Opinión

El depender de que algo suceda no se justifica, sin embargo, cuando lo que está en la mira exige desde ya una definición y un ineludible compromiso. Aquí la historia interpela como imperativo a la propia libertad.
Claudia Díaz cae en desgracia cuando el gobierno de Maduro descubre -luego de la publicación de los Panamá Papers- que ella y su esposo, el capitán Adrián Velásquez, poseían una empresa registrada en la República de Seychelles y cuentas millonarias en Suiza.
De acuerdo a las cifras oficiales el 9 de diciembre pasado cerca del 80% de la población no votó. Según los grupos especializados en el tema electoral casi el 90% se abstuvo. Sin embargo, esto no pareciera decirle nada a los electoralistas agudos que no analizan, ni hacen comentarios interpretativos de lo sucedido.
Venezuela merece un camino mejor y, por supuesto, caminantes que no la hundan en la catástrofe de la corrupción sino que luchen sin descanso para superar tantos desmanes.
¿Será Good Year un caso más de esta película que ya conocemos? ¿Podrá ser diferente?, se pregunta el experto laboral Héctor Lucena tras el cese de operaciones de la fabricante de neumáticos y la toma por parte del Gobierno.
Template by JoomlaShine