En esta su primera novela, contextualizada en la Caracas de los apagones, los asesinatos, la crisis económica y política, se potencia el uso estético del lenguaje y el desarrollo de argumentos que se van entrelazando de una forma magistral.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Nació el 9 de febrero en Caracas. Murió en la misma ciudad. Cuentista, ensayista. Gran parte de su vida la dedicó al comercio”. Ni una línea más. Ni un adjetivo florido que engalane su currículum. Ni una loa insípida y bostezante. Al contrario, parquedad olímpica, brevedad que incita al desconcierto. Y ese reproche velado del comercio tiene olor a discriminación de levita académica. Un Rimbaud sin fama y sin pistoletazo. Esas dos escasas líneas que encontramos en el Diccionario General de la Literatura Venezolana hablan acerca de Manuel Guillermo Díaz (1901-1960), mejor conocido como Blas Millán.

Blas Millán, víctima de los olvidos del canon y la historiografía, ha pasado por ello inadvertido en el panorama de la literatura venezolana. Ha sido incluido, sí, en las principales antologías del cuento venezolano, como la Antología del cuento moderno venezolano (1940) de Arturo Uslar Pietri y Julián Padrón, y El cuento venezolano (1900-1940) (1973) de Guillermo Meneses. El cuento de Blas Millán incluido en esas antologías es La radiografía; y a partir de allí, la presencia de ese texto se repite en las siguientes antologías más como un bostezo que se contagia que otra cosa. La importancia de la obra cuentística de Blas Millán, empero, no ha sido lo suficientemente analizada para deslindar sus aportes al horizonte estético venezolano.

Tomaremos como texto base para la sucinta aproximación a la cuentística de Blas Millán el libro La radiografía y otros casos. Publicado en París por Henri Gaulon en 1929, el libro está conformado por once cuentos de variada factura:

1. La radiografía

2. La bicha

3. Fragmento de una carta de Caracas

4. Confidencias de un automovilista refinado

5. Falsa interpretación

6. Un “día” de un diario

7. Los cuernos

8. El nombre insoportable

9. Una prueba de San Francisco de Asís en España

10. Don José de Montiel

11. El atentado contra la forma...

En La radiografía, el más conocido relato de Blas Millán, se nos propone una divertida historia de amor entre un joven científico y una furibunda médica sufragista; relación que será truncada por la obsesión racional de la mujer. En este aspecto, La radiografía nos muestra una visión negativa del desarrollo tecnológico, en el que si por un lado éste permite a “los viejos [...] rejuvenecer, y a los niños [...] superar la talla enana, la enclenque musculatura, y el rudimentario intelecto de la actual humanidad”, por otro lado es muy probable que esas mismas bondades del desarrollo tecnológico “nos exterminarán a todos”. Una modernización que aniquila todo amor, toda vida. En el mismo sentido, en el cuento Confidencias de un automovilista refinado, se nos narra la versión amorosa de la pasión que siente un automovilista por su vehículo. En esos nuevos tiempos de comienzos del siglo XX, el amor del hombre por la máquina será “una unión, mejor, una comunión, que supera infinitamente la que logran dos amantes por obra del amor”.

Fragmento de una carta de Caracas nos presenta un texto en clave futurista que describe la sociedad venezolana del año 1975 -es decir, 46 años adelante del presente de Blas Millán-, en el que la literatura se ha convertido en enfermedad que el gobierno debe combatir. La escritura, que ha contagiado a la sociedad toda, perturba el trabajo y el comercio. Este relato anticipa los conocidos temas de la literatura distópica en los cuales los libros son peligrosos objetos que alteran el control social.

Encontramos en los cuentos de Blas Millán temas y objetos inusuales para la concepción tradicional de la literatura venezolana de la época: radiografías, automóviles, cuernos o infidelidades, teléfonos inalámbricos, etc...; hallamos además que los relatos de Blas Millán son un valiosísimo documento para investigar acerca de la situación del intelectual en la Venezuela de comienzos del siglo XX pues sus personajes, en la mayoría de los casos, representan los desencuentros de un letrado ante un contexto adverso. Por estas razones, además del lenguaje breve y sencillo, y su conciencia lingüística (“Por otra parte, no hay que olvidar que usamos la extemporánea lengua castellana, excelente para hablar de galeras, de culebrinas o de diligencias, pero absolutamente inadecuada para expresar conceptos o sensaciones modernas, de automovilismo, de sport, de mecánica, de ciencia”), consideramos la obra de Blas Millán como aporte innegable a la introducción y desarrollo de la vanguardia en Venezuela.

Bien valdría la pena la edición de la obra completa de Blas Millán, que reúna su obra dispersa en la prensa y revistas de la época, acompañada de un extenso estudio que logre descifrar sus aportes y señale su verdadero puesto en las letras venezolanas.

Otras páginas

- The Night. La semana pasada conocimos la grata noticia de que la novela The Night, del venezolano Rodrigo Blanco Calderón, fue seleccionada como ganadora en la III Bienal de Novela Vargas Llosa. Este evento, celebrado en Guadalajara, y con un jurado de alto nivel representado en los nombres de Sergio Ramírez, Carmen Riera y Juan Manuel Bonet, viene a llenar el vacío dejado por la desaparición del prestigioso premio de novela Rómulo Gallegos, galardón que incentivaba la creación y contribuía a la consolidación de una literatura hispanoamericana. The Night es la primera novela de Rodrigo Blanco Calderón, escritor caraqueño nacido en 1981, quien hasta el momento se había destacado como cuentista. En esta su primera novela, contextualizada en la Caracas de los apagones, los asesinatos, la crisis económica y política, se potencia el uso estético del lenguaje y el desarrollo de argumentos que se van entrelazando de una forma magistral. El crítico literario Carlos Pacheco había advertido hace diez años acerca de las posibilidades de Blanco Calderón afirmando que el autor “está tramando algo”. De seguro en el futuro próximo tendremos gratas noticias de nuevas tramas de Blanco Calderón.

- El libro de la semana. Amos Oz, en La historia comienza, selecciona los que considera los diez mejores inicios de novela y sobre esas primeras líneas de cada obra reflexiona acerca del trabajo de la escritura y la búsqueda incesante de la atención del lector. Este interesante libro, editado por Random House Mondadori en el 2008, es un pertinente regalo para quienes deseen conocer algunos de los mecanismos de la ficción.

- La magia de los libros. “Un libro es una prueba de que los seres humanos son capaces de hacer magia”. Carl Sagan.