Opinión

Según el superintendente del Seniat, la medida busca que los contribuyentes puedan “reorganizar sus finanzas” y “combatir la guerra económica”

Mientras Venezuela colapsa desde el punto de vista económico, el organismo señala que “las perspectivas de Colombia son favorables” en cuanto a la proyección de crecimiento de 2,7% en 2018 y el descenso de la inflación hasta alcanzar la meta.

La cesta de alimentos en Venezuela escaló a Bs. 24,2 millones en enero, tras un alza de 47,9% respecto al último mes de 2017.

Las ventas ambulantes de productos básicos comienzan a rechazar los billetes de 500 y mil bolívares, pese a estar vigentes apenas desde hace cuatro meses. El mecanismo encubre el mundo del contrabando de efectivo ante la escasez de billetes en los bancos del país. La diferencia de precios es abismal entre un tipo de pago y otro, y los más perjudicados son los ciudadanos que no tienen acceso a dinero en efectivo.

Este es el razonamiento: más controles, menos producción, más escasez. Bastó que el gobierno obligara a varias cadenas de supermercados a reducir sus precios –ninguna con sucursal en Ciudad Guayana– para que la escasez se agudizara en la otrora urbe industrial. “Ni lo básico se consigue”, lamentó una ama de casa, mientras el régimen, en su tozudez por un modelo económico fracasado y en la eterna excusa de una guerra económica que pocos creen, sigue sin atender la emergencia humanitaria nacional.

El último mes de uno de los años más conflictivos de la era chavista comienza con la posibilidad de que Venezuela entre en una nueva etapa de la transición y garantice, al menos, un 2018 de génesis de la reconstrucción civilista. Hoy, cuando régimen y oposición se sientan de nuevo a pactar, hay más resignación que esperanzas de cambio. Que prive la sensatez por el bienestar de 30 millones de personas

Trabajadores, adeptos al gobierno, manifestaron este jueves frente a la sede del gremio empresarial por la incesante variación de los precios.

Miércoles, 11 Octubre 2017 00:00

El escritor Héctor Núñez desglosa un conjunto de temas, por lo general omitidos por el sistema de medios del Estado o, en su defecto, distorsionados, para llamar a la reflexión sobre el voto este domingo.

Para estos iluminados de la política la escasez no es la que genera la especulación sino al revés. Y al final tienen una respuesta, un comodín: el imperio es el causante de todos nuestros males. 

La Constitución de 1999, principal legado de su líder Hugo Chávez, es hoy poco menos que un adefesio incómodo para Nicolás Maduro y sus acólitos. No solo por las reiteradas violaciones que han debido prodigar al texto constitucional para atornillarse como dictadura, sino que, además, ya trabajan para enterrarla. Prueba de ello fue el proyecto de Carta Magna presentado por Maduro ante la farsa constituyente; una propuesta que busca eternizar en el poder a quienes ya no pueden sostenerse con votos.



Página 1 de 13

La Gran Misión Vivienda Venezuela es el programa habitacional del Estado, vigente en todo el país, tutelado por el Ministerio de V...

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que...

Durante la protesta de este martes, habitantes de distintos sectores de Puerto Ordaz recordaron que los problemas de distribución ...

Hace 23 años, la Alcaldía planteó el Plan Especial Castillito como la alternativa para reorganizar las barriadas que crecieron sin...

Vecinos de ese sector y de Villa Colombia aseguran que los trabajadores del servicio exigen pagos para recoger los desechos, mient...