Opinión
Otto Jansen

Otto Jansen

No sólo comunica por deber, sino que también lleva en sí la angustia de una región que pudo haber sido mejor. Semanalmente, expone ideas para contribuir con el fortalecimiento moral de Bolívar en Bienmesabe.

El silencio cómplice, la censura, la autocensura y la información paga son algunas de las prácticas que el periodista bolivarense Otto Jansen señala sobre el bloqueo informativo de algunos medios de comunicación en Ciudad Bolívar durante el fin de semana, donde hubo saqueos y vandalismo.

 |  Domingo, 11 Diciembre 2016 00:00

Henrique Capriles manifestó hace unos pocos días que había individuos en la acera opositora entendiéndose con el Gobierno. Esto produjo desazones y solicitud de la lista. En Guayana ha sido bien normal que organizaciones e individualidades opositoras hayan siempre encontrado la manera de entenderse con el gobernador de Bolívar.

El porvenir, al concretarse la restitución del hilo constitucional y la vuelta de elecciones, lo cual estamos seguros es inevitable lograr pronto; pone a la población en perspectivas de desafíos significativos para rescatar la credibilidad ciudadana en las organizaciones.

En el estado Bolívar, los planos de la realidad de la crisis colectiva se superponen, impulsados por el poder regional que potencia ilusiones de gestión en los municipios, pero que los montos significativos del presupuesto son tragados por las partidas de eventos que son administradas por fundaciones o compañías particulares, bajo la sombra de ese poder regional.

La afirmación la hace el profesor Edgar Sarabia, exconcejal heriano e impulsor de una organización denominada Unión Ciudadana, en una nota de prensa aparecida en la prensa local. ¿Es exagerado el juicio? ¿Cuánta realidad, más allá de la expresión de Sarabia, se encuentra en la cotidianidad de las condiciones de nuestras comunidades?

Los revolucionarios que ofrecieron la patria nueva terminaron siendo los grandes trasgresores de cuanto límite ético, valores y principios, tropezaron. Eso obliga, al recuperar las elecciones y el derecho de opinión, al obtener el restablecimiento del lenguaje civil y ciudadano; a no permitir que nunca más trances como el presente, vuelvan a ocurrir.

Las agendas locales y la urgencia por materializar la transición política parecen ir en ritmos distintos.

Se gestó la tramoya que en varios estados se prefabricó para dejar de lado la Constitución; la misma que establece la figura del referendo revocatorio para todas las magistraturas electas por votación popular.

Las cosas en Venezuela y en la extensa Guayana son del tipo socialista: la participación, los derechos y la expresión popular no las impone el soberano, si no las decreta la revolución; en eso andan.

 |  Lunes, 10 Octubre 2016 00:00
Etiquetado como

El acontecer diario se convierte en un lodazal que contamina todo evento social, político, de gestión y de la nimiedad más absoluta. De allí que marchándose nuestros muchachos en oleadas fuera de la patria, ello sea abordado como normal y lógico.



Página 7 de 22

La Gran Misión Vivienda Venezuela es el programa habitacional del Estado, vigente en todo el país, tutelado por el Ministerio de V...

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que...

Durante la protesta de este martes, habitantes de distintos sectores de Puerto Ordaz recordaron que los problemas de distribución ...

Hace 23 años, la Alcaldía planteó el Plan Especial Castillito como la alternativa para reorganizar las barriadas que crecieron sin...

Vecinos de ese sector y de Villa Colombia aseguran que los trabajadores del servicio exigen pagos para recoger los desechos, mient...