Opinión

Nosotros en esta Venezuela de mengua no debemos examinar la conducta de los gobiernos de otros países, con base al proceder de la hegemonía roja. Acá impera una satrapía despótica y depredadora.
Ellos tienen que arreciar sus conductas para aparentar fortaleza, pero lo cierto es que nunca han estado tan débiles. El próximo Día de la Madre, anótenlo, lo celebraremos en libertad y con muchos de nuestros hijos de vuelta.
El uso de la violencia física e institucional se incrementa para paralizar por el miedo lo cual está provocando cierta diáspora de dirigentes de primera línea hacia el exterior o hacia embajadas que los reciben como huéspedes. No los critico.
Agrego hoy que no muere la soberanía, fuente de la democracia y su legitimidad, cuando sus diputados son secuestrados; pues soberano es el pueblo, incluso hecho hilachas. Mientras resuene la voz de algún venezolano, adentro o afuera, como hijo de la patria lo que “le toca es ser propicio a ella”.
Doña Bárbara tiene aún mucho por decir, y allí radica su condición de obra clásica. Cada vez que un lector pasa sus ojos por las líneas de un libro, en ese instante reelabora la obra que ha abandonado el primer autor.
Template by JoomlaShine