquez, y eso no significó nada para algunos factores de la oposición, cada quien mirando para sus propios intereses y no hubo una manifestación de impacto y provocó la decepción de las personas”, recuerda.

A un año de las protestas, muchos de los jóvenes que participaron en estas manifestaciones y en las de años anteriores, se han ido del país después de una lucha de meses, lo que genera también incertidumbre en el ciudadano.

Velásquez coincide con Márquez al plantear la vía unitaria para lograr los objetivos, lo que implica canalizar el descontento y protestas espontáneas de los ciudadanos.

“En 2017 la mayoría de los que salíamos éramos los mismos, en 2018 está saliendo la gente que nunca salió, están protestando por los problemas que lo están afectando como el agua, la luz, las medicinas, es eso lo que tenemos que canalizar y darle conducción”, acota Velásquez.

¿Valió la pena la protesta?

Jesús Duarte, estudiante de la UCAB, no solo participó en las protestas de 2017, fue uno de los cientos de detenidos en Ciudad Guayana. Su aprehensión ocurrió el 27 de junio, junto a otros dos ucabistas y otras 12 personas cuando manifestaban en la urbanización Los Mangos en Puerto Ordaz.

Considera que los reclamos sirvieron para despertar a la gente, aunque no ocurrieron mayores cambios a favor, salvo por un recrudecimiento de la crisis.

Aun así, asegura que valió la pena protestar y saldría mil veces más a manifestar en las calles.

  AugustoPuga
En mayo de 2017, Augusto Puga fue la primera víctima de la represión de cuerpos policiales en el estado Bolívar
 

También coincide en que los intereses partidistas terminaron por frenar lo que habían avanzado.

“La lucha por el poder de los partidos políticos de la MUD, todos querían el poder y empezó la desunión, cada quien jalaba para su lado”, afirma.

Para Gefry Márquez, a pesar de los caídos, la represión desmedida del régimen sirvió para quitarse la máscara de democracia y colocarse la de dictadura, demostrar lo que tanto habían denunciado.

“Valió la pena salir porque defender nuestros derechos, alzar la voz contra las injusticias, la tiranía, la corrupción, la desidia, siempre valdrá la pena, no podemos esperar que el país se caiga sin hacer nada. Siempre voy a lamentar la muerte de mis hermanos de lucha que aún sin conocerlos salimos por la misma causa, así como ellos pude haber sido yo, incluso pudo haber sido mi propio hermano que recibió un disparo en la espalda a manos de un colectivo”, recuerda Andrea Velásquez.

La dirigente juvenil admite que faltó apoyo, conducción, y hasta estrategia.

“Espero realmente que podamos volver a salir con fuerzas en unidad, que no nos dejemos manipular por un falso diálogo o unas elecciones sin condiciones justas porque entonces ahí la vida de tantos quedaría impune a la sombra de un gobierno asesino”, fustigó.

Márquez, por su parte, concluye que el salir nuevamente a la calle implica que los ciudadanos reconozcan que “protestar es un derecho que nadie puede quitar y tenemos en nuestras manos las herramientas. Protestar es el camino que tenemos para denunciar, no hay que tenerle miedo a la calle”.

ParapolicialesGrupos parapoliciales llegaron a interferir en los reclamos opositores con robos y disparos

Visto 1650 veces Modificado por última vez en Martes, 03 Abril 2018 23:33

El presidente Donald Trump negó que haya una “guerra comercial” contra China, pero justificó las medidas con acusaciones de supues...

El predicador evangélico Fabricio Alvarado, quien se había impuesto por poco margen en la primera vuelta de febrero, sacó 39,26 po...

La comitiva del expresidente acusado de corrupción fue abucheada y atacada con huevos en varias localidades, sobretodo en regiones...

Solo el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país, puede impedir que el ex presidente y aspirante presidencial para los c...