Viernes, 19 Enero 2018 00:00

Iglesia Católica rechaza política de degradación hacia la dignidad humana

 
Valora este artículo
(2 votos)
El obispado nacional invita a la ciudadanía a “no acostumbrarse a la barbarie, ante la multiplicación de los casos de muertes no aclaradas ni investigadas” El obispado nacional invita a la ciudadanía a “no acostumbrarse a la barbarie, ante la multiplicación de los casos de muertes no aclaradas ni investigadas” Foto Archivo

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) se unió al repudio nacional por la masacre de El Junquito, a la que no solo tilda sin empachos de ‘horrible masacre’, sino que desnuda, aún más, a una dictadura que degrada e irrespeta la dignidad del ser humano. A ese al que pisotean sus garantías fundamentales por atreverse a disentir. 

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Masones de Guayana repudian asesinato de su hermano Oscar Pérez mientras exigen soluciones a la crisis nacional

barra 4naranja220

Asesinato de Oscar Pérez precipitó negativa de la MUD de participar en negociación con el régimen

barra 4naranja220

Masacre de Oscar Pérez tiñe con inquinas el nuevo encuentro del diálogo

 

Lejos, muy lejos, de la diatriba sobre la postura política y los medios empleados por el grupo rebelde encabezado por Oscar Pérez para la restauración de la democracia en Venezuela. Y mucho más lejos aún de la relativización de los derechos humanos en torno de este caso, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), una vez más, reviste de seriedad la discusión y fija el foco en los dos puntos neurálgicos del hecho: la evidente violación de garantías fundamentales y el interés de la dictadura en ocultarlo.

Por eso emitieron un comunicado este jueves en el que asumen los hechos ocurridos el lunes en El Junquito como una horrible masacre evidenciada en las ejecuciones extrajudiciales y muertes de civiles en acciones perpetradas por fuerzas militares contrarias a todo procedimiento legal.

“Este acto nos pone ante la degradación e irrespeto de la dignidad y los derechos humanos atinentes a cualquier persona”, prosigue el escrito de la CEV en el que exigen al Estado una investigación sobre el hecho.

“Existen una serie de evidencias que requieren ser investigadas y explicadas razonablemente a los familiares y a toda la comunidad venezolana”, agregó el texto. “Entre ellas, la falta de resolución pacífica de conflicto frente a un caso de solicitud de entrega, la ausencia de fiscales en el procedimiento, la utilización de grupos civiles armados”.

“El audio y el video difundido por las redes sociales generan perplejidad que requieren ser aclaradas”, prosiguió la CEV.

 
 

La postura del obispado nacional, además de suscribir la proclama sobre la violación de garantías fundamentales, humaniza este hecho en el que se evidencia el desprecio del régimen hacia la disidencia política, a la vez que entronizan la degradación de la dignidad humana de la persona. No en vano, el diario alemán Der Spiegel gozó del reconocimiento nacional e internacional el pasado miércoles al editorializar un reportaje sobre el caso venezolano con el título: Maduro, El Carnicero.

El énfasis en la violación de DD HH ha tenido ecos importantes en el país en organizaciones como Provea, que han denunciado no solo la ejecución extrajudicial de seis rebeldes aun cuando habían depuesto las armas, sino la presencia de miembros de colectivos armados en la operación encabezada por el Estado, así como el hermetismo oficial, tanto en información sobre el hecho como en su interés en no entregar los cuerpos: a todas luces, un intento de ocultar la evidencia del crimen de Estado.

Por tanto, la CEV cierra su comunicado con un conjunto de exigencias, no solo al Estado venezolano, sino a la ciudadanía, a “no acostumbrarse a la barbarie, ante la multiplicación de los casos de muertes no aclaradas ni investigadas”, para lo cual se hace necesaria la efectiva defensa de los derechos humanos.

Aquí, lo exigido:

ComillasNEGRASgrandesAl Estado que los hechos violatorios a los Derechos Humanos sean investigados con la mayor prontitud y objetividad con el concurso de todas las instancias públicas competentes, recordándole que los Derechos Humanos son obligación inexcusable e intransferible de los gobiernos, que no pueden estar subordinados a los hechos punibles que se persiguen.

A la Fiscalía General que vele por la entrega a los familiares los cuerpos de los fallecidos, evitando la cremación, sin autorización de estos, para determinar la causa de la muerte, recordando que según la ley, ningún fallecido en circunstancias violentas puede ser cremado, menos aun cuando se trate de un homicidio porque en un futuro podrá ser exhumado.

A los tribunales que garanticen las evidencias del operativo para llegar a conocer la verdad.

A los poderes públicos que recuerden el deber que tienen de garantizar una justicia gratuita, accesible, imparcial, transparente, autónoma e independiente que se sustente en la independencia de cada una de las instancias que lo conforman y que constituyen la esencia misma del Estado de Derecho.

A los ciudadanos, a no acostumbrarse, ante la multiplicación de los casos de muertes no aclaradas ni investigadas, a la barbarie... La verdad, la justicia, la solidaridad, la libre expresión y la misericordia postulan un comportamiento y una conducta que no nos lleve a vivir en impunidad”.

  Lea aquí el comunicado completo  

Su comunicado cierra con un exhorto a todos los creyentes en Cristo a intensificar la oración, amén de la reciente celebración de la Divina Pastora, por los familiares de los masacrados y por Venezuela, “a fin que nos conceda a todos los venezolanos la sabiduría necesaria para encontrar caminos de justicia, de verdad y de paz”.

Como cierre comunicacional de la jornada, la CEV no solo repudia la masacre, sino que reitera su postura crítica hacia la dictadura con la reproducción de la homilía de monseñor Víctor Hugo Basabe, obispo de San Felipe, durante la Eucaristía de la visita 162 de la Divina Pastora a la ciudad de Barquisimeto este 14 de enero.

Visto 1663 veces Modificado por última vez en Domingo, 21 Enero 2018 04:08

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.