Viernes, 01 Diciembre 2017 00:00

Diálogo: puerta hacia un pacto político para la convivencia democrática

 
Valora este artículo
(0 votos)
2018 es, sin duda, uno de los años más conflictivos de la historia reciente 2018 es, sin duda, uno de los años más conflictivos de la historia reciente Foto Wilmer González

El último mes de uno de los años más conflictivos de la era chavista comienza con la posibilidad de que Venezuela entre en una nueva etapa de la transición y garantice, al menos, un 2018 de génesis de la reconstrucción civilista. Hoy, cuando régimen y oposición se sientan de nuevo a pactar, hay más resignación que esperanzas de cambio. Que prive la sensatez por el bienestar de 30 millones de personas

@marcosdavidv

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

ONG piden a experto de la ONU que no se deje embaucar por la dictadura en visita a Venezuela

barra 4naranja220

ONG remarcan necesidad de consenso para superar crisis humanitaria en Venezuela

barra 4naranja220

HRW registra violaciones de DDHH en protestas contra la dictadura con miras en la justicia internacional

 

Los analistas han coincidido: este diálogo, cuyo inicio está pautado para hoy, puede ser la última oportunidad de rescatar la democracia venezolana del foso en el que está.

Es, claro que sí, una apuesta clara de la dictadura madurista para tomar bocanadas y para desprestigiar a la oposición. Una oposición, es menester decirlo, que en intentos anteriores de diálogo pecó de ingenuidad al pensar que había métodos transparentes por parte de los voceros del régimen. Pues no, no los hubo: el fin único, se sabe ahora, fue desmovilizar y dividir la oposición. Le dio resultados.

¿Qué puede ser distinto ahora? El abogado Marcos Carrillo, profesor de Filosofía del Derecho y de Resolución de Conflictos en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) resaltó esta semana un factor clave: que la oposición, esta vez, sí ha aprendido lecciones. A trompicones, pero las aprendió. Un síntoma es que esta vez escuchó a la sociedad civil.

Es llover sobre mojado recordar que, por ejemplo, hay ahora una comisión de asesores (conformada por: Jorge Roig, expresidente de Fedecámaras; Gustavo Velásquez, experto en negociación; Vicente Díaz, ex rector del CNE; Colette Capriles, psicóloga social; Marcela Máspero, coordinadora de la Unión Nacional de Trabajadores; León Arismendi, integrante del Instituto Nacional de Estudios Sindicales; Feliciano Reyna, presidente de Acción Solidaria; María Eugenia Mosquera, directora de Vale TV; Juan Manuel Raffalli, abogado; Daniel Sierra, abogado; y Asdrúbal Oliveros, economista) que acompañará a la oposición al centro del diálogo: Santo Domingo.

Es llover sobre mojado, también, recordar que ahora hay cuatro metas centrales y nada descabelladas: libertad para los presos políticos, apertura del canal humanitario de comida y de medicinas, condiciones claras para la elección presidencial de 2018 y respeto a la legítima Asamblea Nacional: todas tienen como eje el bienestar colectivo.

Generalidades

El portal prodavinci.com ha sintetizado la carta de exigencias de la dictadura en puntos centrales: fin de las sanciones de gobiernos extranjeros contra funcionarios del régimen y el desmantelamiento de la guerra económica.

No se necesita ninguna genialidad para deducir las intenciones salvapellejos de las exigencias del madurismo. Los congelamientos y, en el mejor de sus casos, las supresiones de las sanciones serían una posibilidad para que la transición hacia la democracia no se convierta en cacería de brujas contra las cabezas visibles de la dictadura.

Poco o nada, la verdad, se ha referido el régimen a otros temas de interés nacional. En el mismo trabajo, Prodavinci trae a colación que Nicolás Maduro señalo recientemente: “Yo le mandé a exigir a la oposición venezolana que para el año 2018 desde ya lleguemos a un acuerdo para que haya elecciones presidenciales con garantías, garantías económicas”. Imposible no pensar que debajo de las exigencias de garantías está también la petición implícita de la otra garantía: los salvoconductos en transición.

¿Qué se puede esperar?

Es lógico el desánimo. Desde los confusos días de finales de 2002 y de diciembre de 2003, los venezolanos han visto pasar varias negociaciones. En todas ha habido un punto insoslayable: el acuerdo de convivencia. Nunca respetado, por supuesto.

Echando la vista atrás, de la Mesa de negociación y acuerdos (en la que medió el ex presidente colombiano César Gaviria) hubo tres centros: mejorar el sistema electoral, desarmar a la población civil e instalar una Comisión de la verdad para esclarecer las circunstancias y, sobre todo, las responsabilidades de los asesinatos previos al golpe de Estado de abril de 2002.

Pues el sistema electoral, lejos de mejorarse, se plegó más a los designios del Poder Ejecutivo; las bandas armadas plegadas al chavismo se han multiplicado sin resquemores y todavía abril de 2002 es una intriga.

Ni hablar de la turbulencia que supuso, en el último trimestre de 2016, el comienzo de una negociación que funcionó, más que nada, para desmoralizar a una oposición que venía de una consistente victoria electoral en las elecciones de diputados para la Asamblea Nacional.

Hay razones para desconfiar en los fracasos anteriores. No debe haberlo, en cambio, del diálogo y de la negociación: ambos son una posibilidad de que el conflicto venezolano llegue a su fin sin que ello implique más sangre en las calles. Como ha ocurrido ampliamente en este 2017.

No son, en ningún caso, la inmediatez y el desespero los mejores consejeros para estas circunstancias. Hablar de transición es hablar, fundamentalmente, de años.  Y sí, hablar de transición y, por tanto, de un tránsito a la democracia, es hablar también de negociar con la dictadura. No hay otro camino pacífico. Hoy, 1 de diciembre de 2017, Venezuela podría comenzar, de manera definitiva, esa transición. Pero especialmente, Venezuela podría comenzar una etapa de madurez política.

Podría.

Visto 359 veces Modificado por última vez en Viernes, 01 Diciembre 2017 13:09

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tanto a los dirigentes regionales como nacionales tomó por sorpresa la noticia de que Antonio Ledezma había salido de Venezuela la...

El integrante de la dirección nacional del Partido Comunal Revolucionario agradeció el apoyo de las personas que lo acompañaron du...

La Causa R propuso a Andrés Velásquez como precandidato en unas primarias para las presidenciales; lo propio hace Primero Justicia...

El candidato a alcalde realizó un recorrido por el Palacio Municipal para conversar con trabajadores y garantizarles su estabilida...

El partido reitera la posibilidad de ganar la mayoría de las alcaldías en el estado, así como impulsar las mejoras en cada uno de ...