Opinión

Nuestra desconocida y larga historia regional ilustra acerca de esa visión del oasis salvador; la de creer encontrar atajos a problemáticas de envergadura.
El gobierno del presidente Sebastián Piñera sabe que, independientemente de los infiltrados, hay un descontento importante. Van a tener que presionar y ponerle orden a los eternos privilegiados de la sociedad chilena.
América Latina desborda. No hay acuerdo de si es por el imperialismo y la oligarquía reaccionaria y servil o por el Foro de San Pablo. Y se ha llegado a decir que atrás del foro está Maduro, pero eso ha sido descartado. Para manejarlo se necesita dinero y seso.
Las elecciones son para estos tiranos una fiesta periódica, que les permite montar su comedia de autor, donde se reservan el papel protagónico.
Hablar de reconstrucción o de renacimiento es esencialmente igual. No es empezar de cero, sino aprovechar los activos que existan, y que fueron cimentados con mucho esfuerzo a lo largo de mucho tiempo, para que Venezuela tenga la oportunidad de levantarse de su postración.
Template by JoomlaShine