Miércoles, 17 Mayo 2017 00:00

Dictadura de Maduro acentúa escalada represiva con incursión militar y detenciones en UCAB Guayana

 
Valora este artículo
(2 votos)
Nelson Nava, estudiante del séptimo semestre de Comunicación Social de la UCAB Guayana, fue detenido por motorizados de la GNB dentro del campus Nelson Nava, estudiante del séptimo semestre de Comunicación Social de la UCAB Guayana, fue detenido por motorizados de la GNB dentro del campus Foto Alfredo Pérez Vivas
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Profesores de la UCAB marchan contra detenciones ilegales y violación de la autonomía universitaria 

barra 4naranja220

Ucabistas aplaudieron clases magistrales como aporte al plantón nacional

 

La represión militar contra la disidencia se recrudeció este martes en Ciudad Guayana con la incursión de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) del Destacamento 625 al campus de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), hechos en los que además detuvieron -sin razón alguna- a un estudiante y a un profesor de esta casa de estudios.

Tanto alumnos como profesores fueron enfáticos al relatar que no había manifestación o tranca que justificara el atropello cometido por los castrenses, la violación de la autonomía universitaria, hecho que además quedó registrado fotográficamente por el estudiantado, que presenció cuando los motorizados detuvieron a Nelson Nava, estudiante del séptimo semestre de Comunicación Social.

No satisfechos con sendas arbitrariedades, los militares dispararon bombas lacrimógenas y perdigones a los jóvenes que salieron del recinto universitario para defender a su compañero, y además, detuvieron al profesor Marcos David Valverde -también periodista de Correo del Caroní- mientras intentaba mediar en el altercado, a la vez que ejercía su labor periodística.

Ruleteados por más de tres horas

 

GNBMotorizados de la GNB ingresaron la mañana de este martes al campus de la UCAB Guayana y el hecho quedó registrado por el estudiantado | Fotos cortesía

REACCIoN1
Estudiantes y profesores salieron a la calle a repudiar la represión, trancando la vía en el semáforo del Loefling

 

Del paradero de Nava y Valverde no se tuvo información hasta las 11:00 de la mañana, habiendo transcurrido una hora de su detención arbitraria e ilegal por parte de los militares. A cada uno lo tenían por separado en los rinocerontes -nombre dado a las tanquetas VN-4 que posee la GNB para el control del orden público- que escoltaban al personal de la municipalidad que recogía escombros en toda la avenida Atlántico.

La presión ciudadana y del gremio periodístico por las redes sociales, así como la mediación de profesores ucabistas con los castrenses, agilizó el traslado de ambos apresados a la sede del Destacamento 625 de la GNB. pasada la 1:15 de la tarde, transcurridas ya más de tres horas desde el momento del arresto, que no se practicó bajo la figura de flagrancia y mucho menos por una orden judicial.

Según los militares, Valverde no estaba detenido, sin embargo era necesario practicarle una evaluación médico forense para dejar constancia de su buen estado físico. A las 5:30 fue llevado en vano al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para dicho examen y una hora después fue dejado en libertad. Por su parte, Nava quedó en una especie de limbo jurídico en el que ni sus propios captores sabían si ponerlo a la orden del Ministerio Público o no.

 


Tercera violación a la autonomía universitaria durante protestas

Esta ola de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro cuenta ya con tres casos de violación a la autonomía universitaria en el territorio nacional. Los dos primeros ocurrieron el 5 de abril en la Universidad Católica del Táchira, cuando funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana dispararon bombas lacrimógenas contra la institución, y en la Universidad de Carabobo, donde se comprobó el allanamiento al campus por parte de la Guardia Nacional Bolivariana para agredir al estudiantado.

Este martes le tocó a la UCAB Guayana, cuando motorizados castrenses ingresaron al recinto sin provocación alguna y detuvieron a un estudiante que ni estaba cometiendo un delito en flagrancia, ni tenía una orden de captura en su contra. Desde el Destacamento 625, un funcionario de tropa quiso defenderse diciendo que al darse cuenta de que estaban dentro del recinto dieron la orden de abandonarlo inmediatamente; sin embargo jurídicamente existe el principio Nemo auditur propriam turpitudinem allegans. En otras palabras: “nadie puede alegar (como defensa) su propia torpeza”.

“Por primera vez en la historia en nuestra casa de estudios ocurre una acción como esta, la cual consideramos inconcebible y de suma gravedad, no solo porque atenta contra la inviolabilidad del espacio universitario consagrado en la Constitución nacional, sino porque es una nueva evidencia de la ola represiva de los cuerpos de seguridad del Estado, con el agravante de que para el momento del suceso no se registraban alteraciones del orden público ni dentro de la universidad ni en sus inmediaciones”, reza parte del comunicado emitido por la UCAB Guayana tras los hechos de este martes.

 


Empezando por la Constitución

Al irrumpir en el campus de la UCAB Guayana, los funcionarios del Destacamento 625 de la GNB violaron el derecho a la autonomía universitaria (específicamente la inviolabilidad del recinto), consagrada en el artículo 109 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como los artículos 7 y 9 de la Ley de Universidades y 33 y 34 de la Ley Orgánica de Educación.

Al detener al estudiante y al profesor sin haber cometido delito, sin estar en flagrancia y sin orden judicial alguna, hicieron caso omiso al numeral 1° del artículo 44 de la Carta Magna y al artículo 234 del Código Orgánico Procesal Penal, donde se establecen los principios para todo arresto que se practique en territorio nacional y señalan los extremos que deben llenarse legalmente para calificar un delito como flagrante.

Otro de los delitos en los que incurrieron los guardias nacionales fue la privación ilegítima de libertad contra Valverde, a quien retuvieron por más de ocho horas y dejaron en libertad sin notificar al Ministerio Público, situación que está prevista y sancionada en los artículos 176 y 174 del Código Penal y cuyos efectos en la víctima son penados también en la Ley Especial para Prevenir y Sancionar la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes.

La violación de todos estos preceptos legales, así como la intención de reprimir injustificadamente, evidencia la debilidad de un gobierno cada vez más necesitado del uso de la fuerza para mantenerse en el poder. Un gobierno que criminaliza a una disidencia que sigue apostando por el camino legal y pacífico para lograr el cambio político. Ese cambio que se cristaliza con elecciones. Las mismas que el Gobierno evita a toda costa, a sabiendas de su inefable resultado. Este es el rostro de la dictadura.

REACCIoN2Los profesores protestaron en horas de la tarde con una marcha de togas para repudiar la represión 

Visto 1783 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Mayo 2017 06:05

La gestación de seis huracanes (Harvey, Irma, José, Katia, Lee y ahora María) en menos de dos meses, y sus nefastas consecuencias ...

terremoto causó grandes daños y unos 150 muertos el mismo día en que se conmemoraba el 32 aniversario del gran sismo de 1985 en Ci...

Los habitantes de Dominica “lo han perdido todo”, aseguró el primer ministro Roosevelt Skerrit. El potente ciclón causa desol...

Sorpresivo vuelco en Ciudad de México tras el devastador terremoto. La Marina del país centroamericano informó de manera oficial q...

Luego de azotar las pequeñas islas caribeñas donde el huracán “María” dejó su sello de destrucción y muerte, le pegó con fuerza a ...