Opinión

Vivir en un sistema de gobierno sin respeto por los derechos humanos, perseguido por sus amigos camaradas, llevó al periodista Víctor Serge a escribir su obra, Memorias de un revolucionario, para dar cuenta de su profunda decepción por el rumbo que transitaba la administración de Stalin.
Nuestra moneda y sus cíclicas reconversiones han sido aparte de un estrepitoso fracaso, una burla de dimensiones cínicas.
Estos robolucionarios sí que tienen riñones. Son dignos impertérritos representantes del “síndrome goebbeliano”, que entre otras cosas establece: “miente que algo queda, miente mil veces, así se convertirá, tarde o temprano, en una verdad”.
La tragedia que nos embarga es de tal nivel que la rabia, el odio, la desesperanza y la locura han invadido a una parte importante de la gente, afortunadamente sin llegar aún a ser mayoritaria.
Vamos bien lo que significa es que hay una salida que permite la reconstrucción de Venezuela. ¿Hay esa salida? Sí la hay. ¿Es posible la reconstrucción de Venezuela? Es difícil, acaso muy difícil, pero es posible.
Template by JoomlaShine