Miércoles, 25 Junio 2014 00:00

Corrupción y falta de debate presionan revisión en el PSUV

 
Valora este artículo
(8 votos)
Según Michels, los partidos “democráticos” de masas tienen una “oligarquía” que rige la organización con “brazo de hierro” Según Michels, los partidos “democráticos” de masas tienen una “oligarquía” que rige la organización con “brazo de hierro” Foto cortesía Sibci

Las bases del chavismo, así como los partidos aliados, consideran que las críticas expuestas por figuras del gobierno hacia la gestión del presidente Nicolás Maduro ofrecen una oportunidad para reabrir un debate nacional sobre la conducción del “proceso bolivariano”, sus errores, aciertos, y las formas para reconducirlo en el futuro.

Sin embargo, el castigo de la cúpula del PSUV al ex ministro Navarro repite la historia de la represalia contra el cuestionamiento, dejando sin efecto la prédica “irreverencia en la discusión, lealtad en la acción”.

En todo caso, queda claro la disposición de buena parte del partido oficial a abrir la discusión con miras a tomar acciones contra los vicios que socavan el apoyo popular y deterioran el mandato.

Mensajes como “exhortamos a la AN a que desempolve la Ley contra la Corrupción y se castigue a los corruptos. Esos son los grandes traidores a la revolución”, enviado recientemente por la diputada al Parlatino, Ana Elisa Osorio, en su cuenta de Twitter, abundan en las redes sociales y en las reuniones a puertas cerradas.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Irreverencia en la discusión, lealtad en la acción”, predicaba el ex presidente de la república y ex mandatario del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Hugo Chávez Frías, en las postrimerías de la campaña electoral de 2012.

La propuesta del líder, orientada a generar cambios en la dirección de gobierno, y en el de la tolda, recibió los vítores de millones de seguidores, incluyendo funcionarios del propio gabinete; muchos de los cuales rasgaron sus vestiduras en favor de “las tres erres”: revisión, rectificación y reimpulso. Esto fue lo dicho a todas voces, pero la concreción de estas iniciativas es otra historia.

La reciente publicación de una carta del ex ministro de planificación, Jorge Giordani, en la que exponía una colección de fallas que iban desde la desatención del área económica por parte del presidente de la República, Nicolás Maduro, pasando por la corrupción, hasta su falta de liderazgo para encarar el país, fue el punto que desató los demonios. La misiva pública del hombre fuerte de la economía de la era Chávez no tardó en generar reacciones dentro de las propias filas de la “revolución”, amén de aquella máxima proferida por el ex mandatario años antes.

La famosa “crítica y autocrítica” no estaría en discusión… al menos en principio, pues si algo ha demostrado estas reacciones es que las disertaciones pueden ser irreverentes, pero no dejan de tener sus consecuencias.

Prueba de ello fue la reacción del partido rojo ante las palabras del ex titular de las carteras de Energía Eléctrica y Educación Universitaria, Héctor Navarro, quien a propósito de la misiva de Giordani redactó la suya propia no solo en solidaridad con el ingeniero electrónico que fungía de pontífice en los asuntos económicos y que ahora -según la carta- se le tilda de traidor, sino también en respaldo a su petición de que se investigue la corrupción, las “empresas de maletín” que estafaron al país, y un petitorio a Maduro para que actúe con “la responsabilidad de un estadista” frente a la situación.

¿El resultado? La destitución de Navarro de la dirección del PSUV y su posterior sometimiento a un tribunal disciplinario dentro de la organización. Esto según palabras del propio ex ministro, pues hasta ahora ni el partido ni el gobierno ha emitido declaración alguna sobre algunos de los comunicados.

Reflexiones y solidaridades
La dirección nacional del Partido Comunista de Venezuela concibió la carta de Giordani como una oportunidad para reabrir un debate nacional sobre la conducción del “proceso bolivariano”, sus errores, aciertos, y las formas para reconducirlo en el futuro. El secretario general de la tolda, Oscar Figuera, distanciándose de toda solidaridad automática, desmarca al partido de quienes descalifican a priori la exposición de Giordani y de quienes la ven como “verdad absoluta”.

La dirigente nacional del PSUV y diputada del Parlatino, Ana Elisa Osorio, también se solidarizó con Navarro a través de la red social Twitter, al hacerse eco de un mensaje que ponía lo siguiente: “Nuestra solidaridad apoyo y respaldo al camarada Héctor Navarro#ChavistasUnidosYLeales”.

Aunque no ha querido pronunciarse formalmente frente a esta situación, la ex ministra del Ambiente ha dejado clara su postura a través de otros trinos publicados en el mismo medio, como el que pone: “Exhortamos a la AN a que desempolve la Ley contra la Corrupción y se castigue a los corruptos. Esos son los grandes traidores a la revolución”, con mención, además, al ex ministro Navarro.

Hasta ahora la posición de la dirección nacional del PSUV no ha sido más que el silencio. El mutismo ante una situación que pone en cuestionamiento la pluralidad dentro del partido, el derecho a la crítica y la postura de la organización frente a temas como la corrupción y sus responsables.

Antecedentes rojos
Esta no es la primera vez que el partido rojo sanciona a uno de los suyos por una crítica pública a la organización. Este caso se suma a otros, como el del ex gobernador del estado Monagas, José Gregorio Briceño, quien resultó expulsado de las filas del PSUV luego de afirmar, sin vacilación alguna, la responsabilidad de Pdvsa en el derrame petrolero sobre el río Guarapiche.

Esta realidad del partido socialista refleja, una vez más, el cumplimiento de la Ley de Hierro de la Oligarquía, teoría propuesta por el sociólogo Robert Michels, según la cual se produce, a su juicio, una de las mayores contradicciones del sistema: los partidos democráticos no practican la democracia puertas adentro.

Luego de estudiar varios partidos políticos europeos que ensalzaban el valor de la democracia en la Europa de principios del siglo XX, Michels había notado que las organizaciones políticas de entonces buscaban su amplitud en la base social. De esta forma los partidos crecían y se complejizaban, por lo que su organización se hacía cada vez más difícil. Mantener el espíritu deliberativo y de pluralidad se torna una tarea cuesta arriba, por lo que se hace necesario el control desde una cúpula del poder.

Esa cúpula, asume el autor, era la responsable de manejar al partido desde la más pura verticalidad, y que por su carácter cuasi aristocrático hacen mucho más eficiente la organización, pero a un costo muy alto: la pérdida de la democracia interna.

Los acontecimientos del PSUV no solo parecen confirmar esta teoría, sino que refuerza el carácter vertical de una organización que no solo se muestra incómoda con la autocrítica, sino que castiga la disidencia. Los ejemplos de Briceño y Navarro son solo una muestra, y si aún hay espacio para la duda ahí están las palabras del Presidente de la República en su alocución del 24 de junio:

“Pido máxima lealtad conmigo como presidente. Llamo a la máxima lealtad, a la máxima disciplina con el pueblo, con los hombres y mujeres que jamás dudaron de Chávez. Yo les digo: jamás duden de mí, yo soy un hombre de ustedes, del pueblo”, profirió Maduro la tarde de este martes. Esto además de la siguiente aseveración:

“Exijo máxima lealtad y unidad a las fuerzas de la revolución, a todos los líderes revolucionarios. Que no se impongan las fuerzas disolventes que se impusieron en el siglo XIX o que en el siglo XX impidieron la unidad estratégica del pueblo. Que no se vuelva a imponer la fuerza de la mezquindad. Detrás de eso está el enemigo agazapado”.

“Irreverencia en la discusión, lealtad en la acción”, predicaba el ex presidente Chávez, pero su concreción en las filas del PSUV, y más allá, en el propio gabinete de gobierno, parece apuntar más hacia la lealtad y al castigo de la irreverencia.

Discursos y epístolas

A3GIORDANI2Foto Archivo

Jorge Giordani, ex ministro de planificación Miércoles, 18/06/2014

“Lamentablemente las cosas fueron tomando un nuevo rumbo con la desaparición física del Comandante Chávez y el comportamiento de las instituciones que se encontraban bajo su control como PDVSA y el BCV, comenzaron a aparecer signos de independencia que se agravaban con la caída de los aportes al fisco fruto del actuar independiente del gobierno central de PDVSA guiada por sus intereses y problemas particulares, al unísono que se tomaban decisiones de gasto público ajenas a un control presupuestario”.

“La actitud por demás absurda por el candidato en ese momento a la Presidencia de la República marcó el sentido de una incomprensión del hecho económico, agobiado tal vez por el avance de la campaña electoral previa al 14 de abril y la grave decisión de desvincularse de la dirección de la economía nacional, la cual estaba atravesando momentos difíciles y de alta complejidad”.

“Una de mis preocupaciones centrales fue el avanzar en la dirección de ajuste a un nuevo escenario marcado por el incremento nuclear de la eficiencia y lucha a la corrupción tan claramente anunciado por el presidente Chávez antes y después de su elección”.

“Resulta doloroso y alarmante ver una Presidencia que no transmite liderazgo, y que parece querer afirmarlo en la repetición, sin la debida coherencia, de los planteamientos como los formulaba el Comandante Chávez, y en el otorgamiento de recursos masivos a todos quienes lo solicitan sin un programa fiscal”.

                                                                                 

A3NAVARRO2

Héctor Navarro, ex ministro de Educación Universitaria y de Energía Eléctrica. Lunes 23/06/14

“El 14 de febrero de 2013 (nótese que todavía no había fallecido el Comandante Chávez), Jorge Giordani estuvo en la Dirección Nacional del PSUV y, de acuerdo a nuestros apuntes, planteó allí varias de las cosas que ahora plantea en su carta; resultado: Silencio absoluto”.

“¿Cuál es el deber de un revolucionario cuando agota todas las vías para alertar acerca de problemas que están poniendo en peligro el propio curso de la revolución y los que son responsables de escuchar y actuar no escuchan? ¿De verdad puede ser calificado de traidor quien así actúa?”

“¿El traidor es Giordani porque, por ejemplo, denunció la asignación de dólares a empresas de maletín y propuso cursos de acción para impedir que eso siguiera ocurriendo? o ¿traidores son, aunque eso no se dice, los que asignaron los dólares que hoy requieren los Hospitales, o necesarios para la producción y para satisfacer las necesidades del pueblo?”

“¿Es que no va a haber respuesta a las denuncias de Giordani? ¿Nos conformaremos con señalarlo como traidor y en consecuencia no discutiremos la denuncia sobre la presencia del “grupo francés” y lo que se estaba negociando a espaldas de los intereses de la república? Creo que nos corresponde exigir esas respuestas así como la relacionada con la lista de las empresas que se beneficiaron con la entrega de los dólares”.

“Creo que nos corresponde discutir lo sustantivo y creo que el Presidente debe, necesita, reflexionar frente a todos nosotros, actuar de acuerdo a la responsabilidad de Estadista que tiene y asumir ese enorme reto”.

Leer más en: http://www.elmundo.com.ve/noticias/actualidad/noticias/la-carta-de-hector-navarro-en-apoyo-a-giordani.aspx#ixzz35gmnZ3BB

                                                                                  

A3MADURO2Foto AFP

Nicolás Maduro, presidente de la República. Martes 24/06/14

“Exijo máxima lealtad y unidad a las fuerzas de la revolución (bolivariana), a todos los líderes revolucionarios. Que no se impongan las fuerzas disolventes que se impusieron en el siglo XIX o que en el siglo XX impidieron la unidad estratégica del pueblo. Que no se vuelva a imponer la fuerza de la mezquindad. Detrás de eso está el enemigo agazapado”.

“Pido máxima lealtad conmigo como presidente. Llamo a la máxima lealtad, a la máxima disciplina con el pueblo, con los hombres y mujeres que jamás dudaron de Chávez. Yo les digo: jamás duden de mí, yo soy un hombre de ustedes, del pueblo”.


Diputados acatan líneas nacionales

Correo del Caroní intentó establecer contacto con miembros de la dirección nacional del PSUV, como los diputados al Parlamento Latinoamericano (Parlatino)-Capítulo Venezuela, Rodrigo Cabezas y Ana Elisa Osorio, para conocer su postura frente a la situación actual del partido y las consecuencias que trajo la salida de Giordani de su cargo y las exposiciones que hace en su carta.

Ambos prefirieron no ofrecer ninguna entrevista, dando así prioridad a la reunión sostenida por la dirección nacional del PSUV en la tarde de ayer, luego de la sanción a Héctor Navarro, quien fue puesto a la orden del tribunal disciplinario, por manifestar su apoyo a Giordani.

A través de su cuenta en twitter, la diputada Osorio instó a la Asamblea Nacional desempolvar la Ley Anticorrupción, a la vez que mostró su solidaridad con Navarro. (JS)

Visto 2341 veces Modificado por última vez en Jueves, 26 Junio 2014 02:27

En medio de la cumbre sobre cambio climático de la ONU, la organización humanitaria Oxfam advierte que las tormentas e inundacione...

La constructora brasileña trasnacional usaba compañías en paraísos fiscales para lavar dinero y ocultar el pago de sobornos a polí...

El presidente de Estados Unido, Donald Trump, catalogó lo ocurrido como un ‘acto del mal’. Más de 20 resultaron heridos. El atacan...

El portal Armando Info detalló en un trabajo que los documentos, estudiados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Inves...

La masacre de Texas no tiene nada que ver con la ley de armas, expresó el presidente Trump. ...