Opinión

La cría de búfalos, la siembra de soya y el avance de la industria camaronera nacional son algunos de los ejemplos que, de acuerdo con nuestro columnista Werner Gutiérrez, muestran el coraje del agro.
Diana Gámez escribe que en 14 años se desarrolló, en formato gigantografía, “el ego de Evo”. “Tan grande, como para ordenar la edificación de su propio museo para honrarse a sí mismo y practicar el culto a su personalidad”.
La cultura escrita que definió a los intelectuales se ha visto desplazada por la hegemonía de la cultura audiovisual, transformando con ello la forma como se generan y distribuyen las ideas, sostiene nuestro columnista en su más reciente entrega.
Prosas apátridas, del peruano Julio Ramón Ribeyro, es para esos que creen impertinentemente que la cotidianidad también es susceptible a ser contada con sus matices, contradicciones y genialidad.
Pretendió un cuarto mandato y llamó a un plebiscito para modificar las normas que lo impedían. Fracasó en su intento. Los bolivianos dijeron no va más. Pero Evo no les hizo caso y el Tribunal Constitucional en otra de sus originalidades resolvió en base a una decisión de la Corte Interamericana.
Template by JoomlaShine