Martes, 12 Diciembre 2017 00:00

Oposición urge de unificación y estrategia para reconducir el cambio democrático en 2018

 
Valora este artículo
(1 Voto)
“Al final, ni los actores que participaron en las elecciones ganaron ni hubo una utilización simbólica de la abstención como una manifestación del rechazo”, recalca Luis Vicente León “Al final, ni los actores que participaron en las elecciones ganaron ni hubo una utilización simbólica de la abstención como una manifestación del rechazo”, recalca Luis Vicente León Foto William Urdaneta

@marcosdavidv

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

La abstención ciudadana ante una oposición sin rumbo facilitó el triunfo del chavismo en Bolívar

barra 4naranja220

La abstención dominó en el sur de Bolívar

barra 4naranja220

“Por el chavista no voy a votar y el opositor no sé ni quién es: Por eso no voté”

 

No ha sido complicado analizar, un día después, lo que pasó el 10 de diciembre en Venezuela. No ha sido porque era lo que se esperaba: que el Partido Socialista Unido de Venezuela se quedara con un altísimo porcentaje de las alcaldías de Venezuela.

Cerrado el año (electoralmente hablando) y con la lección de que sin unidad la oposición no logrará su gran reto de cambiar la Presidencia de la República, surge la pregunta: ¿qué hacer cuando la elección presidencial está a la vuelta de la esquina?

Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanalisis y profesor universitario, sentencia que, por empalagoso que parezca, lo primero que debe hacer la oposición es hacer que los venezolanos recuperen las esperanzas.

“¿Qué necesitas? Necesitas rescatar la esperanza y eso se logra en la medida en que tienes un liderazgo suficientemente sólido que genere esta esperanza. Aquí, básicamente, sin un líder que enamore, que los haga soñar, no habrá esa esperanza. Pero aquí además no se va a ganar solo votando, sino presionando, defendiendo derechos, operacionalizando y negociando: todo”, resume.

Ha sido un año de vaivenes. Desde la ruptura del hilo constitucional con el secuestro por parte del TSJ a las competencias de la legítima Asamblea Nacional, pasando por cuatro meses de protestas que dejaron en el asfalto más de 120 asesinados, un plebiscito que se diluyó en la nada, pese a su fuerza popular, una elección constituyente signada por la sangre (ese día murieron asesinadas más de 10 personas) y dos elecciones, las de gobernadores y las de alcaldes, la estrategia de desmoralización de la dictadura ha tenido efectividad.

Eso ha terminado por desperdigar a la oposición en este último mes del año. La prueba más concreta fue el domingo.

“El planteamiento opositor de no participar fue destruido por la participación  de actores de esa tendencia que sentían que no se podían perder los espacios. Al final, ni esos actores ganaron ni hubo una utilización simbólica de la abstención como una manifestación del rechazo, porque te abstuviste y la gente interpreta eso como que perdiste. Por lo tanto, significa que perdió la oposición y perdieron todos: perdieron los disidentes y los convocantes a la abstención”, explica León.

Etapa difícil 

Pero yendo más allá de la consabida esperanza, ¿cuál es la vía más expedita? La vía de tranzar y de unificar criterios.

“Viene una etapa muy difícil, con una oposición con una derrota activa, con un nivel de participación bajísimo, con fracturas y con desesperanza: es una mezcla explosiva”, advierte.

El periodista y exsecretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Jesús Chúo Torrealba, remarcó que la estrategia errática de la oposición (unos llamando a participar y otros llamando a no hacerlo) no puede repetirse. La incoherencia pasa sus facturas y más a corto plazo, un corto plazo como el que, por ejemplo, resta para las presidenciales.

“Los que llamaron a no participar mandaron de todas maneras a sus dirigentes locales y regionales a participar bajo otras banderas, bajo otras tarjetas, generando una tremenda confusión y profundizando el malestar de los ciudadanos”, criticó en su programa radial La fuerza es la unión, de este lunes.

Todo eso ha sido estrategia del régimen madurista. Y la oposición, organizada en la Mesa de la Unidad Democrática, ha mordido ese anzuelo. Las consecuencias son visibles.

El Gobierno promueve estrategias para desvalorizar al voto y por otro lado, establece un cerco socioeconómico que ha convertido a parte de los ciudadanos en siervos del Estado”, apuntó.

De todos menos elección 

La coordinadora de Vente Venezuela y exdiputada, María Corina Machado, sostuvo este lunes, en rueda de prensa, que lo del domingo ni siquiera puede ser catalogado como una elección por dos razones: la convocó una asamblea constituyente ilegítima y la organizó un CNE fraudulento.

“Lo que pasó ayer (domingo) no significa que los venezolanos somos indiferentes, todo lo contrario, lo que pasó ayer (domingo) en Venezuela fue un acto muy consciente de cada ciudadano”, expuso.

Machado toma la abstención como lo que debería ser un sacudón en la oposición: los ciudadanos venezolanos no están dispuestos a ser comparsa de una descoordinación.

  ComillasAMARILLASViene una etapa muy difícil, con una oposición con una derrota activa, con un nivel de participación bajísimo, con fracturas y con desesperanza: es una mezcla explosiva”. Luis Vicente León  

"No es verdad que (la gente) está resignada, es que no va seguir creyendo en engaños. Para votar y elegir no podemos seguirle el juego a la narcodictadura. Tenemos que salir a luchar, como se enfrentan las narcodictaduras, con posiciones de firmeza partiendo de la base y confianza de la fuerza que sí tenemos. Tenemos más de 90% de los venezolanos que repudia este sistema”, aseveró.

Otro sacudón, atendiendo la idea de Luis Vicente León, debería ser el alerta de peligro que supone la pérdida de credibilidad de los venezolanos en el voto. Con ello concuerda el exgobernador de Miranda Henrique Capriles.

“La abstención no tiene padre ni madre, la abstención es reflejo de la crisis institucional de nuestro país, pero en las condiciones actuales es peligroso que la gente pierda fe en el voto (…) el país no yendo a  votar lo que demuestra es pérdida de confianza institucional y en la política, y esa es una situación que hay que atender", dijo en su programa Pregunta Capriles este lunes.

En síntesis: unificación de criterios y una estrategia clara para recuperar la confianza de la gente y, por tanto, las esperanzas. De lo contrario, concluye León, lo que viene es “un terrible escenario cubano con un tiempo largo y tortuoso”.

Visto 2199 veces Modificado por última vez en Martes, 12 Diciembre 2017 05:34

El presidente Donald Trump negó que haya una “guerra comercial” contra China, pero justificó las medidas con acusaciones de supues...

El predicador evangélico Fabricio Alvarado, quien se había impuesto por poco margen en la primera vuelta de febrero, sacó 39,26 po...

La comitiva del expresidente acusado de corrupción fue abucheada y atacada con huevos en varias localidades, sobretodo en regiones...

Solo el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país, puede impedir que el ex presidente y aspirante presidencial para los c...