Opinión

Mientras escribo estoy tratando de entresacar una sola virtud de estos zurdos individuos, pero es un esfuerzo inútil. Sus repugnantes atrocidades y su desmedida crueldad son tan descomunales, que impiden apreciar algún atisbo de bondad.
Por esta ciudad ha pasado mucha estafa con nombre de alcalde o presidente del Concejo Municipal. Los tenemos para escoger, desde oficiantes del gameloteo hasta burgomaestres como el que ostentamos hoy.
Y si a alguien, a estas alturas, le quedaba alguna duda, siquiera mínima, sobre la necesidad impostergable de que se vayan, tenemos el caso de la negativa a recibir ayuda humanitaria, en especial medicinas, para una población que se muere de mengua.
Templo republicano…, aquella casa antigua ese día, el 15 de febrero de 1819, vio entrar allí al héroe que entregó al Congreso su espada, su poder, su ambición y se sometió sin vacilaciones a la soberanía popular.
Lo que habrá que ver es cómo se comporta la suerte con los argentinos y con los brasileños en general y qué les depara el futuro. Estos ya han tomado un camino y aquellos lo decidirán en octubre y recién ahí habrá un horizonte más despejado y se podrá vislumbrar, por lo menos, quiénes, efectivamente, tienen más suerte.
Template by JoomlaShine