La Arquidiócesis de Ciudad Bolívar, Cáritas Venezuela y Unidad y Cambio organizaron un foro sobre el estado de los DD HH en Venezuela y las maneras de contrarrestar el poder violatorio del Estado venezolano.

El rol activo de la sociedad civil es la actitud necesaria ante políticas del Estado venezolano, violatorias de los derechos humanos, y registradas en el informe de la alta comisionada de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachellet.

Ese fue el centro discursivo en el foro sobre derechos humanos en Venezuela y las implicaciones del informe de la ONU. La actividad, organizada por la asociación civil Unidad y Cambio, conjuntamente con la Arquidiócesis de Ciudad Bolívar y la organización Cáritas de Venezuela en el Colegio de Ingenieros de Ciudad Bolívar. José Gregorio Guarenas, especialista y coordinador del área de DD HH de la Arquidiócesis de Caracas, y Oscar Murillo, director de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) Guayana y miembro del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea).

Celestino Aponte, de Unidad y Cambio, y Ulises Gutiérrez, obispo de Ciudad Bolívar se encargaron de la bienvenida.

Murillo, el primero de los ponentes, hizo énfasis en la importancia de los derechos humanos como instrumento del manejo de la población en reivindicación de dignidad de la vida.

 
“Ahora este espacio es muestra del ejercicio de derecho a asociación, a reunión y libertad de expresión, distintos derechos que se conjugan al mismo tiempo" | Foto cortesía Otto Jansen
 


“Ahora este espacio es muestra del ejercicio de derecho a asociación, a reunión y libertad de expresión, distintos derechos que se conjugan al mismo tiempo”, expresó.

Enumeró distintos conceptos de la materia, destacando la significación del Sistema Interamericano de DD HH, la actuación del anterior comisionado de la Organización de Naciones Unidas, y resaltó la relevancia del papel de la sociedad civil y de las organizaciones que han venido trabajando en la denuncia sobre las violaciones del gobierno y el Estado venezolano.

“El papel que ha jugado la sociedad civil en este proceso ha sido el gran contrapeso a la autoridad en las claras políticas de agresión a la libertad de expresión, los abusos policiales y los derechos políticos”, apuntó. 

Soberanía en duda

Guarenas detalló a profundidad el papel de Venezuela en el desarrollo del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, instancia que siempre contó con la contribución del Estado en la evolución de la materia.

Recordó su condición de organismo pionero en el foro internacional y resaltó los convenios firmados por los países miembros. “Supervisar el estado de los DD HH es la función más importante en las competencias del Sistema Interamericano, por lo que no cabe entonces el tema de la soberanía al evaluar los derechos humanos”, acotó.

Las visitas de la Comisión Interamericana desde el año 2002, el informe calificado de estrella en el año 2009 y el posterior documento del año 2017 fueron referencias citadas por José Gregorio Guarenas para explicar que al Gobierno nacional solicitar la desafiliación a este mecanismo tocó a la sociedad y a los movimientos dedicados a los derechos humanos recurrir y documentarse del mecanismo universal de la ONU, con otros elementos y complejidades del área.

El documento de la alta comisionada de la ONU que evidenció las políticas de atropello y violación del actual gobierno, empleadas en los últimos diez años, difundido el pasado mes de julio, fue analizado en aspectos puntuales de sus capítulos y conclusiones. (Unidad y Cambio)