Jueves, 27 Abril 2017 00:00

Escasa y obligada concurrencia para “defender la revolución” delata ocaso del oficialismo en San Félix

 
Valora este artículo
(5 votos)
La convocatoria estuvo marcada por el desánimo de los asistentes La convocatoria estuvo marcada por el desánimo de los asistentes Fotos Aníbal Barreto

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

“Mataron a Esmín”

No ha habido conclusiones de parte de los cuerpos policiales sobre el asesinato del trabajador de Ferrominera y miembro de la Central Obrera, Esmín Ramírez, pero el presidente de la Central Obrera en Guayana, Pedro Perales, asomó el homicidio como un caso alejado de la delincuencia común.

“Acaban de asesinar otro dirigente sindical. Esa derecha viene por nosotros (…) Mataron a Esmin para pretender confundirnos y decir allí está la delincuencia”, dijo, sin pruebas.barra ama345

 

Aquella marea roja que otrora acompañaba los actos oficialistas se convirtió en riachuelo. De los más exiguos. Este miércoles, en la angosta calle Bolívar de San Félix, fueron pocos los que acudieron al llamado de la Central Bolivariana de Trabajadores Socialistas a defender la revolución. Buses atestaron el estacionamiento ubicado frente al Mercal, pero quienes descendieron de ellos no llenaron ni una cuadra de la vía.

Hubo que recurrir a ofrecer agua a los más pegados a la tarima, a tildar de escuálidos opositores a los que se iban o se hacían los locos, a amenazar con que por allí estaba el presidente de Sidor, Justo Noguera Pietri, con pedir a los que estaban detrás de la tarima que se vinieran al frente, e -incluso- con decir devuélvanse los que se están yendo porque llegó el pollo. Nada funcionó.

Si a las 10:00 de la mañana, con amplios claros en la vía, podían decir que habían completado una cuadra; a mediodía, cuando ni siquiera la directiva nacional de la Central Bolivariana de Trabajadores Socialistas de la Ciudad, el Campo y la Pesca había llegado, quienes aún se achicharraban bajo el sol completaban menos de media cuadra.

El discurso fue pobre. Como cuando ya no quedan palabras. El presidente de la Central Obrera, Pedro Perales, fue el que más tuvo el micrófono en sus manos y, a falta de dotes de oratoria, optó por un formato similar al del programa Con el mazo dando del segundo a cargo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, que se pierde en saludos repetidos una y otra vez, amenazas sin sentido y consignas.

“¿Dónde están los trabajadores de Sidorrrrrrr? ¿Dónde están los trabajadores de Venalummmmm?”, preguntaba en grito cada tanto. La respuesta en cadena: “Están dormidos (…) Cuidado que por allí está Justo (…) No se cansen que ahora es que viene lo bueno”, decía.

Perales exhortó a la unidad, a estar atentos a los mensajes que se envían a la población y en no caer en la división. Esto último lo dirigió a “los dirigentes de las barriadas”.

 
 

“Esa derecha tiene ganas de pasar del puente para acá, ellos quieren venir a atacar nuestras escuelas, a atacar el CDI, sepan ustedes hermanos de la derecha que si se les ocurre venir a San Félix van a encontrar un pueblo bien organizado, aquí somos revolucionarios. Ellos están preparando un plan para venir por todos los que estamos aquí, todos los que estamos aquí estamos en la mira de ellos”, reiteró vehemente, insistiendo en la división de clases y en simplezas como que la derecha mira a los habitantes de San Félix como gente pata en el suelo.

No hizo alusión a la última visita del presidente Nicolás Maduro a San Félix el 11 de abril y a su atropellada salida del lugar bajo una lluvia de piedras. Pero, de seguro, sus palabras surgieron de ese tropiezo del oficialismo en una zona que pasó de ser roja, rojita a un terreno movedizo electoralmente hablando, producto de los graves problemas sociales que sufre.

Las groserías, en medio de los llamados de paz, también tuvieron lugar cuando un funcionario exaltado y gritando tomó el micrófono. “Terroristas de mierda, se van al carajo”, añadió, para luego -groserías más- pedir disculpas por las palabras que atribuyó a la efervescencia de los trabajadores.

Frente a comunidades que con pancartas se identificaban como comités locales de abastecimiento y producción (CLAP), otro trabajador que tomó la palabra criticó que la oposición intente influir en la postura política de los venezolanos a través de los alimentos, justo lo que el control social impuesto por el CLAP pretende, de acuerdo con lo denunciado por diversas organizaciones sociales.

- Nos han querido hacer cambiar nuestra opinión política por un paquete de harina PAN, no joda, aquí hay un pueblo revolucionario - dijo.

Cuando ya los discursos no calaban más y los trabajadores se retiraban en bandada, Perales les advirtió: “Vemos que algunos como que se están moviendo hacia abajo, como que se quieren ir, como que quieren jugar sucio, y aquí vinimos y fuimos convocados los elegidos, los que estamos convencidos de que esta revolución es lo mejor que le ha pasado a Venezuela. El que se va de aquí caminando y se hace el loco es un escuálido opositor. Por eso le pedimos, mantente allí que ya viene la dirección nacional a darnos el mensaje”.

A las 12:00 del mediodía anunciaban que esa dirección nacional que habían esperado por horas ya había llegado al aeropuerto y venía en camino. Se trataba de Marco Tulio Díaz, vicepresidente de la Central Obrera; José Ramón Rivero, viceministro de Inspección Laboral del Ministerio del Trabajo; acompañados de Tito Oviedo, alcalde de Caroní y Ángel Marcano, presidente de Alcasa y de la Corporación del Aluminio.

A unos metros, muy cerca del Mercal, los trabajadores rodeaban los buses para abordarlos y retirarse. “Yo estoy amanecido, ni siquiera he dormido porque estaba de turno”, confesó un sidorista que prefirió no identificarse por temor a represalias. “Esto es una pantalla, ¿quién va a apoyar a la revolución si tenemos salarios deprimentes y la empresa parada?”, cuestionó.

Apoyar porque sí

Cleomidis Cabello, una ama de casa residenciada en Las Amazonas, tampoco tenía muy claro el porqué apoyaba a la revolución. “Vine porque quiero una Venezuela libre de violencia y para que las cosas mejoren”, expresó. 

- ¿Por qué razones apoyas a este gobierno?

- Porque sí. 

- En el país existen problemas de escasez de alimentos y medicinas, inflación, niños muriendo por enfermedades y desnutrición, ¿cuál crees que es la responsabilidad del gobierno en eso?

- Ehhh… Muy buena pregunta (silencio y más silencio).

SolAlgunos trabajadores de las empresas básicas manifestaron que fueron presionados para asistir para engrosar la concurrencia, en la que el apoyo popular fue casi nulo

Aaron Polanco, un trabajador de Vhicoa, acudió a la movilización para que la revolución no se caiga. Frente a los problemas de escasez e inflación, dijo, “hay que seguir aguantando, la oposición no nos va a derrotar”, mientras que Asdrúbal Moya, también trabajador de la compañía mixta, atribuyó los problemas del país a la falta de acuerdo entre oposición y gobierno.

Auristela Marsella, una ama de casa de 60 años del Core 8, afirmó que la escasez o los problemas para conseguir alimentos en ciertas comunidades “son casi personales porque el gobierno nos da los CLAP”. “En las comunidades se ve a diario (…) Todo va en la organización que tenemos. Si en San Félix, hay problemas, hay que organizarse. Algunos no están organizados”. 

- Antes los alimentos y las medicinas se conseguían con solo visitar el supermercado o la farmacia.

- Los medicamentos están llegando al CDI, están llegando. Los de la tensión, el mío por lo menos está llegando. En las farmacias también se consiguen, lo que pasa es que hay farmacias que son bachaqueras y desvían los productos.

Pancartas de reclamos

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Un oficialismo disminuido apela al insulto y a una envejecida prédica antiimperialista

barra 4naranja220

Empresas básicas incurren en corrupción al movilizar 5 mil trabajadores a marcha oficialista en Caracas

barra 4naranja220

Jóvenes detenidos por lanzar objetos a Maduro enfrentan hasta cinco años de prisión

 

Pero otra vez, por si acaso, el secretario general del sindicato de Cabelum, Obed Gómez, recordó que “algunos problemas, algunas cositas que tenemos son simplemente domésticas”.

A pocos metros de él y de la tarima levantada para el acto, empleados de la Alcaldía de Caroní desplegaron pancartas con reclamos laborales. Fueron las mismas que el martes habían mostrado en una protesta a las puertas de la municipalidad, para exigir el pago de la diferencia de 50% de aumento salarial, entre otros reclamos laborales.

Un pequeño cartel con el que abogaban por la liberación del alcalde de Caroní, José Ramón López, detenido en septiembre de 2015, también se dejó ver en un pequeño balcón del Palacio Municipal.

La salida de Perales a los problemas, no de la Alcaldía específicamente sino en general, fue singular. “Pídanle todo a Dios, a mí me piden empleo pero yo no tengo empleo que ofrecer, pídanlo a Dios”, sugirió.

Aún con los reclamos, “algunos problemas y algunas cositas”, los dirigentes sindicales dijeron que para la marcha oficialista del 1 de mayo ningún trabajador revolucionario se quedará en Guayana. “Para toditos tenemos autobuses y tenemos comida”, prometió Perales. “Así haya que voltearse la pantaleta y el interior, vamos”, aseguró el dirigente sindical de Sidor, José Meléndez.

Con ese puñado de gente, con esos llevados a regañadientes; esos que se alejaban; esos que no querían estar; esos que ya no creen, o nunca han creído, la Central Obrera en San Félix dio la lucha, “la batalla para lograr la victoria revolucionaria”. 

MediodIa

“Hemos llenado esta avenida, estamos llegando a Las Delicias”, juraba Perales, presidente de la Central Obrera, mientras menos de media cuadra tenía presencia oficialista al mediodía. Las Delicias es el sector residencial adyacente a la laguna

Perales“Con esta revolución es que hemos avanzado”, expresó el dirigente sindical del aluminio, que no logró mantener el ánimo entre los asistentes

Pancartas
Los trabajadores de la Alcaldía colgaron sus reclamos de un balcón del Palacio Municipal

Visto 2131 veces Modificado por última vez en Viernes, 28 Abril 2017 03:25

El ex presidente conservador Sebastián Piñera buscará un nuevo mandato en la segunda vuelta el 17 de diciembre ante el oficialista...

Junto con las elecciones presidenciales se renovará por completo la Cámara de Diputados, que sube de 120 a 155 miembros, y parcial...

Durante sus casi cuatro décadas en el poder, el presidente de Zimbabue se transformó de luchador por la libertad de la antigua col...

La constructora brasileña trasnacional usaba compañías en paraísos fiscales para lavar dinero y ocultar el pago de sobornos a polí...

La masacre de Texas no tiene nada que ver con la ley de armas, expresó el presidente Trump. ...